Vicisitudes de un científico


Publicar o vivir

Martín Bonfil Olivera

No me decido. Me da miedo. Todo mundo me dice que ya no debería perder más tiempo, pero no estoy seguro.

La verdad es que mis datos son bastante sólidos. Los experimentos estuvieron bien planeados y realizados; salieron como esperaba, y en general nadie les pondría ningún pero a mis resultados. Si los mandara a cualquier revista, los publicarían.

feggo2 Pero no acabo de estar seguro. Sé que debí hacer el otro experimento. Si no lo hago, tarde o temprano a alguien más se le ocurrirá que puede haber otra explicación para el fenómeno, y hará el experimento decisivo. Y yo quisiera publicar un trabajo completo, redondo, no un fragmento de investigación al que sé que le faltan partes.

ƑPor qué no me habrá tocado vivir en la época de los fundadores de la biología molecular? Gente como Jacob y Monod, por ejemplo. Ellos no publicaban un experimento cualquiera. No les preocupaba ganar la carrera contra sus rivales científicos. Podían aguardar durante dos, tres o cinco años hasta haber realizado toda la serie de experimentos que dieran validez a sus hipótesis. Hasta tener un caso a prueba de objeciones. Cualquier otra cosa se hubiera considerado mala ciencia. Me hubiera gustado trabajar como ellos.

Pero hoy el espíritu parece ser el opuesto. Un espíritu mercenario. Exactamente como dice mi tutor: "Publica ya esos datos, Ƒqué no ves que cuando los quieras mandar a una revista alguien te puede haber comido el mandado? Además, debo renovar mi beca del Sistema Nacional de Investigadores y no tengo suficientes publicaciones. Si no te pones a escribir esta semana, voy a redactar yo el artículo".

šCómo me molesta! No entiende mi angustia al pensar que a lo mejor el otro experimento, el que no he hecho, da al traste con nuestras hipótesis. "No importa ųdiceų, luego hacemos el otro experimento. Mientras, ya tendremos un paper más en nuestro curriculum".

"ƑY qué pasa si el otro experimento invalida lo que publicamos? ƑQué hacemos entonces?", le pregunté. Hizo como que no me había oído. Pero la duda me angustia y no me decido, no me decido.

ƑPor qué tengo que ser tan preocupón? Mis compañeros del doctorado no se andan fijando en esas minucias. Uno de ellos, el otro día, me preguntó si podía incluir algunos de mis datos en su próximo artículo. Cuando le pregunté por qué quería incluirlos, sólo dijo que si yo no los usaba, a él le vendrían de maravilla para complementar su escrito. šQué cinismo! Y eso que mis datos, estrictamente, no tienen nada que ver con lo que él está investigando.Pero claro, lo que a él le importa no es la coherencia de los argumentos, lo sólido de la investigación, sino el saber que su artículo será publicado, que podrá incluirlo en su curriculum, que se convertirá en dinero a través de los estímulos para la investigación. Le dije que no, pero sigo sin decidirme a publicar.

ƑQué pasaría si simplemente me negara a escribir el artículo? Al menos hasta tener la confirmación del otro experimento. Mi tutor no me puede obligar, aunque sí lo creo capaz de escribirlo él y mandarlo si yo no lo hago. Seguramente pondría mi nombre, pero lo que le importa es que aparezca el suyo. A pesar de que la idea del experimento es mía, de que yo averigüé el método más adecuado para realizarlo, de que yo hice todo el trabajo prácticamente solo, sin ayuda de nadie. Ni siquiera con su asesoría, porque él no entiende las técnicas que usé. Como la mayoría de sus colegas, mi tutor es uno de esos científicos superespecializados. Tuve que asesorarme con un investigador de otro instituto, experto en las técnicas necesarias, al que seguramente daremos un agradecimiento en la publicación (los agradecimientos también cuentan, también son puntos, también son dinero...).

feggo1 ƑY si simplemente no publicara? ƑSi me esperara los seis u ocho meses que me llevará planear, preparar y realizar el otro experimento? šQué satisfacción publicar un trabajo en el que todos los huecos estuvieran cubiertos y que no hubiera duda de la solidez de los resultados!

No, no puedo... aunque me dé coraje reconocerlo, dependo de la aprobación de mi tutor. Si me enfrento a él, si no lo obedezco, puedo perder mi beca. Ya ha pasado el tiempo establecido para obtener el doctorado, y sólo con su apoyo podré conseguir una prórroga.

Tal vez lo mejor sea no buscarme problemas... total, Ƒqué importa ceder un poco? Ahora lo más importante es obtener el grado. Cuando sea doctor, cuando tenga mi propio laboratorio y mi grupo de investigación, podré atenerme a mis propios estándares. Podré hacer investigación como debe hacerse. Podré esperarme y no publicar hasta que mis trabajos estén listos.

Aunque, Ƒquién sabe? Tal vez la calidad no siempre es tan importante... Para entonces ya me habré casado, tendré hijos, coche y tal vez hasta una casa. El dinero extra de una beca del SNI me será muy necesario... y entre más publicaciones tenga, más fácil será obtenerlo. Después de todo, creo que mi tutor no anda tan equivocado...

Comentarios a:

mbonfil@prodigy.net.mx