Usted está aquí: Inicio Estados Pronostican grave escasez de agua en Michoacán en los próximos 20 años

Suben 7% tarifas del servicio en Morelia pese a que aún no opera el plan de saneamiento

Pronostican grave escasez de agua en Michoacán en los próximos 20 años

Incidirán el crecimiento demográfico y la contaminación; en el estado, 9.4% de habitantes carecen del fluido, revela informe de la Conagua

LA JORNADA MICHOACAN

Morelia, Mich., 28 de enero. La disponibilidad de agua por habitante en Michoacán en los próximos 20 años será de "baja" a "muy baja", según pronósticos de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), que atribuyó la escasez al crecimiento poblacional, a la contaminación, a la falta de una cultura de prevención, a la limitada capacidad de las plantas tratadoras y potabilizadoras, y a la ausencia de programas de rehabilitación y restauración de las zonas hídricas.

Según las Estadísticas del agua en México 2005, en Michoacán 9.4 por ciento de la población carece de servicio de agua potable y 24.7 por ciento de alcantarillado, ya que las autoridades dan prioridad a los servicios en ciudades con más de 50 mil habitantes y dejan de lado a núcleos agrarios y comunidades pequeñas.

Además, 47.4 por ciento de los cuerpos de agua superficiales del estado están contaminados, básicamente por la actividad pecuaria, los núcleos urbanos con más de 100 mil habitantes y el sector servicios.

Según el diagnóstico de la dependencia, las 11 cuencas hidrológicas más contaminadas son Lerma, Balsas (principales suministradoras de agua del estado), Pánuco, Blanco, Guayalejo, San Juan, Culiacán, Fuerte Cohuayana, Nazas y Conchos, además del lago de Pátzcuaro, las cuales reciben 59 por ciento de las descargas contaminantes.

En la cuenca del río Lerma-Santiago-Chapala, que abarca los municipios de Briseñas, Jiquilpan, Sixto Verduzco, La Piedad, Quiroga, Sahuayo, Venustiano Carranza, Zacapu, Zamora y Pastor Ortiz, entre otros, la clasificación va de contaminada a demasiado contaminada, sobre todo en el cruce del río Lerma por La Piedad, donde es alto el impacto de descargas residuales crudas.

Respecto a la disponibilidad de agua, indica que en 2005 se consumieron en la cuenca del Balsas, 2 mil 703 metros cúbicos por habitante y para 2025 serán apenas 2 mil 403, por lo que la clasificación es "baja", toda vez que en el primer periodo vivían en esa zona 10 millones 789 mil personas y se prevé que dentro de 20 años habrá 12 millones 200 mil.

En la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago (donde se encuentra Morelia) la tasa de consumo actual es de mil 820 metros cúbicos por habitante al año, y en dos décadas sólo tendrán mil 583, lo que la pone en una clasificación "muy baja".

En esa zona vivían hasta el año pasado 20 millones 506 mil personas; para 2025 vivirían 23 millones 307 mil.

DANIELA MORALES LA JORNADA MICHOACAN

Morelia, Mich., 28 de enero. Por un acuerdo del cabildo de Morelia, las tarifas del agua aumentaron 7 por ciento el primero de enero, pese a que aún no entra en operación el programa de saneamiento, pues de los cerca de mil 600 litros por segundo de aguas residuales que produce la ciudad sólo se trata uno por ciento.

El director del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOAPAS), Juan Luis Calderón Hinojosa -quien propuso aplicar el nuevo cobro-, informó que el servicio de saneamiento comenzará en noviembre, cuando se ponga en operación la planta tratadora de aguas residuales de Morelia para sanear alrededor de mil 200 litros por segundo.

El funcionario estatal aseguró que los ingresos que se recauden de enero a noviembre por este aumento serán para obras de infraestructura complementaria a las de la planta tratadora. Dijo que empezar a pagar en enero por un servicio que se prestará 11 meses después servirá para que a la gente "no le tome por sorpresa el cobro".

En Morelia sólo existen pequeñas plantas de saneamiento en fraccionamientos y algunas colonias, de las cuales la de mayor capacidad trata cuatro litros por segundo, cuando se calcula que la ciudad genera alrededor de mil 600 litros de aguas negras por segundo que van del río Grande de Morelia al lago de Cuitzeo.

Según la investigadora Patricia Avila, es grave el deterioro ambiental de la cuenca de Cuitzeo, en particular en el valle Morelia-Queréndaro, por el aumento de la contaminación del río Grande de Morelia -su principal afluente-, lo que ha provocado la desaparición de especies vegetales y animales.

La construcción de la macroplanta de tratamiento de aguas residuales en Morelia -para la que se anunció una inversión de 300 millones de pesos- fue uno de los proyectos más divulgados durante la administración municipal del priísta Fausto Vallejo Figueroa (2002-2005), quien aseguró que comenzaría a funcionar en junio pasado.

En enero de 2005, a pocos días de dejar el cargo como director del organismo operador de agua, Gustavo Díaz Báez reconoció que la obra tenía un retraso de 13 meses, por lo que era imposible que la planta funcionara en la fecha anunciada.

Juan Luis Calderón Hinojosa, recién nombrado director del OOAPAS en la entrante administración del panista Salvador López Orduña, sostuvo que la planta estaría terminada entre junio y julio de 2005 y operaría tres o cuatro meses después.

A pocos días de concluir enero, el tratamiento de aguas residuales en Morelia sigue siendo una promesa y los morelianos ya pagan por ella.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.