Usted está aquí: Inicio Ciencias El toloache, más que pócima para el amor, veneno mortal

Subsiste en México el mito de que la planta sirve para amarrar al ser querido

El toloache, más que pócima para el amor, veneno mortal

Su alta toxicidad puede producir desde vómitos o alucinaciones hasta taquicardias, dificultad para respirar, o la muerte

En dosis controladas sirve de antinflamatorio y analgésico

LAURA POY SOLANO

Ampliar la imagen La planta del toloache, conocida como datura stramonium, se utiliza m�como acto de venganza y no de amor, dice el investigador Juan N�Farf�FOTO Ju�Nu�Farfan Foto: Ju�Nu�Farfan

El toloache, catalogado desde la Edad Media como planta maldita, es popularmente aceptado en nuestro país por la arraigada creencia que lo vincula a la elaboración de "pócimas para el amor", pese a que su consumo, alertan investigadores y especialistas, representa un "considerable riesgo para la salud" debido a su alta toxicidad.

Federico Soto Gracia, especialista en narcodependencia, asegura que el abuso en el consumo del toloache puede producir cuadros de sicosis en los que se tienen alucinaciones visuales y auditivas, "creando imágenes persecutorias y terroríficas, que provocan que el individuo actúe en función de dichas alucinaciones, es decir, puede salir despavorido por una imagen o buscando un sonido, lo que genera un grave estado sicótico que puede durar hasta 72 horas, a diferencia de otros alucinógenos, como los hongos y el peyote, cuyos efectos más prolongados no superan 12 horas".

Alertó que el consumo de esta planta puede ser "muy peligroso", ya que el uso popular no incluye dosis exactas ni se conoce la cantidad precisa de alcaloides que podría ingerirse. Afirmó que el uso prolongado de alguna sustancia elaborada con toloache puede afectar severamente el funcionamiento normal del cerebro al alterar el equilibro natural de los neurotransmisores.

Si bien destacó que ninguna de las distintas especies de Datura es adictiva, "todas son muy venenosas y tóxicas, lo que permite que perdure la falsa idea de dominar al ser amado, cuando en realidad la persona está intoxicada, con la mente obnubilada, confundida en la percepción espacio-temporal, pasiva y fácilmente influenciable. Condición física que nada tiene que ver con el amor, sino con un riesgo de muerte para quien lo consume".

Amor o veneno

Al respecto, Juan Núñez Farfán, investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM y especialista en el estudio evolutivo y genético de la datura stramonium, señaló que el toloache cuenta con mecanismos químicos defensivos, como su alta toxicidad, que la hacen resistente al ataque de la mayoría de los herbívoros, aunque existen por lo menos dos insectos "especialistas" que sólo se alimentan de las diversas especies de toloache en nuestro país.

Las daturas, indicó, se caracterizan por un olor penetrante y desagradable, que suele ser utilizado por los insectos especialistas para localizar la planta y devorarla. Sin embargo, gracias a sus características de alta resistencia y adaptación, "no requiere de muchos cuidados para crecer, lo que facilita su propagación y la continuidad de las distintas poblaciones".

Núñez Farfán, jefe del departamento de ecología evolutiva del IE, destacó que el uso popular del toloache, vinculado al consumo de "té para el amor", en realidad se utiliza como "un acto de venganza y no de amor, por su alta toxicidad, ya que en la Europa medieval también fue utilizado como un veneno similar al arsénico".

El conocimiento más común del toloache se relaciona con la percepción cultural de que es una planta "prohibida", vinculada con hechicerías y magia, tanto en épocas prehispánicas como en la Colonia, donde fue utilizada por la Santa Inquisición como método de tortura debido a sus características alucinógenas.

Las daturas, afirmó, sobrevivieron a una etapa "oscura" de su historia, en la que fueron satanizadas por su composición química y los efectos nocivos que generan. Sin embargo, hoy se ubican como plantas capaces de generar importante información sobre la genética y la generación de resistencias contra los herbívoros.

Mito y realidad

Abigaíl Aguilar, etnobotánica y jefa del Herbolario del Instituto Mexicano del Seguro Social, señaló que el toloache es reconocido en la medicina tradicional por sus cualidades antinflamatorias, para combatir fuertes infecciones de la piel y como efectivo analgésico, en particular durante el parto.

No obstante, señaló que el entoloachamiento, cuyo objetivo es recuperar el afecto de la persona amada, forma parte de una tradición herbolaria vigente que "puede causar mucho daño a la salud de quienes la consumen, pues la mayoría de las personas desconocen su alta toxicidad, sin que exista ningún efecto sobre los sentimientos amorosos del individuo".

Este uso tradicional, reconoció, se remonta a épocas prehispánicas. Sin embargo, enfatizó, fue precisamente su capacidad de ocasionar envenenamiento mortal lo que permitió que su uso fuera restringido a grupos de sacerdotes, curanderos o chamanes iniciados, que lo utilizan para obtener un diagnóstico preciso de sus pacientes, "con el conocimiento suficiente para utilizar microdosis que no provocan intoxicaciones serias".

En México, afirmó, subsiste el mito de que puede servir para "amarrar" al ser querido, pero sus verdaderos efectos en el cerebro crean un "autómata sin voluntad, que puede caer en la locura con un daño neurológico irreversible".

Su venta en la ciudad de México es común, advierte, lo que la hace aún más peligrosa, ''ya que muchas personas se acercan a ella con la esperanza de resolver sus problemas amorosos y la realidad es que seguramente generarán una grave intoxicación que, en casos severos, puede ocasionar la muerte".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.