Usted está aquí: Inicio Cultura Los contratenores somos los castrati contemporáneos, sugiere Brian Asawa

Aunque el repertorio es limitado, esa tesitura vocal está de moda, dice el cantante

Los contratenores somos los castrati contemporáneos, sugiere Brian Asawa

ERICKA MONTAÑO GARFIAS

Ampliar la imagen Brian Asawa durante la entrevista con La Jornada. Esta noche interpretará el papel principal en el estreno en México de la ópera Ascanio in Alba, de Mozart Foto: Yazmín Ortega Cortés

Brian Asawa comenzó su carrera como contratenor a principios de los años 90 cuando su tipo de voz era inusitado. ''El público leía el programa y decía: '¿Es un hombre?', porque canto como mujer. Pero eso ha cambiado y ahora esa tesitura se ha vuelto más conocida", expresa el cantante, quien este viernes llevará el papel principal en el estreno en México de la ópera Ascanio in Alba, de Wolfgang Amadeus Mozart.

Ahora el público ya está más acostumbrado a esa combinación de hombre y mujer en un cantante, heredera de otra voz poco común: la de los castrati.

''Es cierto que está un poco de moda. En estos días hay muchos contratenores", pero esto además de una ventaja es una desventaja: el repertorio es limitado y por la llegada a las salas de conciertos de otros contratenores ahora es mucho más competitivo", señala Asawa, estadunidense de origen japonés, en entrevista con La Jornada.

''He cantado unos 20 papeles. No sé cuántos haya, pero debe haber decenas para contratenor, sobre todo ahora con las nuevas investigaciones que han sacado a la luz muchas óperas de las que antes no habíamos escuchado nada y es necesario seguir explorando", además de que compositores contemporáneos escriben para este tipo de voz, aunque todavía no es suficiente.

''Somos capaces de salirnos de los límites y explorar compositores que no necesariamente están asociados al repertorio de los contratenores; por ejemplo, en mi más reciente recital hice Rachmaninov, Schubert y algunos compositores contemporáneos. Si uno elige el repertorio sabiamente se pueden encontrar y explorar otros repertorios como el romántico", destaca Asawa, quien ha interpretado papeles en Sueño de una noche de verano, Angeles, Giulio Cesare, Xerxes, Mitridate, Orfeo y Eurídice, mientras que en su repertorio de conciertos canta obras de Haendel, Schubert y Orff.''

Nada en el repertorio romántico

''Operísticamente hablando -prosigue- el repertorio es limitado y no podemos escapar de eso. Tenemos el del barroco, a Monteverdi, Cavalli, Vivaldi, sigue Mozart y después está en blanco, porque no hay nada en el repertorio romántico. Me encantaría cantar a Verdi o Puccini, pero no hay nada para contratenor, porque en esa época estaba de moda el contralto, así que el contratenor dejó de estar de en boga lo mismo que los castrati", cuya tesitura vocal se lograba mediante la castración del cantante en la niñez y a los cuales se les encargaba la representación de los personajes femeninos.

Contratenores y castrati existieron al mismo tiempo, pero los primeros no tenían el poder de los segundos. ''Los castrati fueron los héroes, los ganadores, porque tenían más trabajo. Sí, podemos decir que somos los castrati, modernos porque obviamente ya no los operan ¡Gracias a Dios!"

A comienzos del siglo XXI la voz de los contratenores está de moda de nuevo, añade. ''Creo que habrá suficiente trabajo para los que cantamos bien. Es grandioso que este tipo de voz haya recibido tanta atención, sobre todo en Estados Unidos. Espero que mantengamos vivo esto''.

Ascanio in Alba, en su versión de concierto, se estrena en México hoy a las 20:30 horas en la Sala de Conciertos Nezahualcóyotl, y el domingo 28 habrá una segunda función a las 18 horas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.