SABADO Ť 3 Ť MARZO Ť 2001

José Luis Manzo

ƑEl Presidente propone y el Congreso dispone?

De los muchos compromisos asumidos expresamente por el presidente Fox ante la nación, hago referencia a dos. 1) Ofreció que nada sería por imposición, todo por consenso. 2) Juró guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella se derivan. Ambos fueron violados por la forma y por el hecho mismo de nombrar a cuatro empresarios privados en el consejo de administración de Pemex.

El asunto no es menor, como lo han querido presentar algunos legisladores del PAN, quienes, como en los buenos tiempos del PRI, defienden agachonamente a "su" presidente. El consejo de administración es el máximo órgano de gobierno de Pemex, y su autoridad está, incluso, por encima de la del director general. Sus integrantes definen la política petrolera y las líneas estratégicas para la conducción general de la paraestatal. Ellos deciden, por ejemplo, cuánto petróleo extraer y exportar, en qué condiciones y a qué países. Frente a nuestro vecino del norte, que está ávido de petróleo mexicano seguro y barato, y de electricidad generada en México por empresas estadunidenses, usando gas natural mexicano, es sumamente peligroso para el país permitir que en estas decisiones participen cuatro personas que, aunque son reconocidas como honorables, representan negocios e intereses comerciales privados que están vinculados estrechamente a estadunidenses.

Fox tomó esa decisión sin consultar a la sociedad y sin intentar siquiera generar un consenso previo. Además, como lo señalamos en este espacio hace dos semanas, con esa medida violó de manera flagrante la Constitución y otras leyes. Así lo consideró también el Congreso de la Unión, a través de su Comisión Permanente, órgano que hace pocos días recomendó al Presidente reconsiderar esa decisión (La Jornada, marzo 1o., 2001). Actualmente, el Congreso no tiene facultades para exigir al Presidente que cumpla con la Constitución y las leyes. Por ello, sólo le formuló una "respetuosa recomendación", que en los hechos es más bien una exigencia y un fuerte cuestionamiento político al proceder presidencial.

Fox puede pasar por alto esa exigencia, pero estaría incumpliendo una tercera promesa, la que hizo en su toma de posesión al afirmar que "el presidente propone y el Congreso dispone", frase con la que reconoce y acepta que en los nuevos tiempos que vivimos, el Congreso debe convertirse en un contrapeso real al inmenso poder que acumuló la figura presidencial.

Aun cuando el Congreso de la Unión y la sociedad entera veamos que Fox está violando la Constitución y las leyes, no podemos recurrir a instrumentos legales para impedirlo, porque a lo largo de 70 años el sistema priísta construyó y perfeccionó todo un régimen legal de excepción, que permite al Presidente violar impunemente la ley sin que pueda ser tocado siquiera con el pétalo de una demanda legal. En México, con el marco constitucional y legal vigentes, un presidente sólo puede ser acusado de traición a la patria y por delitos graves del orden común; asesinato, por ejemplo. Y entre los causales, en traición a la patria no se encuentra la violación a las normas constitucionales. De manera que resulta prácticamente imposible someter a juicio político y llevar a tribunales al Presidente de la República, aun cuando cometa delitos a la vista de todo el mundo.

El 2 de julio pasado se fue el PRI de la Presidencia; pero el sistema legal que otorga impunidad al Presidente se mantiene sin cambios. Los actuales diputados y senadores tienen ahí un tema de importancia capital que deberían incluir en su agenda de trabajo legislativo.

ƑAceptará el presidente Fox la recomendación que le formula el Congreso de la Unión? ƑPreferirá parapetarse en la barrera de impunidad que le heredó el PRI para sacar adelante en forma acelerada y sin consenso su proyecto económico? ƑPasará con cinismo por encima de las leyes con tal de entregar la economía y los recursos naturales estratégicos como el petróleo, el gas y la electricidad a los grandes grupos empresariales nacionales y del exterior, a quienes está invitando a venir a México, so pena de quien no lo haga, "se está perdiendo de algo muy importante", como lo afirmó en la clausura del Foro Económico Mundial realizado esta semana en Cancún?

Es de sabios cambiar de opinión. El Presidente no se manda solo. Tiene que aprender a mandar obedeciendo; las leyes por lo pronto. De paso, serviría para mostrar que ya está preparado para iniciar el diálogo con el EZLN. Si el Ejecutivo desea aprovechar la experiencia y conocimientos de los cuatro empresarios privados, existen otras vías para hacerlo sin violar la ley. Por ejemplo, crear un consejo asesor formado por esos mismos empresarios y otros mexicanos valiosos, cuya función sea formular propuestas y sugerencias al consejo de administración y al director general de Pemex, pero no tomar decisiones.

Joseluismanzo@hotmail.com