Usted está aquí: Inicio Opinión A LA MITAD DEL FORO

A LA MITAD DEL FORO

León García Soler

Viena y el salón lleno de espejos

Ampliar la imagen El tema ambiental, por el cual protestó la chica del bikini, ausente en Viena FOTOReuters

PUDO SER EL REFLEJO luminoso de "la danza que soñaba la tortuga". La sonrisa de Hugo Chávez y la negativa juguetona de Michelle Bachelet daban paso a la protesta de la joven argentina y rechazaban la solemnidad del poder que acude a las guardias pretorianas al ver que los bárbaros han penetrado la atalaya. Pero la chica del bikini protestaba por la contaminación de las aguas. Y ni el uruguayo Tabaré Vázquez ni el argentino Néstor Kirchner abordaron el conflicto ambiental y bilateral.

CUMBRE EN VIENA. Repetición instantánea de las glorias de la era del espectáculo. El peruano Alejandro Toledo corrió a abrazar al boliviano Evo Morales, y éste negó toda cercanía con su vecino andino: "ese saludo es parte de alguna payasada que hacen algunos presidentes..." Y el espejo estallaba en mil pedazos, porque Evo Morales, Hugo Chávez y Luiz Inacio Lula da Silva coincidían al emprender el vuelo rumbo a la cumbre con la Unión Europea y ya no había ductos ni conductos cuando llegaron. El gas de Bolivia y la llama encendida de los acuerdos exclusivos entre empresas del Estado. Petrobras controla 40 por ciento de las acciones, pero el resto son de capitales privados. La nacionalización de 2006 recupera lo que se dejó perder de la nacionalización de 1969. Pero en las alturas de los Andes el socialismo aspira el aire enrarecido del llano bolivariano.

EN NUESTRO ALTO valle metafísico, el baile de máscaras. Los medios electrónicos se han apoderado de los partidos y han hecho rehenes de los candidatos, esos pobrecitos bienes de consumo en oferta, en tres ofertas para tres consumidores de gusto distinto que coincide en el centro y en la aceptación de la insoportable incompetencia de la clase gobernante. Palabra del Señor, se hubiera dicho hace algún tiempo, cuando el enmascarado era voz de los sin voz y sus decires eran el evangelio según sub Marcos. Hoy es Zero. Y acude a los estudios de la televisión para aclarar las dudas existenciales de "la prensa del corazón": ya no está casado, no tiene hijos y, fiel a su espejo diario, dice sonriente al cultivador yucateco, Carlos Loret de Mola, que las suyas, las de Marcos, siguen siendo "las piernas más bellas del sureste". Eso bajo los reflectores, en la ágora electrónica. El verdadero acuerdo con el poder mediático espectacular se dio en los corredores de Televisa.

CUENTAN LAS CRONICAS que Bernardo Gómez y Pablo Gómez llevaron a Marcos "codo con codo"; Castor y Polux, como un solo Virgilio para que el Dante de las carrilleras no abandonara, sino abrazara toda esperanza al cruzar el umbral de Televisa; gentiles anfitriones del personaje enmascarado que hizo surgir del olvido al México profundo al amanecer el año nuevo de 1994. Esta es la sede del poder. Esta es la sala del juicio. Hasta aquí llega de rodillas la clase política y entona el mea culpa con humildad comparable únicamente a la de los reos de los juicios del estalinismo. Y sin necesidad de Vishinski. Sin compartir con los de la oscuridad al mediodía la fe inquebrantable en la revolución y la memoria ejemplar del destino de los que hicieron la Revolución Francesa y los devoró el terror. No llega todavía un Sieyés. No hubo 20 asamblea en la que Zedillo recitara los crímenes del cesarismo sexenal. Este es el templo de Salomón, mi querido subcomandante: Bienvenido.

BIENVENIDO A LA pesadilla, había dicho a Fox, o ya no recuerdo a quién, el subcomandante. ¡Show time! Lo que no pasa por televisión no pasó, no fue, no es parte de la realidad. La casta divina y el pasamontañas inmortal: Andrés Manuel es un farsante, atento a lo que le favorezca en el mundo de los augurios, al efecto que tendrá sobre las encuestas de los oráculos contemporáneos. Ah, pero el entrevistador preguntó quién de esos tres buenos para nada ganaría las elecciones del 2 de julio. Va a ganar López Obrador. Y el silencio se hizo en la sala del juicio. Afuera, los despistados, los sonámbulos, los que escudriñan el cosmos y el cuadrante electrónico en busca del signo verdadero, del eufemismo del día, alcanzaron el Nirvana. La tensa, terca, intolerante ultraderecha, proclamó de inmediato la unidad, asociación, compadrazgo, complicidad plena del EZLN y Andrés Manuel López Obrador. A confesión de parte... aunque fuera hecha ante Torquemada mismo.

Y DENUNCIARON LA trampa los operadores del caldo podrido en el que se cocinan las candidaturas de la leva y de las amnistías animosas a toda suerte de activistas, operadores, líderes, ayudantes y golpeadores cultivados en la melga del priato tardío y agónico. A confesión de parte, aunque sea ante los sayones de la Federal de Seguridad. Marcos ha negado a Andrés Manuel, lo ha menospreciado una y otra vez, lo ha denunciado cómplice de los privilegiados a los que dice combatir; hay un contubernio, una confabulación del subcomandante y los medios electrónicos. Megacomplot para garantizar la continuidad de la macroeconomía. La locura. Cegados por los dioses, decían los clásicos. En marcha, dice la gran Bárbara Tuchman.

EN VIENA HAY un salón lleno de espejos. Vicente Fox ve su reflejo y declara, muy orondo, que Marcos es "un ciudadano más en campaña"; la encarnación de la democracia, prueba viviente del buen éxito de la alternancia y su loable labor para darnos la libertad de expresión, de tránsito, de hacer proselitisimo por quien se quiera y donde quiera. Dijo. Ya había aclarado que no iba a hablar con Hugo Chávez, que con Evo Morales sí. Que lo iba "a calar", indicó el de San Cristóbal en vuelo a la sede de los triunfos de Metternich. De chamarra, con sombrero vaquero. Descendió del avión el jefe de Estado y jefe de gobierno. ¿Qué se hicieron las botas de charol? ¿Qué fue de Jorgito Castañeda y el injerencismo legitimado por la elección democrática?

Y TODAVIA REPITEN por ahí que Vicente Fox es "el primer presidente democráticamente electo en México". Ya ni esa ilusión le dejaron a Panchito Madero. Con razón se indignan al oír a Hugo Chávez llamarlo "cachorro del imperio." George W. Bush es Big Brother a la escucha de millones de conversaciones telefónicas de los ciudadanos de la nación de los derechos individuales primigenios. Cambia de director de la CIA en medio del escándalo de ineptitud y corruptelas. En Viena resonaron ecos del cambio y del discurso de Vladimir Putin. No se le dan los eufemismos al antiguo director de la KGB. Lobo, llamó al de Washington. No hermano lobo; no hubo mansa aceptación franciscana de los destrozos y daños. Rusia volverá a armarse, dijo Putin. Irak en llamas y la ONU a punto de prestarse a intervenir en Irán. Ni Rusia ni China están como para juegos de birlibirloque y conformarse con el eufemismo del momento. A ti te lo digo, lobo, escúchame, por favor, Pemex.

NO ES BUEN momento para usar dos pesas y dos medidas para cuantificar nuestras reservas petroleras. Y mucho menos para no responder a quienes hablan de oídas de nula inversión de Pemex en exploración. Los informes anuales indican inversiones crecientes en exploración, después de años de constantes reducciones. Aguas profundas y también costeras y en tierra firme. Y no hablo de la cuenca de Burgos, porque a final de cuentas no vino una sola de las grandes empresas petroleras que se iban a comer el pastel de los servicios. Lo nuestro es el riesgo y el uso intensivo de capital, cuentan que dijo un directivo de British Petroleum. Están en Nigeria, están en Irak, están en Venezuela. Y en Bolivia, aunque Evo Morales condicione la entrada de Brasil al megaproyecto del gasoducto del sur.

EN MEXICO HAY un poder lleno de espejos. De noche, Brozo entrevista a Andrés Manuel López Obrador y asistimos a la política de los albures. Por la mañana habían transmitido una especie de encuesta ("calambre", le llaman) en la que 72 por ciento manifiesta su voluntad de votar por López Obrador para presidente de México. El 17 por ciento, creo, en favor de Felipe Calderón. Pero el portento está en el 2 por cento de votos que la maravilla tecnológica del calambur otorga a Roberto Madrazo. Y hubo movilización de spinners que difundieron la buena nueva, el retorno de López Obrador al primer sitio en la preferencia de los electores. Y ya lo había dicho el de la desmesura tropical contenida y dirigida, cuando atribuyó la predicción que hizo Marcos de su victoria a la capacidad de escuchar al pueblo: pregúntenle a la gente, eso hizo Marcos, la mayoría está conmigo.

FELIPE CALDERON GOZA el veranillo de la ventaja que le otorgan los encuestadores. Pero algo no cuadra, algo está fuera de cacho cuando no les basta el yunque de Manuel Espino y envían a la campaña del michoacano a todos los inútiles que dieron al traste con la ilusión del régimen foxiano. Mala hora la de los tránsfugas que son recibidos con bendiciones y proclamados adherentes, en lugar de apóstatas del PRD o del PRI. O saldos del trueque de priístas que se visten de amarillo y negro, porque nunca tuvieron convicción alguna. En Chiapas hay un jardín lleno de espejos. Con razón dejó la selva y se lanzó a la otra campaña el subdelegado Zero. Con Z es igual a cero. Marchan los Panchos Villas hasta las goteras de Los Pinos.

LAS IZQUIERDAS DISPERSAS encontraron impulso a la unidad en la transformación de los de Atenco en luchadores agrarios, población rural defensora de tradiciones, usos y costumbres del México profundo. Y Marcos habla de "nuestras lenguas". Y la palabra impresa se debate a la sombra del poder mediático espectacular, de la sacrosanta televisión y su infinita capacidad de reflejar la realidad. Sólo se es cuando se está en pantalla. Y Humpty Dumpty era precursor de Marshall Macluhan y de Brozo: las palabras quieren decir lo que yo diga que quieren decir.

NO HAY SECUESTRADOS, hay individuos "retenidos". No hay violaciones, hay abusos "deshonestos". No hay indiciados, hay "presos políticos". Víctimas y victimarios se confunden en el sonido y la furia. Suman las iras justicieras del maniqueísmo al determinismo no histórico, sino histérico y fundido con ultraderecha y la intolerancia destructora del Estado laico; arrimar las brasas de la desigualdad a la hoguera de las vanidades de pedestres aprendices de Savonarolas.

QUE HABLE EL voto. Y callen los reaccionarios empeñados en destruir al sindicalismo. ¡Cuidado! La obsesión incluyente simula no recordar a quienes pintarrajearon esvásticas en el Paseo de la Reforma.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.