Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 30 de julio de 2006 Num: 595


Portada
Presentación
Bazar de asombros
Democracia y Legitimidad
Elecciones de Estado
MARCO ANTONIO CAMPOS
Lo que el viento a Juárez
Mentiras transparentes
FELIPE GARRIDO

Columnas:
A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUIA

Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Teatro
NOÉ MORALES MUÑOZ


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 


ANGELICA ABELLEYRA

EMILIENNE DE LEÓN: A CONSTRUIR PARIDAD

Tiene la firme convicción de que invertir en mujeres construye paridad. No hace asistencialismo ni filantropía. Hace que las mujeres sean pares en el ejercicio de sus vidas, con derecho a un trabajo digno y bien remunerado, con derecho a la salud, a la sexualidad, a la educación, a la vida sin violencia. Y sin ser feminista desde la academia, Emilienne de León lo es desde su vivencia para luchar por su utopía: terminar con la desigualdad.

Empezó hace veinte años a trabajar con las mujeres. Casi por destino. Primero trabajó en un centro de vinculación tecnológica creado por la unam y empresas en electrónica para enlazar los avances que en esta materia fluían de los centros públicos de investigación hacia la ip. Más tarde, se acercó a la unorca –Unión Nacional de Organizaciones Campesinas– para implementar un sistema de cómputo para procesos de comercialización. El enfoque social la prendó. De inmediato tuvo un nexo con grupos de mujeres campesinas y se acercó a este sector tan ligado a la marginalidad.

Algo que ayuda a entender su historia son sus padres anarquistas. Él, un arquitecto mexicano involucrado con movimientos obreros; ella, una refugiada española que había sufrido cárcel durante la Guerra civil. Hija única, el aire de igualdad social que respiró en casa le sirvió de cimiento para sus pasos futuros entre la traducción del francés e inglés de la Enciclopedia Anarquista, la organización de círculos de lectura con colegas de izquierda y el estudio de Relaciones internacionales en la unam. De su padre recuerda sobre todo un lema anarquista que dice: "A cada quien según sus necesidades y de cada quien según sus capacidades."

Dado que en la universidad proliferaban lecturas y discusiones entorno del marxismo-leninismo, mala mancuerna con el anarquismo que la joven vivía en casa, su padre le reforzó lecturas de Bakunin, Kropotkin y Proudhon, más textos sobre Emiliano Zapata, que avivaron la vena libertaria de Emilienne junto con su creencia en el conocimiento como el bien más preciado.

Y así ha sido antes y ahora: la información, el conocimiento, es lo que busca diseminar. Tras aquella experiencia en el centro de tecnología se lanzó por la vía independiente, vinculándose al Movimiento Ciudadano por la Democracia y otorgando asesoría a grupos de derechos humanos y de mujeres. Le hacía eco el feminismo que reivindica el derecho de decisión sobre el propio cuerpo, pero cree que para lograr cambios profundos, a este acercamiento individual, profundo y libertario, debe sumarse una lucha con sentido social del trabajo femenino y la generación de liderazgos colectivos.

Ambas vertientes las impulsa al frente de Semillas (Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer) desde hace siete años como su directora ejecutiva. Y aunque no niega su sangre anarquista, cree que las instituciones no gubernamentales permiten el diálogo, la propuesta, la crítica, el avance. Así ha sido en este organismo que desde 1990 ha otorgado 18 millones de pesos a 207 proyectos de mujeres: indígenas mixes en Oaxaca que enfrentaron judicialmente el caso de abuso sexual de un maestro contra una niña con discapacidad; una radio purépecha en Michoacán que difunde los derechos sexuales y reproductivos de jóvenes; apoyo a parteras en Chiapas y Morelos; difusión de derechos laborales entre trabajadoras de la maquila en Tijuana; campesinas ñhañús en Querétaro que, además de mejorar su producción de hongo seta para nutrimento de la comunidad, usaron el teatro para develar sus problemas de violencia intrafamiliar, entre otros proyectos con trabajadoras sexuales, lesbianas, mujeres con vih y trabajadoras domésticas. Mujeres marginadas y marginales.

Por esta labor en Semillas, y antes, De León recibió en mayo de 2005 el reconocimiento como una de las "21 Leaders for the 21st. Century" que otorga el portal Women’s eNews. La actriz Jane Fonda y la activista iraní Shirin Ebadi –Premio Nobel de la Paz– han sido también galardonadas con este premio por su labor en pro de las mujeres.

Así, alejada de todo rasgo de caridad, gritando a los cuatro vientos ¡Viva la diferencia! ¡Muera la desigualdad!, Emilienne se volvió especialista en procurar fondos a Semillas para la inversión social. No dan microcréditos ni dirigen sus esfuerzos a la rama productiva en especial, sino que buscan educomunicar, divulgar los derechos de las mujeres en todos los aspectos de su vida personal y colectiva, porque sólo con un cambio profundo y sostenido pueden generarse seres humanos pares, aunque diferentes.