Usted está aquí: Inicio Opinión MEXICO SA

MEXICO SA

Carlos Fernández-Vega

Ocho años después Felipe sigue sin cumplir lo que prometió

En diciembre de 98 juró no votar el Fobaproa, luego lo justificó; nunca dio explicación

EL 80 POR CIENTO de los ilícitos cometidos en el Fobaproa quedaron impunes por omisiones o dilaciones de la Procuraduría Fiscal de la Federación (Secretaría de Hacienda) y de la Procuraduría General de la República -ergo, del gobierno federal- advierte la Auditoría Superior de la Federación (diario Reforma) en su Informe integral sobre la fiscalización del rescate bancario de 1995-2004, texto de 351 cuartillas que forma parte de su reporte sobre la Cuenta Pública 2004.

LA ASF SE DESLINDA, así, de cualquier acusación que llegara a asociarla con esas "omisiones" y "dilaciones" (eufemismos por corrupción y complicidad). Sin embargo, este organismo -entre los más aguerridos en el infructuoso intento de transparentar el Fobaproa- carga esa impunidad sólo a instituciones gubernamentales, cuando en realidad otras instancias del poder público actuaron de manera contundente en la "legalización" del estercolero, acciones que hoy, casualmente, no forman parte de la propaganda sobre sus límpidas manitas, como presume.

Y COMO LA FALTA de memoria colectiva es una de las apuestas en eso que los hoy candidatos llaman campaña electoral, qué mejor que refrescarla, aprovechando el deslinde de la ASF.

POR EJEMPLO, EL 9 de diciembre de 1998 Felipe Calderón, entonces presidente del PAN, aseguraba que su partido "no votará a favor de la propuesta oficial sobre el Fobaproa (...) si Guillermo Ortiz Martínez no renuncia al cargo de gobernador del Banco de México; es su bronca". Ese día la directiva panista sostuvo dos reuniones -en una de ellas estuvo presente el gobernador de Guanajuato, Vicente Fox, y el ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos- con los dirigentes de sus fracciones parlamentarias, en las que determinaron "no aprobar ni un centavo para el servicio de la deuda del Fobaproa". Incluso, Carlos Medina Plascencia -a la sazón líder de la bancada en San Lázaro- decía que "Ortiz Martínez no es un chivo expiatorio para darle una salida al Fobaproa; más bien es un chivo en cristalería".

UN DIA DESPUÉS, por la mañana, Felipillo reiteraba que su partido "no dará marcha atrás en su exigencia de que renuncie el gobernador del Banco de México y no votará en la Cámara de Diputados el Fobaproa", y reprendía a los banqueros por su apoyo a Guillermo Ortiz. Aseguraba, también, que "el problema bancario y financiero es producto de la ineptitud gubernamental (...) que ahora implica causar un daño irreversible para muchas generaciones; se desecha por improcedente la iniciativa y pretensión del Ejecutivo (Zedillo) de convertir a deuda pública los pasivos del Fobaproa. ¡No al Fobaproa!..."

POR LA NOCHE de ese mismo día se conoció que el PAN "cedió en su demanda de que renuncie el gobernador del Banco de México, y llegó a un acuerdo con el Ejecutivo en torno al Fobaproa, lo que (...) fue negado tajantemente por el PAN. Sin embargo, los priístas apuestan a que Medina Plascencia maneje bien la situación al interior de su bancada, y el dictamen que crea el IPAB se aprueba el 12 de diciembre. Parte del acuerdo PAN-gobierno era no difundir la concertacesión, pero un gobierno presionado y un PRI desesperado se encargaron de filtrar el convenio, negociado en el Club de Banqueros". Además, el PRI y el Ejecutivo aceptarían algunas de las propuestas panistas, entre ellas las reformas para que el capital extranjero participara al 100 por ciento en los tres grandes bancos del país (Banamex, Bancomer y Serfin). El presidente de la Asociación de Banqueros de México, Carlos Gómez y Gómez anunció: "tenemos Fobaproa este fin de semana".

Y LO TUVIERON. No fue el sábado 12, pero sí el domingo 13 de diciembre de 1998. Ese día el secretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Germán Martínez, presumía: "ha quedado cerrada la herida, pues se terminó el debate del Fobaproa... ya no podrán seguir lucrando con el Fobaproa... los panistas seguiremos cerrando las heridas de los problemas nacionales".

MIENTRAS, FELIPE Calderón, el mismo de "no dará marcha atrás", justificó la aprobación del Fobaproa-IPAB. "Si no se hubiera aprobado la iniciativa el sistema financiero mexicano hubiera quebrado, el peso mexicano hubiera dejado de tener el apoyo del Banco de México, y se hubieran registrado efectos mucho más graves que su costo fiscal actual de 320 mil millones de pesos... el panismo pretende reducir hasta la mitad el saldo...". En abril de 2006, dicho costo se aproxima a los 800 mil millones, sin considerar los pagarés.

LA CRONICA DE ESE día señala: "Calderón destacó que es inminente la salida de Guillermo Ortiz como gobernador del Banco de México (ratificado en 2005 por el presidente Fox), y de Eduardo Fernández de la presidencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (que sólo dejó esa posición al cierre del sexenio zedillista). La conferencia de prensa de Calderón fue apresurada, pues al dirigente nacional del PAN le urgía presenciar la final del partido de futbol entre Necaxa y Chivas... Cinco de los seis gobernadores panistas en el país, Vicente Fox, Fernando Canales Clariond, Ignacio Loyola, Alejandro González Alcocer y Felipe González -no asistió Alberto Cárdenas Jiménez- se presentaron en la sede nacional del blanquiazul para apoyar al Comité Ejecutivo, a los diputados y senadores en torno a las decisiones que adopten relacionadas al problema bancario y financiero en el país".

EL DIRIGENTE PANISTA se comprometió a dar "una explicación pública a los mexicanos del por qué el PAN aprobó la iniciativa (sí al Fobaproa). Esa explicación la haré a fin de evitar consecuencias de tipo electoral y político para mi partido". Ocho años después está pendiente.

Las rebanadas del pastel:

DOS DIAS DESPUÉS de aprobado el Fobaproa-IPAB, el 15 diciembre de 1998 se dijo: "los Guillermos (Ortiz) que vos matáis gozan de cabal salud" (Porfirio Muñoz Ledo); "es un asunto de escrúpulos y vergüenza buscar no confundirnos con el PRI, en cualquiera de las decisiones que tomemos nuestro partido votó la salida al Fobaproa" (Carlos Medina Plascencia); "algunos senadores priístas me decían que el precio (por el apoyo al Fobaproa) es Fox en el 2000" (Rosalbina Garavito)... Ocho años más tarde, la propaganda del Jelipollas asegura: "él cumple lo que promete" (en lo oscurito).

cfvmx@yahoo.com.mx / cfv@prodigy.net.mx

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.