Usted está aquí: martes 15 de noviembre de 2005 Opinión ITACATE

ITACATE

Cristina Barros y Marco Buenrostro

De la "placita" al "súper"

LOS CAMBIOS EN EL SISTEMA de abasto influyen en la alimentación cotidiana. Así lo demuestra David Oseguera en su libro Herederos diversos y conversos: la formación de la cultura alimentaria colimense.

EN COLIMA, POR EJEMPLO, a fines del siglo XIX, un incendio destruyó parte de la Plazuela del Comercio. Entonces se construyó el mercado Constitución, de estilo porfiriano. Se le llamó familiarmente "el mercado grande". Convivía con otros pequeños mercados o placitas. Además, en casi cada esquina había tienditas, en las cuales se conseguía leche, carbón, ocote, frijol y otros insumos. Esto sin contar los ingredientes que pequeños productores ofrecían de casa en casa, y los puestos de comida callejera, sobre todo antojitos. La ciudad de Colima tenía entonces 20 mil habitantes.

EN ESE TIEMPO SE INTENTO por primera vez establecer un molino de nixtamal; no tuvo éxito, pues las señoras preferían seguir moliendo el nixtamal en sus metates.

LOS AÑOS 30 TRAJERON nuevos aires. Se edificó el mercado Alvaro Obregón y aparecieron almacenes de abarrotes. Las imposiciones "modernizadoras" regularon la venta de maíz y carne. La mayoría de amas de casa recibían el "diario" de manos de sus maridos; con esto acudían a hacer el mandado todos los días, a veces ayudadas por sus hijos.

RECORDEMOS QUE NO ERA extendido el uso del refrigerador; los frijoles y la leche se hervían para conservarlos al día siguiente. Según testimonios, no "había latas de comer ni salchichas, jamón o queso amarillo", y se tomaban pocos refrescos. Tampoco había jugos envasados. La refrigeración se introdujo en los mercados hasta cerca de los años 40 del siglo XX.

ES EN LOS 50 Y 60 cuando aparece el súper. Las amas de casa seguían acudiendo a las tienditas, pues conocían a los dueños, quienes fiaban. Hasta la ciudad llegaban alimentos que variaban según la estación del año; eran productos de recolección, caza y pesca, que se vendían de puerta en puerta.

mercados, tiendas y supermercados

HACIA 1970, A LOS MERCADOS, tiendas y supermercados se añadieron tianguis, cadenas de autoservicio y tiendas como las del ISSSTE, Conasupo o IMSS, en las cuales, a decir de muchos, no alcanzaba la quincena. Para entonces quebraron los pequeños súperes.

EN LOS 90 LA CIUDAD CRECIO de golpe; los nuevos habitantes significaron, escribe David Oseguera, "otros paladares, otras cocinas, otros gustos".

LOS HABITOS DE LOS JOVENES han variado, aunque en sus palabras, en las nuevas tiendas sólo se compra lo que no están acostumbrados a comer; mencionan el apio y el frijol germinado. Se ha extendido la práctica de comer fuera de casa, no sólo en las cenadurías, sino también en restaurantes.

DE ACUERDO CON UN COLIMOTA, "como que ya se acabó lo de la provincia", y añade: "los alimentos frescos de antes cada día van a venir menos".

macri@netvoice.com.mx

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.