Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 25 de junio de 2006 Num: 590


Portada
Presentación
Bazar de asombros
El arte de Salvatore Ferragamo
MARGO GLANTZ
La voz de tus zapatos
ALBERTO RUY-SÁNCHEZ
Salvatore Ferragamo, zapatero y artista
STEFANIA RICCI
Mentiras transparentes
FELIPE GARRIDO

Columnas:
Y Ahora Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Tetraedro
JORGE MOCH

(h)ojeadas:
Reseña de Cuauhtémoc Arista sobre Un Lunático en mi novela


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 


NAIEF YEHYA
naief.yehya@gmail.com

LOS MUY OCCIDENTALES ORÍGENES DEL
FUNDAMENTALISMO ISLÁMICO (VII)

LA FUNDAMENTALIZACIÓN DE PALESTINA

A partir de 1967, Israel y Jordania comenzaron a apoyar a la Hermandad musulmana para debilitar y sabotear al gobierno sirio y a la Organización para la Liberación de Palestina. Hashemitas y sionistas mantenían una relación fría y tensa, pero pragmática, para combatir a sus mutuos enemigos. Arabia Saudita, por su parte, daba un entusiasta apoyo financiero a los fundamentalistas en Palestina. De tal manera que cuando se formó la organización que se volvería la olp, el movimiento se dividió en una rama laica: el Movimiento Nacional para la Liberación de Palestina o Fatah (1958-59), y otra islámica que permaneció aliada a la Hermandad y fue formada en buena parte por palestinos que habían estudiado y habían sido adoctrinados en Egipto. Mientras el primer grupo tenía metas nacionalistas e independentistas, el segundo, en cambio, se oponía a la creación de un Estado palestino, era leal al rey jordano y soñaba con crear un califato islámico en todo el mundo árabe (lo cual no era una idea atractiva para los palestinos cristianos). Hasta la guerra de 1967, los movimientos y partidos palestinos nasseristas, socialistas y comunistas eran extremadamente populares. Pero a medida en que la organización que lideró Yasser Arafat hasta su muerte era víctima de toda clase de ataques, represión, sabotaje y corrupción endémica, los palestinos fueron buscando otras opciones y lamentablemente muchos encontraron una respuesta a su desesperanza en la Hermandad.

EL GOLEM FUNDAMENTALISTA

Más tarde, Israel vio a un aliado en Ahmed Yassin (al cual recientemente el gobierno israelí decidió asesinar con un misil), el frágil pero flamígero líder de la Hermandad en la franja de Gaza. Inicialmente, las autoridades israelíes en los territorios ocupados lo toleraron y se hicieron de la vista gorda ante sus actividades, mientras, como apunta Robert Dreyfuss, el número de mezquitas pasó de doscientas a seiscientas en Gaza (entre 1967 y 87), la Hermandad creó una infraestructura económica y social considerable, llegaron a controlar alrededor del diez por ciento de los bienes raíces en Palestina (incluyendo comercios, viviendas y tierra de labrado), y fundaron numerosas instituciones islámicas de caridad, las cuales ante la ausencia de un Estado se convirtieron por default en la red de seguridad social. Dreyfuss recoge el testimonio de Charles Freeman, un exembajador de los eu en Arabia Saudita, quien afirma que Hamas fue producto de la organización de inteligencia doméstica israelí Shin Bet. En 1973, la solicitud de Yassin para establecer un Centro islámico fue aprobada por el gobierno de ocupación a pesar de que era una institución religiosa que buscaba controlar a todas las mezquitas y servir como centro de reclutamiento. En 1978, el gobierno de Menachem Begin autorizó a Yassin a crear una asociación islámica diseñada para restar presencia a la olp y, de hecho, como señala Ray Hanania, algunos militantes (organizados en lo que se denominaba Liga de aldeas, que eran consejos locales impuestos por las fuerzas de la ocupación para combatir a la olp), recibieron entrenamiento paramilitar del propio ejército israelí, además de que muchos fueron reclutados (por su voluntad o mediante diversos medios de extorsión y chantaje) como informadores. Yassin formó en 1987 el grupo Hamas, el cual se convirtió en un grupo terrorista que durante la década de los noventa adoptó el atentado suicida con bomba como modus operandi, y ahora ha llegado al poder en Palestina por medio del voto popular. Es inevitable comparar a este engendro con el monstruo de Frankenstein, o mejor aún, con el Golem del rabino Eliyahu de Chelm, quien en la tradición judía es un prodigioso defensor de su pueblo, y cuya obsesiva determinación lo convierte en una amenaza para los judíos y termina aplastando a su creador.

LAS FLAMAS DEL PARLAMENTO

La cisma en la sociedad palestina no ha hecho más que agravarse. Recientemente las fuerzas leales al presidente Mahmoud Abbas confrontaron a las milicias de Hamas en Gaza por el control de las calles. De acuerdo con el diario inglés, The Guardian, el 23 de mayo pasado las fuerza de seguridad de Fatah pelearon contra Hamas con ametralladoras y granadas. El 13 de junio, Fatah optó por prenderle fuego al Parlamento y por secuestrar a un ministro de Hamas tras una confrontación en Rafah. Siempre es devastador cuando alguien decide incendiar a la democracia para salvarla.