Usted está aquí: Inicio Estados Escándalo en el Hospital General de Veracruz por extracción de órganos

Una bebé fue internada por infección, se le practicó cirugía mayor y entregaron el cuerpo vacío

Escándalo en el Hospital General de Veracruz por extracción de órganos

Error administrativo: debieron enviar el cadáver a una funeraria, no al Forense, justifica la Ssa estatal

ANDRES T. MORALES CORRESPONSAL

Ampliar la imagen El secretario de Salud de Veracruz, Jon Rementería Sempé, durante una visita al Hospital General de Veracruz, donde negó que en el citado nosocomio se trafique con órganos Foto: Horacio Zamora Ríos

Veracruz, Ver., 21 de abril. La extracción no autorizada de órganos a una bebé de cinco meses, que murió en la sala de urgencias la noche del jueves, desató un nuevo escándalo en el Hospital General de Veracruz, pues María Liliana Fuentes, madre de la pequeña, denunció que el cadáver le fue entregado "relleno de algodón".

El cuerpo de la bebé fue trasladado al Instituto de Medicina Forense (Imefo) de la Universidad Veracruzana, y la agencia tercera del Ministerio Público abrió una investigación judicial, aunque el titular de la misma, Ignacio Avilés Verde, se negó a proporcionar detalles del caso.

El titular de la Secretaría de Salud estatal (Ssa), Jon Rementería Sempé, aseguró que "todo se trató de un lamentable error administrativo", y rechazó que se hayan extirpado los órganos de la pequeña con la intención de tráficarlos. Inclusive, acusó a los medios informativos de mantener una campaña de desprestigio contra la institución.

Según lo relatado por María Liliana Fuentes, originaria del poblado El Crucero, municipio de Puente Nacional, ubicado a 50 kilómetros de esta ciudad, su hija fue trasladada al Hospital General de Veracruz con un cuadro asmático, luego de que en el centro de salud de su comunidad le suministraron aparentemente en forma equivocada, una medicina para controlar el mal respiratorio.

La niña permaneció tres horas en la sala de urgencias del nosocomio y a las 12 de la noche le notificaron de su fallecimiento. Sin embargo, el cadáver fue enviado al Imefo, donde los médicos legistas le comunicaron que el cuerpo no tenía órganos internos. "La dejaron sin nada adentro, estaba rellena de algodón", dijo llorosa María Liliana.

Explicó que también el personal del Imefo le informó que en la tarjeta informativa no estaba asentado ningún dato sobre la práctica de una "cirugía mayor", por lo que resultaba inexplicable la situación en que se encontraba el cuerpo de la bebé.

"Una sola muestra del hígado"

María Liliana aseveró que personal del Hospital General de Veracruz le hizo firmar unos documentos -los cuales no leyó-, debido a que uno de los médicos le aseguró que sólo se trataba de una pequeña cirugía para extraer "una sola muestra del hígado".

"(El médico) me dijo que sería una cortadita y nada más, nunca me pidieron la autorización para que extrajeran los órganos, nunca supe nada", aseguró.

La confusión también hizo que, en forma extraordinaria, interviniera el Ministerio Público que, por conducto de la agencia tercera, inició una investigación sobre el caso, la cual se mantiene en hermetismo.

"No sabemos qué le hicieron a mi hija, por eso pido justicia, quiero que me regresen el cuerpo completo", exigió María Liliana.

Entrevistado durante la clausura de un curso de enfermería en el citado nosocomio, Rementería Sempé rechazó las acusaciones de la madre de la pequeña, y negó que en el centro hospitalario se practique tráfico de órganos humanos.

Señaló que todo se trató de "un lamentable error administrativo" cometido por el personal de la institución que envió el cuerpo de la niña al Imefo y no a una funeraria. "En el forense obviamente se dieron cuenta que no estaban los órganos internos", apuntó.

-Pero la madre de la bebé afirma que le extirparon los órganos sin su autorización, ¿cuál es su respuesta?

-Se concedieron las autorizaciones pertinentes, a la mamá se le informó y firmó el consentimiento. Entonces esta situación lamentable de confusión fue porque administrativamente en lugar de ir a la funeraria correspondiente fue al Forense como si hubiera un delito que perseguir, y claro lógicamente eso genera sensacionalismo.

El titular de la Ssa en Veracruz refirió que el retiro de las vísceras en el cadáver de la pequeña, que llegó con una infección causada por un mal congénito, fue un acto legal, pues la Ley General de Salud permite la autopsia médica con fines de investigación.

"El bloque de todo ese abdomen se retiró, se puso en un líquido especial llamado formaldehído, se tomarán pequeños fragmentos, se meterán en diferentes sustancias, y se analizarán con microscopio para conocer las verdaderas causas de la muerte", precisó.

Este nuevo escándalo en el Hospital General ocurre a dos semanas de que se conociera la presunta elaboración de material pornográfico en el que habrían sido utilizados niños del área de pediatría, y dos días después de que el Congreso local requirió la comparecencia de Rementería Sempé para que explique lo sucedido en el nosocomio.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.