Usted está aquí: Inicio Mundo Murió el líder separatista checheno Shamil Basayev

Rusia lo consideraba "terrorista número uno" del país

Murió el líder separatista checheno Shamil Basayev

Partidarios confirman el deceso y lo declaran "mártir"

JUAN PABLO DUCH CORRESPONSAL

Moscú, 10 de julio. Seis años y medio después de iniciada la segunda guerra en la república norcaucásica de Chechenia, el Kremlin pudo por fin este lunes anunciar la muerte de quien consideraba "terrorista número uno" en Rusia, Shamil Basayev, líder del sector más radical del separatismo checheno, por cuya cabeza ofrecía 10 millones de dólares de recompensa.

En circunstancias aún poco claras, Basayev -a sus 41 años de edad irreconciliable enemigo de Rusia y principal impulsor de las ideas wahabitas en el Cáucaso del Norte- perdió la vida la madrugada de hoy cerca del poblado de Ekayevo, en la república de Ingushetia, colindante con Chechenia.

Dado por muerto "con plena certeza" por las autoridades rusas en cinco ocasiones desde mayo de 2000, esta vez, la sexta, es la primera cuya veracidad confirma la comandancia independentista a través de Kavkaz-Centr, una de sus páginas web, al declarar "mártir" a Basayev.

Circulan versiones encontradas acerca de lo que realmente ocurrió esta madrugada en Ingushetia.

Desde temprano, las agencias noticiosas locales informaron sobre una fuerte explosión, "aparentemente accidental", de un camión de carga. De acuerdo con estos despachos, al inspeccionar el lugar de los hechos, elementos del servicio de seguridad de Ingushetia concluyeron que el vehículo llevaba gran cantidad de explosivos y encontraron fragmentos de varios cuerpos, que no pudieron identificar.

Pero nueve horas después, la televisión pública de Rusia transmitió imágenes del momento solemne en que Nikolai Patrushev, director del Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso), informó al presidente Vladimir Putin que Basayev "fue eliminado en el curso de una operación especial" del organismo sucesor de la KGB soviética.

Aunque no proporcionó detalles de la operación, el titular del FSB dio a entender que se ubicó a Basayev "gracias al trabajo realizado en países donde se reunían armas" para la guerrilla chechena.

De la enigmática frase, los medios electrónicos cercanos al Kremlin infieren que los servicios secretos rusos colocaron una bomba en el camión que llevaba los explosivos, pero ninguno se pregunta si no hubiera sido más sencillo -y mayor golpe de efecto- capturar vivo a Basayev.

Según Patrushev, el jefe militar checheno planeaba realizar un ataque en el sur del país para interrumpir la cumbre anual del Grupo de los Ocho que se llevará a cabo dentro de unos días en San Petersburgo, en la cual Putin será anfitrión de los dirigentes de los países más industrializados.

Putin anuncia condecoraciones

El mandatario ruso adelantó que va a condecorar a todos los participantes en la operación contra Basayev, lo cual presupone también repartir entre ellos la multimillonaria recompensa, y advirtió que no se puede bajar la guardia porque "la amenaza terrorista sigue siendo muy grande".

Los separatistas desmienten la "operación especial" del FSB en Ingushetia y aseguran que Basayev murió de modo completamente casual. Sostienen que se produjo un fuerte estallido cuando varios combatientes estaban trasladando parte de los explosivos del camión de carga a tres coches, en uno de los cuales iba Basayev.

Ambas versiones sólo coinciden en que quedaron destrozados los cuerpos de quienes se encontraban ahí, por lo cual se tendrán que efectuar pruebas de ADN a distintos fragmentos para determinar si, en efecto, entre los muertos figura el hombre más buscado por los servicios secretos rusos.

El nombre de Basayev se asocia con la toma de rehenes en la escuela de Beslán en Osetia del Norte y el teatro Dubrovka de esta capital, la caída de dos aviones de pasajeros dinamitados en vuelo, los numerosos atentados suicidas en Moscú y otras ciudades rusas y el asesinato de Ahmad Kadyrov, primer gobernante pro ruso de Chechenia, entre otros cruentos capítulos de un largo historial de violencia.

Pero aún tendrá que pasar mucho tiempo para que se puedan escribir, con el debido respaldo documental, las páginas más controvertidas de su biografía no oficial que apuntan a que Basayev, en la segunda mitad de los años ochenta, recibió financiamiento de la Dirección General de Inteligencia del ejército ruso, que en aquella época intentó contraponer a las principales figuras del separatismo con el entonces presidente de Chechenia, Aslan Masjadov.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.