.
S O C I E D A D    Y   J U S T I C I A
..

México D.F. Lunes 31 de mayo de 2004

Construyen un "crimen pasional" para ocultar posibles nexos de autoridades con narcos

Doble crimen revela homofobia y abusos a la libertad de expresión en Tamaulipas

En lo que va del gobierno de Yarrington 27 periodistas han sido atacados y cinco asesinados

JENARO VILLAMIL

La madrugada del 19 de marzo pasado el periodista Roberto Mora García, director editorial del periódico El Mañana de Nuevo Laredo, fue asesinado a las puertas de su domicilio. Su cuerpo presentaba 26 puñaladas. Una semana después la policía detuvo al presunto asesino material, un joven de 23 años, Mario Medina Vázquez, ciudadano estadunidense, y a su presunto cómplice, Hiram Oliveros Ortiz, de 28 años, su pareja sentimental. Los torturaron para que se declararan culpables del homicidio. No contaron con la asistencia legal ni consular debida. Se les aisló y posteriormente se les encarceló.

El 13 de mayo a las 18:20 horas Mario Medina fue asesinado en el Cereso II . Su cuerpo presentaba 88 lesiones de arma punzocortante e indicios de abuso sexual. Su presunto asesino, Roberto Herrera González, alias El Pitufo, declaró primero que lo apuñaló por una riña en el campo de futbol, según declaró a El Mañana, y después afirmó que Mario Medina lo "acosaba" sexualmente. Los familiares y amigos temen por la vida de Hiram Oliveros, que permanece preso.

El doble crimen de Roberto Mora García y de Mario Medina causó ya la renuncia del procurador de Justicia de Tamaulipas, Francisco Cayuela Villarreal, denuncias por el papel cómplice de la comisión estatal de derechos humanos, y ha generado una crisis severa con la embajada de Estados Unidos, la cual el 7 de abril emitió una nota diplomática, denunciando la tortura contra Medina para inculparse del crimen del periodista. Después del asesinato de Medina, el cónsul Michael Yoder reprochó a las autoridades de Tamaulipas el incumplimiento de las medidas de seguridad demandadas para la integridad de su conciudadano.

Sin embargo, lo más grave ha sido la indolencia de las autoridades y el cúmulo de pruebas que revelan, a decir de integrantes de la Comisión en Memoria de Roberto Mora García y del periódico El Mañana, que se trata de la construcción de un "crimen pasional" con claros tintes de homofobia y con infinidad de "puntos oscuros" para desviar la atención hacia las pistas que puedan involucrar a autoridades vinculadas con el narcotráfico, denunciadas por Mora García durante los poco más de tres años que dirigió el periódico tamaulipeco.

El consulado de Estados Unidos expresó su extrañeza por la conexión que las autoridades trataron de establecer entre la homosexualidad y el crimen. Yoder afirmó ante la Comisión en Memoria: "No estamos contentos con los actos de las autoridades para presentar esta información al público y tengo que preguntar por qué, de qué puede servirles. ¿Qué relación hay entre su orientación sexual y la implicación de su culpabilidad?"

Este domingo 30 de mayo, la Comisión en Memoria -integrada por el Pen Club México, el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos, Periodistas Frente a la Corrupción, el Centro de Periodismo y Etica Pública y Libertad de Información México (Limac)- presentó un detallado informe de 35 cuartillas en el que relatan los resultados de su visita a Tamaulipas, entre el 22 y el 24 de abril.

Construcción de un crimen

El informe detalla algunas de las irregularidades y flagrantes violaciones a los derechos humanos que se han sucedido en ambos crímenes. Entre los puntos más destacados están los siguientes:

1. La detención de Mario Medina Vázquez e Hiram Oliveros Ortiz "fue arbitraria, porque no existía el caso urgente invocado por el Ministerio Público".

2. Existen pruebas y denuncias de que Mario Medina fue "torturado y amenazado de muerte -mencionó que fue llevado a las cercanías de la plaza de toros-, mientras que Hiram denunció incomunicación y tortura sicológica para forzarlo a inculpar a Raúl Eduardo Coss García como responsable del asesinato del periodista". Finalmente, la comisión estima que Coss García fue la "coartada" para inculpar a Mario Medina y a Hiram Oliveros en un crimen orientado hacia los celos del primero por una presunta relación entre Hiram y el periodista asesinado.

3. Se documentan incongruencias entre la hora en que los acusados Mario Medina e Hiram Oliveros rindieron su declaración y las acciones que llevó a cabo la procuraduría para detener a Raúl Eduardo Coss García.

4. El "hallazgo más relevante", a juicio de la comisión, es la opinión expresada por expertos forenses consultados de que el arma con la que presuntamente fue asesinado Roberto Mora García "no coincide con la descrita en la autopsia de la propia Procuraduría de Justicia en Tamaulipas". En el informe se subraya que el cuchillo encontrado en la barra de la cocina del departamento de Mario Medina e Hiram Oliveros no coincide con el arma descrita en la autopsia del periodista, identificada como "una navaja de doble filo, mientras que el cuchillo presentado por la procuraduría es de un solo filo".

5. Existen graves errores en la autopsia del periodista Mora García. Por ejemplo, solamente se describen dos direcciones de las múltiples heridas, lo cual resulta incompleto para dictaminar la mecánica y la dinámica de las lesiones.

6. La comisión establece que durante los interrogatorios en los que Mario Medina aceptó ser el asesino material, "el detenido no contó con una defensa adecuada por su abogado, Hugo Barrera Garza". No sólo eso. El abogado "emitió comentarios despectivos en torno a las preferencias sexuales de sus clientes". Barrera Garza, además, estuvo en un claro conflicto de intereses, ya que, además de defender a los implicados, era abogado de Raúl Eduardo Coss García y tiene un cargo remunerado en el municipio de Nuevo Laredo.

En el informe, la comisión subraya que "existen evidencias de que la procuraduría de Tamaulipas filtró y proporcionó a los medios información orientada a divulgar y señalar la homosexualidad de Mario Medina Vázquez y e Hiram Oliveros Ortiz.

"A esta comisión se le externaron comentarios que podrían implicar dudas sobre Roberto Mora, sin presentar evidencias concluyentes y aludiendo a documentos que, fuera de contexto, podrían ser interpretados de múltiples maneras.

"La comisión estima que con estas filtraciones pareció evidente el objetivo de influir en la percepción de la opinión pública, la cual, al catalogar el hecho como crimen circunstancial por motivos pasionales entre homosexuales, podría abstenerse de hacer cuestionamientos de otro tipo."

Durante la rueda de prensa en la que se presentó el informe, Alan García, integrante de la comisión que visitó Nuevo Laredo, confirmó que por lo menos a dos trabajadores de El Mañana los citaron a declarar aludiendo a sus preferencias sexuales.

Leonarda Reyes indicó que "el ambiente homofóbico se construyó en torno al caso". Incluso, en comentarios entre taxistas y ciudadanos de Nuevo Laredo el asunto se reduce a un "crimen entre homosexuales".

La homofobia en torno a los dos homicidios pretende reducir ambos casos a asuntos "pasionales" y, como en otros casos de crímenes de odio, como los feminicidios de Ciudad Juárez, corresponsabilizar a las víctimas de su propio destino trágico y no investigar otras líneas.

Del informe de la comisión se desprende que no existe vínculo claro entre el periodista asesinado y la pareja detenida, salvo el hecho de que eran vecinos de departamentos en la calle Guanajuato 3890, colonia Jardín.

Crímenes de periodistas en Tamaulipas

La comisión documenta que en Tamulipas "existe un control de los medios de comunicación mediante cuotas de publicidad y pagos a reporteros". Durante los últimos cinco años del gobierno de Tomás Yarrington Ruvalcaba, el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos ha documentado 27 casos de ataques contra periodistas, incluyendo el asesinato de cinco informadores, entre ellos Roberto Mora García. Los cuatro crímenes anteriores han quedado impunes.

"En los 27 casos no están incluidos los abusos de las corporaciones policiacas federales ni de las fuerzas militares, los que han aumentado sensiblemente en los últimos años", señala el reporte.

En Tamulipas, la mayor presencia delictiva se le atribuye al cártel del Golfo y a los Zetas; esta última organización actúa de manera coordinada con el cártel y es dirigida por desertores de elite del Ejército Mexicano.

En su página web, El Mañana ha sostenido que el homicidio de su director editorial "hiere profundamente el ejercicio del periodismo independiente en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y en el país entero".

Durante los casi cuatro años al frente de este periódico, propiedad de la familia Déandar, Mora García firmó una columna con el seudónimo de El Puente. Allí denunció insistentemente la relación entre los cuerpos policiacos y el narcotráfico, entre el municipio y el crimen organizado.

Sin embargo, las autoridades tamaulipecas no han investigado ninguna de las líneas que podrían derivarse de las denuncias del periodista. Ernesto Villanueva, director de Limac, y María Elena Ruiz, del Pen Club, subrayaron que mientras no se indague sobre otras causas, el crimen seguirá siendo un grave atentado a la libertad de expresión.

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año
La Jornada
en tu palm
La Jornada
Coordinación de Sistemas
Av. Cuauhtémoc 1236
Col. Santa Cruz Atoyac
delegación Benito Juárez
México D.F. C.P. 03310
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Email
La Jornada
Coordinación de Publicidad
Av. Cuauhtémoc 1236 Col. Santa Cruz Atoyac
México D.F. C.P. 03310

Informes y Ventas:
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Extensiones 4329 y 4110
Email