Usted está aquí: Inicio Ciencias El problema de la tinta

El problema de la tinta

En la conservación de documentos antiguos, los problemas de deterioro no sólo tienen que ver con el papel, sino también con la tinta con la que está escrito un documento.

La tinta ha sufrido muchos cambios: la tinta china (suspensión de negro de humo), tinta de calamar, de sepia (otro cefalópodo) y pulpo. En México, la mayor parte de los documentos coloniales manuscritos están escritos con tinta ferrogálica, oscura y aterciopelada, pero ácida y muy agresiva para el papel.

Luego, la utilización de la imprenta obligó a usar algo muy estable y seguro: el negro de humo con grasa, que no ataca el papel.

Al comenzar el siglo XX empezaron a usarse las pinturas azoicas (de anilinas), que tienen una amplia gama de colores, pero son poco duraderas. Asimismo, la tintas de las impresoras personales actuales son muy inestables.

Con el tiempo, esto representará un problema serio, pues muchos de los documentos actuales podrían borrarse en algunas décadas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.