La Jornada 30 de julio de 1996

Capturan en España al presunto autor del fraude a Banpaís; paseaba en su yate

Juan Manuel Venegas Ť Cuando paseaba en su yate cerca la isla de Ibiza, en España, el ex presidente del Consejo de Administración de Banpaís, Angel Isidoro Rodríguez Sáez, fue capturado por la policía española con fines de extradición a México.

A El Divino, como se le conoce en el mundo de las finanzas por sus prácticas y creencias esotéricas, se le acusa en México de un fraude a la citada institución bancaria por más de 34 millones de pesos. La Procuraduría General de la República (PGR) informó que, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, presentó ante las autoridades de España la solicitud de extradición en cumplimiento de la orden de aprehensión que el juez primero de distrito, Adalid Ambriz Landa, giró en contra de Rodríguez Sáez.

Rodríguez Sáez, a quien la PGR vincula con el ex banquero prófugo Carlos Cabal Peniche, es el principal heredero de la fortuna y negocios de Isidoro Rodríguez Ruiz, conocido como el zar del autotransporte en el estado de México y tradicionalmente encargado de facilitar los vehículos que ocupan los candidatos del PRI a la Presidencia de la República.

En el negocio del autotransporte mexiquense, los Rodríguez han sido socios de Roberto Alcántara, presidente del Consejo de Administración de Bancreser, que proporcionó el transporte durante la campaña de Luis Donaldo Colosio Murrieta y financió el grupo de vallas y orden durante la campaña priísta, investigado por la fiscalía especial del caso Colosio.

Asociado con otros empresarios, entre ellos Enrique Molina Sobrino (el mayor concesionario de Pepsicola fuera de Estados Unidos), Julio Villarreal Guajardo (de Arrendadora Havre), Elías Sacal Zetune (socio de Cabal Peniche) y Alberto Ríoz Zertuche (cuñado de Raúl Salinas de Gortari), Angel Isidoro Rodríguez Sáez encabezó en 1991 al grupo de inversionistas que adquirió Banpaís.

El Grupo CBI, que conformaron estos hombres de negocios, pagó en su momento 544 mil 900 millones de viejos pesos por las acciones totales de Banpaís.

Además de sus actividades como presidente del Consejo de Administración de la institución bancaria, El Divino aparecía como el principal accionista de la empresa Aerotransportación Comercial, S. A. de C. V.

Todo lo tenía hasta que, en los primeros días de marzo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se querelló ante la Procuraduría General de la República por diversas violaciones a la Ley de Instituciones de Crédito que estaban cometiendo algunos integrantes del Consejo de Administración de Banpaís.

Rodríguez Sáez fue acusado de ``autorizar y ratificar créditos quirografarios y refaccionarios'' para la empresa de la que era accionista, a pesar de que la compañía no tenía un esquema financiero solvente ni capacidad económica. Los autopréstamos de que dispuso significaron para Banpaís un quebranto patrimonial de 34 millones 732 mil 597 pesos, según las autoridades hacendarias.

Al igual que Carlos Cabal Peniche ųa quien se acusó en 1994 del mismo delito como presidente de Banco Uniónų, Rodríguez Sáez abandonó el país unos días antes de que se girara la orden de aprehensión en su contra.

Con él huyeron otros miembros del Consejo de Administración de Banpaís, sobre quienes también pesan órdenes de aprehensión: Elías Sacal Zetune y Erick Alvarado Cárdenas. Además de ellos, se acusa de fraude a Banpaís a Jaime Randolfo Balcázar (hermano del secretario suplente), Juan Francisco Padilla Lara y Fernando Vargas González, este último ya bajo proceso en el Reclusorio Norte de esta ciudad.

Respecto a la captura de Rodríguez Sáez en España, la PGR informó que ésta se logró ``en respuesta a la solicitud presentada por el gobierno mexicano a través de la Agregaduría Legal de la PGR para la Unión Europea y Suiza, con sede en Madrid''.

Según el reporte, El Divino se lanzó al agua para tratar de escapar de la policía española.