.

E C O N O M I A
..

México D.F. Jueves 8 de julio de 2004

Hace depender al país de proveedores externos y elimina los internos, alerta ANTAD

Riesgo para la soberanía, el poder de Wal-Mart en el mercado mexicano

Domina la cadena de producción, intermediación y venta; concentra la mitad del comercio en autoservicios La Comisión Federal de Competencia impidió la unión de sus competidores

ROBERTO GONZALEZ AMADOR

Por la puerta de la disputa legal, México está de lleno en el debate mundial sobre la aplastante fuerza de Wal-Mart, el principal vendedor al menudeo en el mundo, en la fijación de las condiciones que determinan la forma -y el costo- en que los alimentos, ropa, calzado, artículos de aseo y decenas más de bienes que llegan a los hogares.

El poder que ejerce Wal-Mart en el mercado mexicano, donde domina la cadena de producción, intermediación y venta, ''es un riesgo claro a la soberanía'', porque está haciendo depender al país de proveedores externos y eliminando a los internos, dice a La Jornada Vicente Yánez Solloa, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

La disputa legal tiene que ver con la decisión de la Comisión Federal de Competencia (CFC), organismo antimonopolio del gobierno mexicano, sobre la posibilidad de que los competidores de Wal-Mart en el mercado local se unan para tratar de contener la fuerza de la firma estadunidense, objeto de controversia en el mundo y de la demanda por presunta violación de derechos civiles más numerosa en la historia de Estados Unidos.

Al margen de la decisión de esta semana de la CFC, el comercio al detalle en México, que genera ventas anuales por cerca de 500 mil millones de pesos al año -alrededor de 8 por ciento del producto interno bruto (PIB)- pasa por un amplio proceso de consolidación en el que la actuación de Wal-Mart marca el paso y al mismo tiempo se convierte en un naciente obstáculo a la entrada de más inversión extranjera al sector.

En 1958 abrió en la ciudad de México la primera tienda de Aurrerá, una cadena que fue creciendo y perteneció a la familia Arango hasta que en 1997 el control del consorcio (que además incluía Suburbia, Vip's y Superama) fue adquirido mediante una oferta pública en la Bolsa Mexicana de Valores por Wal-Mart. El nombre de la firma estadunidense, que tiene su sede en Bentonville, Arkansas, suplió al de Aurrerá definitivamente en 2000.

Desde que Aurrerá y Wal-Mart firmaron una asociación estratégica, en la que compartían a partes iguales las acciones, en 1991 el comercio de mercancías al menudeo en México comenzó a cambiar hasta prácticamente hacer que la tienda de barrio fuera una imagen del pasado.

Wal-Mart de México, con ventas anuales por 125 mil millones de pesos, concentra la mitad del comercio en autoservicios. Sus tres competidores más cercanos, Gigante, Comercial Mexicana y Soriana, apenas logran 87 por ciento de sus ventas.

Tener las mayores ventas y controlar la mitad del mercado en el país concede a Wal-Mart varios privilegios, entre ellos el de fijar los precios a que compra a los proveedores y, al mismo tiempo, el costo final de los productos en el mercado. Con 646 tiendas en 64 ciudades del país, sus acciones y políticas de compra a proveedores y venta al público final marcan en buena medida lo que deben hacer las otras cadenas.

Desde un punto de vista comercial, Wal-Mart de México ''es el mejor operador del sector de autoservicios en el país, con crecimientos en los últimos cinco años de 9 por ciento anual en su área de ventas'', señala Manuel Zapata, analista del sector de autoservicios de Banamex-Citigroup.

Pero si no se ve desde el punto de vista estrictamente comercial, la situación es diferente. ''El tema es el equilibrio'', comenta Vicente Yánez. El presidente de la ANTAD, de la que Wal-Mart se desafilió hace un par de años, plantea que la forma de operación de la firma no permite un ambiente de libre competencia, ni hace posible el equilibrio entre productores, proveedores y tiendas, en beneficio del consumidor.

''México pierde quizá más soberanía cuando depende para sus alimentos o ropa de proveedores extranjeros -que son los que llevan productos a Wal-Mart, como Value- que cuando busca inversiones para extraer gas'', considera Yánez.

El resto de las cadenas de supermercados no importan más de 15 por ciento de los productos que ofrecen.

Veto a uniones nacionales pero no a monopolios de EU

En 2001, Gigante, Comercial Mexicana y Soriana anunciaron su intención de crear una asociación de compra para abastecerse de mercancías. La idea parecía simple: tratar de elevar los volúmenes de compra con el fin de obtener mejores precios de los proveedores y así competir con Wal-Mart, que basa una de sus fuerzas principalmente en los altos volúmenes que contrata con sus proveedores.

La asociación, llamada Sinergia, fue vetada por la CFC, con el argumento de que es una práctica monopólica que agentes económicos se unan para fijar el precio de compra de bienes. Sinergia presentó un recurso de reconsideración -cuyo resultado es el que el organismo antimonopolio difundió la tarde de este miércoles-, en el que señala que sólo pretende unirse para crear volumen de venta, que los integrantes de Sinergia son competidores entre sí y que no determinarán precios finales.

''Lo que ocurre es que en México hemos sufrido los monopolios y parece que este gobierno no los ve mal, que está acostumbrado a su existencia'', dice Yánez. Considera que el papel del gobierno, en este caso, debe estar más orientado a buscar los equilibrios entre proveedores y vendedores.

Un grupo de empresas, agrupadas en el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (Conmexico), ha hecho presión para evitar la formación de Sinergia. Conmexico representa los intereses de las más grandes compañías de alimentos y bebidas que operan en el país, pero que al mismo tiempo, y a su manera, ejercen también posiciones monopólicas, algo de lo que acusan a Sinergia.

Un reporte de ACNielsen, revela que, por ejemplo, la trasnacional Uniliever detenta 40 por ciento de participación de mercado en la venta en autoservicios de desodorantes, o 75 por ciento en consomés y 81 por ciento de margarinas. Otro caso: Procter and Gamble detenta 50 por ciento de la venta en supermercados de detergentes y 31 por ciento de shampoo. Kimberly concentra 56 por ciento de la venta en supermercados de pañales y 47.7 por ciento de papel higiénico. Nestlé, por su parte, detenta 81 por ciento de la venta en supermercados de café soluble y 91.8 por ciento de las de leche en polvo.

Es claro, asegura Yánez, que esas trasnacionales tienen intereses compartidos con Wal-Mart, y que en esos intereses está la fuente de la presión para evitar que se abran opciones de mayor competencia en el segmento de ventas al detalle en México.

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año
La Jornada
en tu palm
La Jornada
Coordinación de Sistemas
Av. Cuauhtémoc 1236
Col. Santa Cruz Atoyac
delegación Benito Juárez
México D.F. C.P. 03310
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Email
La Jornada
Coordinación de Publicidad
Av. Cuauhtémoc 1236 Col. Santa Cruz Atoyac
México D.F. C.P. 03310

Informes y Ventas:
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Extensiones 4329 y 4110
Email