Usted está aquí: Inicio Cultura Explora Roberto Cortázar fusión de gestualidad y volumen en exposición

Presenta Saturno en el mundo de los paRRicidas en el museo Amparo, de Puebla

Explora Roberto Cortázar fusión de gestualidad y volumen en exposición

Con influencias de Goya, el pintor mexicano destaca el auxilio del Photoshop para crear

MERRY MACMASTERS ENVIADA

Ampliar la imagen Roberto Cortázar con una de sus obras Foto: Cortesía museo Amparo

Puebla, 10 de septiembre. Una fusión de la gestualidad y el volumen acomodado en el espacio permea el trabajo más reciente del pintor Roberto Cortázar (Distrito Federal, 1962), cuyos óleos se han agrupado bajo el título Saturno en el mundo de los paRRicidas, exposición que puede apreciarse en el museo Amparo, calle 2 Sur, número 708, Centro Histórico de la capital poblana.

Conocido por su destreza como dibujante, cuando Cortázar cumplió 32 años decidió encerrarse en su estudio más de una década para emprender un trabajo sistemático y hacer cuadros figurativos "muy rigorosos. Casi diría que era para tener una estructura ósea lo suficientemente fuerte para con ello ir a cualquier sitio", expresa. Roberto Cortázar cree en las profundizaciones, de idea, de forma, de intencionalidad.

La figura humana, entonces, no ha dejado de presidir su obra, pero ahora su representación minuciosa entabla una batalla con gruesos trazos gestuales.

Concluido dicho periodo de encierro, Cortázar realizó la pieza que da nombre a la exposición. Este óleo es una variación del cuadro Saturno (1820-1823), de Francisco de Goya, y cuestiona por qué el artista español, cuando ya no recibía encargos, pintó a ese personaje mitológico devorando a sus hijos.

Después, continúa el entrevistado, "encontré un grupo escultórico griego, llamado Los tiranicidas, que conlleva una discusión paralela, porque son personas que se oponían a la tiranía griega, que conforma lo que llamamos democracia en la noción de Atenas".

Para Cortázar, el arte tiene una historia propia del proceso humano: "Si leemos lo que propiamente hacen los historiadores, tenemos casi siempre una narración del poder. Pero, hay un acervo histórico en muchos otros lugares. Me interesó el de las imágenes. He tratado de desarrollar esta idea donde las imágenes a lo largo de la historia del arte tienen una noción del mundo propia, única y paralela. Me atraparon la atención de esos temas que pueden ser paralelos en culturas y tiempos totalmente independientes. En los cuadros de la exposición que presento trato de descifrar que el arte es más autogobierno que sistema. Me interesa lo que el arte plantea como posible, a lo humano, en fin".

En cuanto a la forma, a Cortázar se le presentó un "problema: Me gustan mucho los dibujos gestuales de Giacometti o cierto momento de Picasso. Inclusive, llegué a la conclusión de que los bañistas de Picasso de los años 30 son las obras perfectas. Pero también me fascina de manera obsesiva cómo el volumen se acomoda en el espacio, por ejemplo, un volumen de Leonardo da Vinci. Entonces, lo que hice fue fusionarlos".

Bocetos en Photoshop

Las 24 piezas, de formatos grandes de 2.50 x 1.50 metros y pequeños de 40 x 30 centímetros, que Cortázar exhibe en el museo Amparo, fueron bocetadas en Photoshop, lo que le permite "una rapidez y espontaneidad bárbaras". De hecho, trabajar en computadora motivó al artista a crear bocetos.

Explica: "Para la pintura figurativa el boceto hoy por hoy es un mito. Dibujaba en cuadernos, en paneles o en grandes cuadros, pero cada uno era una composición, no era en realidad un soporte para un cuadro. El espacio en que ponía el modelo era el cuadro. Ahora no, descubrí estos programas, cuya agilidad se me hizo un juego fascinante. Entonces, casi siempre son imágenes que veo en esas noches que no puedo dormir, o en cierta pausa del día.

"La imagen la tengo en la memoria y digo, claro, vamos a cortar aquí la figura y rehacerla. En ese momento agarro el Photoshop y rapidísimo, la guardo en el programa. A los cuatro o cinco días vuelvo a ver la imagen, hago un sinfín de variaciones, corrijo pequeñísimos detalles, pero casi siempre regreso a lo primero que hice. Eso lo imprimo en una hoja a modo de partitura, boceto, y lo transfiero textualmente al cuadro grande. Pero al hacerlo, la materia pictórica y el tiempo de elaboración modifican el contenido esencial de la imagen, aunque las formas y su distribución en el plano del cuadro, están perfectamente definidas desde antes."

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.