Usted está aquí: domingo 22 de enero de 2006 Opinión JAZZ

JAZZ

Antonio Malacara

Pablo Prieto: Body & Soul

INMERSO EN LA tradición y los más puros esquemas del jazz sin adjetivos (sólo jazz), el baterista Pablo Prieto acaba de entregarnos el primer disco de 2006 (aunque éste venga fechado en 2005). Se trata de Body & Soul, grabado en vivo durante el festival La Primavera Empieza con Jazz, en el teatro Emiliana de Zubeldía de la Universidad de Sonora, institución que se encargó igualmente de la producción.

CON 30 AÑOS de intermitente carrera jazzística, Pablo Prieto debuta a los 14 con el grupo del pianista Horacio Rangel y se presenta en el festival Cuernavaca Jazz 76. Se integra posteriormente a los proyectos del Cuarteto Mexicano de Jazz, Alejandro Campos, Hilario y Micky y Alberto Zuckermann. En los años 80 participa en importantes festivales de Europa y América, como el de Montreal y el de Quebec, pero las omnipresentes presiones económicas de cualquier jazzista lo orillan a tomar las rutas del hueso y se dedica durante algún tiempo al acompañamiento de cantantes de moda y rolas por el estilo.

No obstante, el poder y la necedad del gusano del jazz lo vuelven a jalar hacia la locura de la libertad creativa, y así, desde hace cinco años, el maestro vuelve a embarcarse en su propia nave, y hoy la Universidad de Sonora hace posible que aparezca su primer álbum solista, acompañado por el virtuosismo de Alberto Medina en la guitarra y el contrabajo de Carlos Maldonado.

Ya con el título de Body & Soul, Prieto nos daba un adelanto del contenido de su álbum, aunque a decir verdad no nos imaginábamos que un nuevo disco de standars clásicos (y que valga el pleonasmo) pudiera traer consigo tanta belleza y puntualidad, y más aún tratándose de una grabación en vivo. Pero el trío se desplaza con sobriedad y elegancia por cada uno de los temas, desde In your own sweet way, de Dave Brubeck, que bien puede ejemplificar, aquí y en todo el compacto, que la dulzura no esta forzosamente ligada a lo edulcorado.

Las baquetas de Prieto se deslizan por la batería, poniendo al frente los platillos, con agilidad y gentileza, en ningún momento la golpea, y así, sin el menor de los excesos, nunca pierde la intensidad de su beat, tejiendo una sólida plataforma a base de caricias y buen gusto. Son las tablas, son los años, es el jazz.

En dos de las piezas, Body and soul y Manhá de carnaval, aparece un invitado muy especial, el maestro Armando Noriega, mejor conocido por los rumbos del cielo como El Kennedy. El aliento de su sax tenor pareciera rescatar el alma contemporánea de su endémica amnesia... ésta cree entonces que ha recuperado sus alas y empieza a planear por todos los rincones de este subterráneo tan parecido al universo.

En medio del remanso, nos dejamos atrapar otra vez por la emoción. Ni modo.

El mixteco y Canción mixteca

Hace dos entregas, al hablar sobre el grupo oaxaqueño Nunduva Yaa, confundimos el danzón El mixteco con la Canción mixteca, ambos de José López Alavés, dado que en medio del danzón se escuchaba la letra y la línea melódica de la canción. Prontamente un oaxaqueño ofendido nos hizo la aclaración y, cabizbajos, recurrimos a Onésimo García, director de Nunduva Yaa, para que nos explicara lo ocurrido y nos quitara un poco, aunque fuera un attogramo, lo ignorantes. Su respuesta es la siguiente:

"La Canción mixteca la compuso José López Alavés en los tiempos de la Revolución (Mexicana). Por otro lado, ningún músico oaxaqueño sabía de la existencia del danzón El mixteco. Fue hasta que Rubén Luengas y Patricia García, que son etnomusicólogos, encontraron un acetato de la Danzonera Veracruzana, que la grabó en 1929 por primera y única vez. Sin embargo, no sabemos por qué está ese fragmento de la Canción mixteca dentro de esta pieza. Supongo que José López quiso meter este fragmento en el desarrollo de su danzón. Escucha la pieza y te darás cuenta de que cada que repite la introducción viene un desarrollo diferente, y creo que bien pudo hacer otro desarrollo musical que no fuera la Canción mixteca."

Salud.

amalacara@prodigy.net.mx

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.