Usted está aquí: Inicio Cultura Enrique Dussel propone acercarnos cada vez más a la utopía de una sociedad justa y libre

Presentaron 20 tesis de política, libro del filósofo, publicado por Siglo XXI

Enrique Dussel propone acercarnos cada vez más a la utopía de una sociedad justa y libre

ARTURO JIMENEZ

Encontrar, desde la teoría política, referencias concretas a la disyuntiva entre dos visiones del mundo en la actual coyuntura electoral; al auge de los movimientos sociales y políticos de izquierda en América, la reivindicación de términos como populismo, o la revaloración del concepto de poder y de su ejercicio como un ''mandar obedeciendo", que manejan los neozapatistas y manejaron mayas o mexicas e inclusive los antiguos griegos, justifican de manera más que suficiente el libro 20 tesis de política, de Enrique Dussel.

Así quedó claro tras la presentación, la noche del jueves, de ese texto del filósofo argentino-mexicano y en la que participaron Héctor Díaz Polanco, Guillermo Almeyra y el autor, quien dijo que el pequeño volumen, publicado por Siglo XXI Editores, retoma y precisa planteamientos hechos en otros de sus muchos libros y que su intención es acercar a los lectores planteamientos complejos de manera sencilla, sobre todo a los jóvenes.

Señaló que miles de movimientos sociales en el mundo ven a la política como ''algo sucio" y rechazan el poder por su naturaleza de dominación, pero puede conceptualizarse y asumirse de otra manera y ''servir a la gente en vez de servirse de la gente".

En esencia y en su origen, agregó, la política no es corrupción ni dominación, sino unidad de voluntades. Por eso, continuó, cuando no hay consenso ni satisfacción de las necesidades, los sectores sociales más afectados comienzan a buscar cambios en ese orden establecido.

Los ideales del comunismo y la utopía de una sociedad justa y libre, indicó, son un principio regulativo o una guía, como la Estrella Polar para los navegantes chinos, aunque nunca se pueda llegar a ellos, lo importante es, precisó, acercarse cada vez más.

Luego de dudar de ciertos planteamientos conservadores y de otros anarquistas, asumió que las instituciones son necesarias, pero deben ser cambiadas cuando se ''fetichizan".

Las cosas deben apuntar, consideró, no a un Estado mínimo o a uno máximo, sino a un ''Estado máximo de subjetivación responsable".

Todos estos temas y otros más, ilustró Dussel, se discuten hoy en México de muchos modos. Se vivió en las campañas políticas una ''lucha sucia", pero fueron los contrarios a un cambio los que la comenzaron. ''Es una consigna internacional, se la hicieron a Evo Morales en Bolivia", dijo, y agregó que la izquierda debe aprender aún muchas cosas.

Por el poder obedencial

Héctor Díaz Polanco, quien hizo un amplio comentario y análisis de 20 tesis de política, señaló: ''Desde el arranque, el autor nos proporciona los ejes de su empresa. Se trata, dice, de ponerse a tono con las grandes transformaciones que están viviendo los pueblos, creando 'una nueva teoría', una 'interpretación' que sea coherente con tales cambios".

Y más adelante: ''El desafío para la izquierda (es la posición desde la que habla el autor), es entrar en una decidida 'renovación ética, teórica y práctica', que le permita pasar a lo que llama 'la responsabilidad democrático política' de ejercer una nueva forma de poder, que Dussel denomina 'poder obedencial'".

Mientras, Guillermo Almeyra, colaborador de La Jornada, dijo: ''Dussel defiende firme y teóricamente que la soberanía descansa en la comunidad política, en el pueblo, y que el derecho avanza con las luchas, y no con la realización del llamado derecho natural identificado con el pasado europeo. En su visión del pueblo recurre a la historia y a los conceptos mayas y aztecas al respecto, que dan la base para la diferenciación del concepto de pueblo en América Latina con respecto a la connotación que el mismo tiene en Europa".

Como Maquiavelo con El príncipe, concluyó Almeyra, Dussel ha escrito ''un librito" de gran utilidad política y científica.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.