Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Campesinos ocupan alcaldía de Suchiate por falta de ayuda

Cientos de habitantes siguen incomunicados tras Stan

Campesinos ocupan alcaldía de Suchiate por falta de ayuda

RODOLFO VILLALBA SANCHEZ CORRESPONSAL

Suchiate, Chis., 14 de noviembre. Al menos 500 campesinos bloquearon los accesos a la cabecera municipal y tomaron la alcaldía, donde retuvieron a 50 funcionarios locales y al delegado de gobierno, José Luis López López, en protesta porque sólo han recibido discursos luego del desastre de octubre por el huracán Stan. En tanto, el presidente municipal de Villa Comaltitlán, Rubén Pérez Gómez, aseguró que cientos de campesinos de la zona alta de esa demarcación permanecen incomunicados y "en precarias condiciones".

Los labriegos de Suchiate exigieron tierras para quienes perdieron predios que quedaron sumergidos por donde hoy pasa el río que da nombre al municipio; asimismo, que el afluente sea dragado y despensas, así como apoyos para cultivos.

A la movilización, encabezada por los comisarios de los ejidos y consejos de vigilancia de Jesús Carranza, Ignacio López Rayón, La Libertad, Miguel Alemán y Suchiate, se sumaron el ex presidente municipal Manuel de Jesús Galindo Sánchez y el ex secretario del ayuntamiento Rodolfo Hernández Vázquez.

La toma de la alcaldía de Suchiate permanecía al cierre de esta edición, y los manifestantes advirtieron que sólo dejarían el inmueble y permitirían salir a los servidores públicos que retenían cuando dialogaran con representes del gobierno de Chiapas, de la Comisión Nacional del Agua, así como de las secretarías de la Reforma Agraria, y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Incomunicados en Villa Comaltitlán

A 44 días de que Stan flageló Chiapas, cientos de campesinos de la zona alta de Villa Comaltitlán permanecen incomunicados y en precarias condiciones, afirmó el edil de ese lugar, Rubén Pérez Gómez.

En entrevista, sostuvo que la situación aún es "de alto riesgo" por la falta de comunicación. Acotó que "hay caminos que se perdieron y hasta hoy no es posible llegar a las 10 comunidades que están asentadas en esa zona", más que en "un largo recorrido a pie".

Pérez Gómez dijo que las familias incomunicadas requieren víveres y la oportunidad de comercializar sus productos agrícolas y ganaderos, rubro en el que avizoró una situación grave, pues "todas las cosechas quedaron sepultadas bajo toneladas de lodo, piedras y árboles que fueron arrasados por las fuertes corrientes de los ríos".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.