Usted está aquí: Inicio Política Yeidckol Polevnsky aclara dudas sobre su identidad: "con este nombre quiero vivir"

"Es el símbolo de alguien que se sobrepuso a un hecho difícil", dice ante los medios

Yeidckol Polevnsky aclara dudas sobre su identidad: "con este nombre quiero vivir"

Sale al paso de versiones sobre su vida familiar y revela detalles acerca de su pasado

RENATO DAVALOS

Ampliar la imagen Acompa� de su madre, sus hermanas y sus dos hijos, Yeidckol Polevnsky, candidata del PRD a la gubernatura del estado de M�co, ofreci�er una conferencia de prensa para aclarar las dudas que surgieron sobre su identidad, a partir de la difusi�e diversas versiones en torno a su pasado. La abanderada del sol azteca aprovech� ocasi�ara solidarizarse con las miles de mujeres mexicanas v�imas de violencia FOTO Francisco Olvera

Como hace muchos años, la vida de Yeidckol Polevnsky Gurwitz dio un vuelco con la confesión de su historia familiar, resumida en una frase que impuso el silencio en el salón del hotel donde dio por concluidas las dudas en torno a su identidad: su maternidad cuando apenas tenía 12 años, que acompañó la tragedia íntima que se extendió por mucho tiempo.

Llegó con su familia. Sus dos hijos, Larry, de 33, y Shirley, de 29, junto con su madre, Guillermina Camacho de Almaguer, y el esposo de ésta, Simón Almaguer. También acudieron sus hermanas Guillermina, Yólotl y Tonantzin, además de varios de sus sobrinos.

Le esperaba más de un centenar de representantes de medios de comunicación, que se agolparon en el salón. La expectativa de los cuestionamientos se diluyó en gran medida conforme avanzó la lectura del documento que leyó Yeidckol Polevnsky, candidata del PRD a la gubernatura del estado de México.

"Mis padres se divorciaron cuando mis tres hermanas y yo éramos unas niñas de entre uno y seis años. El divorcio fue traumático. Una de las muchas diferencias entre mis padres fue si mi madre pertenecía o no a la familia Avila Camacho. Durante mi vida he soportado una pesada carga y he luchado por sobreponerme a ella".

Pablo Gómez Alvarez, coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados, se había acercado para abrazarla y saludar a su familia. El revuelo fue modulándose conforme transcurrió la lectura de la candidata del sol azteca.

Hubo más de uno que se estremeció con las palabras:

"Cuando era una niña de 12 años quedé embarazada. Mi embarazo, a esa edad, fue un acontecimiento traumático que marcó mi vida y afectó a toda mi familia. De las escuelas a las que asistíamos, tuvimos que salir por mi embarazo. Recorrimos muchas. Y aunque estudiaba y actuaba correctamente, era juzgada y condenada".

Su madre Guillermina deslizó una mano para hacerle sentir a Yeidckol su presencia. Polevnsky continuó:

"En esas circunstancias, para protegernos mi madre tomó la decisión de cambiarme de nombre. Me puso Yeidckol. Fue la respuesta de una madre que buscaba desesperadamente defender a sus hijas del estigma social que nos perseguía. Lo hizo después de haber intentado todo para protegernos.

"He luchado por salir adelante, aunque no ha sido fácil. Pasé de escuelas religiosas a laicas, a estudiar becada y a tener que trabajar mientras estudiaba desde los 14 años. Desde entonces he ayudado al sustento económico de mi familia hasta convertirme en parte fundamental".

A medio mensaje, confesó:

"Me he hecho en la lucha y no guardo rencores contra nadie".

Pero estableció que su caso no es único y que en la sociedad perviven miles de expedientes de violencia intrafamiliar, violación a los derechos humanos de las mujeres, exclusión y estigmatización para ellas, sus familias y sus hijos. "Se nos condena de manera sumaria. Se destruye a nuestras familias y llevamos la carga toda la vida. Es algo que debe cambiar", asentó.

La voz se le quebró cuando dijo que el nombre de Citlali es hermoso. "Me hubiera gustado mantenerlo, pero no lo pude hacer. A los 12, 14 o 16 años una niña no puede, por sí sola, vencer tanta adversidad. Entonces la sociedad no entendió el sufrimiento de una niña

"Mi nombre es Yeidckol... -hizo una pausa-. Con este nombre quiero vivir y es el símbolo de alguien que se sobrepuso a un hecho difícil. Sólo aquel que ha caído sabe lo que significa estar de pie. No me avergüenzo de haber sufrido y menos de buscar salir adelante sin guardar rencores", concluyó.

Ya en la sesión de preguntas y respuestas, dijo que el tema del apellido fue algo que concernió a sus padres y declinó entrar en esa discusión. También aceptó no estar titulada, pero aclaró que no cometió ningún delito como presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), porque sus estatutos no obligan al dirigente a tener la licenciatura.

Igualmente sostuvo que no tenía conocimiento de las tres actas que existen sobre su persona. "Mi padre habla de diez actas. Somos cuatro hijas. Seguramente las mayores tenemos tres cada una y dos cada una de las menores".

Polevnsky rememoró los cambios de nombres en la historia y citó a Villa, Madero, Guadalupe Victoria y otros. Respecto a por qué tardó tanto en ofrecer las explicaciones, refirió que primero tenía que consultarlo con toda su familia. "Había pensado en explicar todos los detalles, pero se adelantaron. Nunca he tomado una decisión sin tomar en cuenta a mi familia. No es agradable estar en una situación como la que he vivido. Es algo que he evitado y he querido evitar para mi familia y para mí misma".

Además, especificó que sus hijos llevan los apellidos de su madre y del esposo de ésta. "Lo hice para que no hicieran escarnio de ellos -apuntó-. Ellos lo saben y he asumido todas las responsabilidades que me corresponden".

-¿Qué mensaje le enviaría a su padre?

-No le tengo rencor. He enfrentado todas las dificultades que se le presentan a una familia. Le pido que busque sumar. En mi familia siempre se habló del perdón, de salir adelante y no voltear hacia atrás. Tener los mejores recuerdos y no vivir amargado ni enojado con la vida. Le diría lo mismo que a mis otros hermanos: que mis brazos y mi corazón están abiertos.

-¿Qué busca su padre con las declaraciones que ha formulado?

-No lo sé, la más desconcertada soy yo.

-¿Lo perdona?

-Definitivamente.

Con relación a su situación jurídica, negó que tenga dos personalidades y explicó que el registro como candidata se cumplirá en los términos de ley. Explicó el origen judío de su nombre, relacionado con su religión, y el apoyo que tuvo de esta comunidad en especial "del rabino Duvavich, quien fue una bendición que siempre me dio fuerza".

Yeidckol Polevnsky se encaminó con su familia a una de las suites del hotel en Reforma. Dejó atrás el enjambre de cámaras, aunque se preparaba para una dilatada cadena de entrevistas con medios electrónicos e impresos. En uno de ellos hasta se estimaba en ocho o diez puntos el impacto de sus explicaciones después de semanas en las que circularon muchas versiones periodísticas sobre su identidad.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.