La Jornada viernes 2 de octubre de 1998

Astillero Ť Julio Hernández López

Dos de octubre no se olvida.

Y otros dos de octubre, en otras (poco conocidas, ya casi ignoradas) plazas de las Tres Culturas, ¿tampoco se olvidan?

Justicia, exigir justicia. Castigo, castigo para los culpables. Y para los cómplices. Y los beneficiarios. Los engranes del sistema.

Pero sucede que hoy, formando fila junto a los demandantes de justicia y de castigo, están también algunos de los culpables, de los cómplices, de los beneficiarios, de los engranes.

Las glorias de Flores Curiel, ahora en el PRD

Tal es el triste caso de Nayarit, donde hoy el PRD tiene como su virtual candidato a la gubernatura a un personaje que fue beneficiario de Rogelio Flores Curiel, cuando éste recibió la gubernatura de Nayarit como premio por su destacada actuación al frente de la policía de la capital del país el 10 de junio de 1971.

Ese hombre, que hoy abandera a un partido que se ha declarado de izquierda, no sólo fue durante seis años el hombre de los dineros de Flores Curiel, sino también, otros seis años, secretario de finanzas con un gobernador cetemista, Emilio M. González, y finalmente, secretario de gobierno en los primeros años del ejercicio de otro cetemista, Rigoberto Ochoa Zaragoza.

Con él, con ese político-empresario de nombre Antonio Echevarría, que es el hombre más rico de Nayarit (sabiduría hankista aplicada), busca llegar al poder (por la izquierda, o al menos por lo que dice ser la izquierda) la corriente más derechista del espectro político de aquella entidad. Una corriente emparentada con los intereses de los tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, obsoletamente anticomunista y expresamente promotora de la candidatura presidencial de... Vicente Fox.

La historia de Echevarría, y de quienes con él se han apropiado del PRD en la entidad (el presidente del comité estatal, Arturo, El perico Marmolejo, es gente de don Toño, como gustan llamar al virtual candidato a gobernador; Ernesto Navarro es coordinador de los senadores perredistas), tiene una deuda pendiente con las luchas sociales y con el conjunto de ideas llamadas de izquierda.

Fraude electoral y aplastamiento de universitarios

Echevarría y su grupo apoyaron a Flores Curiel en el fraude electoral contra Alejandro Gascón Mercado (episodio que no le gusta recordar a quien entonces era presidente nacional del PRI, Porfirio Muñoz Ledo, y que en una pionera concertacesión llevó al líder del Partido Popular Socialista, Jorge Cruickshank, a una senaduría).

Luego, ya asentados en el poder, con el corresponsable del halconazo del 10 de junio como gobernador, la corriente que ahora apoya a Echevarría destrozó a golpes y tiros el proyecto popular de la universidad, imponiendo un estado policiaco en esa casa de estudios y dejando un saldo de cuando menos tres muertos.

Petronilo Díaz Ponce, que era rector en 1979, impuso un estilo nepótico, corrupto y represivo en la UAN. De entrada, organizó un grupo paramilitar al que denominó ``policía universitaria'', y cuya función, según declaró en octubre de 1978 a Aurora Berdejo, reportera entonces de Excélsior, era otorgar la tranquilidad necesaria para que la universidad cumpliese sus programas de investigación y docencia, y para evitar que esa casa de estudios se convirtiese ``en prostíbulo''.

Enfrentado por la mayoría de la comunidad universitaria, el rector Díaz Ponce tomó el 20 de febrero de 1979 (luego de dar un ultimátum para que los posibles afectados desistieran de sus protestas) la decisión de disolver una huelga que mantenía ocupada la rectoría de la UAN. Entró en acción la mencionada ``policía universitaria''. Murieron los trabajadores Ramón Jiménez Vizcarra, Pedro de Alba Durón y Juan Manuel Partida, el primero de ellos integrante del comité directivo del sindicato democrático de trabajadores de la UAN.

Con esa decisión heroica y patriótica (como la había tomado Díaz Ordaz el 2 de octubre de 1968; como la había ejecutado Flores Curiel el 10 de junio de 1971) se asentó el grupo del gobernador Flores Curiel, en el que destacaban el procurador de justicia, (también famoso por sus atropellos) Antonio Sam López, y el secretario de finanzas, Antonio Echevarría.

En protesta por la fatal agresión contra los universitarios nayaritas, en 30 universidades del país se realizó un paro de 24 horas el 26 de febrero de 1979. El rector Petronilo cayó más adelante, pero sólo fue una pieza de cambio para que el grupo en el poder se asentara en la Universidad e impusiera el ambiente acrítico, adormilado y conformista que hoy reina en aquella casa de estudios así como en buena parte de la entidad.

¿Principios, ideología, congruencia? No: pragmatismo

Meses atrás, con esas cuentas con la historia por saldar, el grupo de Echevarría decidió romper con el gobernador Ochoa Zaragoza, que vetó las pretensiones de don Toño de ser candidato priísta a la sucesión. El pragmatismo perredista se impuso de inmediato, sin voltear hacia la historia ni entender el significado del arrendamiento de siglas a una peligrosa franja derechista.

El 5 de junio del presente año, Echavarría (quien entre sus múltiples negocios tiene el de la distribución estatal de la Coca Cola) dijo al diario Avance, de Tepic, que había platicado con Cuauhtémoc Cárdenas y con Vicente Fox para decidirse a buscar la candidatura, como externo, del PRD y del PAN: ``Platiqué con los dos. Con Cárdenas hablé como cinco minutos, y con Vicente como cuarenta y cinco. Pero te soy franco, el que más me aconsejó fue Vicente. A Vicente lo conozco desde hace 30 años, éramos cocacoleros; él era presidente de Coca Cola, y creo que va a ser el futuro presidente (de la República). Yo me la voy a jugar con él, así ingrese yo al PAN o al PRD, me la voy a jugar con Vicente Fox para la presidencia...''

A la fecha, Echevarría tiene la candidatura del PRD en la bolsa, aunque aún falte el trámite protocolario de la convención. Por el PAN tiene la oposición de algunos directivos y militantes que censuran la moralidad pública del rico empresario. La presidenta estatal del partido blanquiazul, María Guadalupe Zamora Estrada, quien es diputada local, está contra la coalición. Rita Esquivel (comadre de don Toño, también diputada local blanquiazul, pero sin experiencia política, casada con Alvaro Navarro, que es el brazo derecho de Echevarría en sus negocios) es la impulsora de la corriente panista que busca derrocar a Zamora Estrada y abrir el camino a la candidatura del compadre.

Dos de octubre, no se olvida; el puño en alto

Así, don Toño es hoy abanderado de la democracia y del cambio. Podría, digamos, manifestarse y marchar en los actos contra la barbarie policiaca, la represión y la injusticia. Codo con codo podría ir por las calles con sus nuevos compañeros, haciendo a un lado la memoria histórica.

¿Cuál es su balance de los dos gobernadores con los que fue secretario de finanzas?, se le ha preguntado a don Toño:

``Bueno, mi balance es que aprendí yo mucho de dos personajes muy inteligentes en política y muy respetados: don Rogelio (Flores Curiel) y don Emilio (M. González). Yo soy de las personas que les gusta aprender de la gente, y más de la gente que sabe más que yo, y en política, don Rogelio y don Emilio, yo los considero gentes muy eruditas, muy preparadas...''

El regreso de El Zorro

Una corriente llamada PRD democrático, presidida por José Luis González López, y algunos otros grupos ciudadanos, han integrado un Movimiento Electoral del Pueblo, en el que participa Alejandro Gascón Mercado a nombre del Partido de la Revolución Socialista. Es muy probable que este movimiento busque que el PRD proponga para la gubernatura a Gascón Mercado, que es un congruente hombre de izquierda, probado en mil batallas, siempre colocado del lado del pueblo y no de los negocios, de la represión o el oportunismo.

Dos de octubre. Diez de junio. Y otros dos de octubre y otros diez de junio, en otros lugares, acaso poco conocidos, acaso casi ignorados, de veras ¿no se olvidan?

Fax: 5 45 04 73 Correo electrónico: juliohdz@jornada.com.mx