Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 1 de octubre de 2006 Num: 604


Portada
Presentación
Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA
Una visita a Breendonk
MARCO ANTONIO CAMPOS
Fastos de Ulan Bator
LEANDRO ARELLANO
El largo aliento de Raymond Chandler
ADRIÁN MEDINA LIBERTY
Calles mezquinas . . .
BRADBURN YOUNG
El bueno, el feo y el malo
JUAN TOVAR
El Nobel y la prueba del siete
RICARDO BADA
Al vuelo
ROGELIO GUEDEA
Mentiras transparentes
FELIPE GARRIDO

Columnas:
Y Ahora Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Indicavía Sonorosa
ALONSO ARREOLA

Tetraedro
JORGE MOCH

Novela
Reseña de Jorge Alberto Gudiño Hernández sobre Colección de monstruos pretéritos


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

LAS ARTES SIN MUSA

ALONSOARREOLA
alarreo@yahoo.com

PARA UN SOUNDTRACK COTIDIANO

Mi amigo X hace música para telenovelas. (No me refiero a los temas de la entrada o salida de los créditos, encargados siempre a "artistas" de renombre, sino a los motivos incidentales que suenan a lo largo de la historia enfatizando los tristes amores de algún Carlos Julián y alguna María Isabela, las felonías de Gustavo Enrique, las intrigas de Fernanda Esther, las bondades de un "tata" Ignacio de barbas muy postizas o la insoportable simpatía de un niño llamado, verbigracia, Guillermito.) Detrás de cada rostro inmovilizado por el dolor o la furia, por el gozo o la incertidumbre, este amigo mío debe aportar un acorde pausado, un ritmo alegre o una tétrica melodía que alargue la sensación creada por los… –cuesta trabajo decirlo– actores.

Cabe aclarar que mi amigo X es feliz. (Protejo su identidad por iniciativa propia, ignorante como soy de las huestes televisivas.) Gracias a las múltiples transmisiones de su trabajo en América, Europa y hasta en Asia, así como a las fluctuaciones de horarios y a las transgresiones entre los mismos, X puede dedicarse con holgura a músicas de mayor trascendencia que –ésas sí– intenten incidir en la cotidiana realidad. Tal es la necesidad de muchos creadores, aquí y en otras partes del globo, abocados a sobrevivir trivializando conocimientos por un lado, para luego exhibirlos con amplitud por el otro. ¡Qué se le va a hacer!

Así como mi amigo X, mi amigo Y produce discos para intérpretes tipo La Academia y realitys similares, mientras que mi amigo Z compone jingles para anuncios comerciales. Todos en igualdad de circunstancias (una familia que alimentar) han tenido que sucumbir a la construcción del soundtrack de miles de personas desconocidas para entonces poder armarse uno propio. Esto me acongoja un poco porque, paradójicamente, los personajes de telenovela nunca escuchan música, ni silban, ni canturrean –ya no pidamos que usen la radio o siquiera un iPOD. Pero claro, si no pierden el valioso tiempo de sus filosóficos diálogos en micciones, estornudos, flatulencias o en atender timbres y teléfonos, cuantimenos encenderán algún estéreo para hacerse un poco más reales. No señor. Ellos se conforman con mirarse al espejo, pensar en voz alta ("me la vas a pagar Marcos Rodrigo") y sonreír diabólicamente segundos antes de un repentino tamborazo grabado por alguno de mis amigos X, Y o Z: "trántantan-trántantan…".

Pero bueno, como algunos no podemos ni queremos simplificar la banda sonora de la vida, ni queremos pertenecer al mundo onírico de las telenovelas mexicanas (tenemos suficiente con las "de a deveras"), pongo aquí cuatro recomendaciones recién salidas de los hornos de la industria musical que los harán sentirse más… –¿cómo decirlo?– de carne y hueso.

EL NUEVO DE THOM YORKE, PARA LA ESCENA DE AMOR

Nada mejor para el acto carnal que el trabajo solista del cantante de Radiohead. Siempre con tesituras agudas y letras de profunda sustancia, The Eraser –que así se llama el álbum– es eficiente por sus mínimas programaciones, teclados etéreos y plásticas guitarras. Digamos que, como en todo acto de buen amor, cumple con la premisa de que "menos es más"... O de que "más es menos", que el lector decida. Perfecto para sustentar el preludio amatorio.

UN SIGLO DEL RUISEÑOR, PARA COMPARTIR CON LA FAMILIA

Preciosa edición con dos placas (un CD y otro DVD) en los que se concentran veintisiete temas inéditos en formato digital más un documental sobre la vida y obra de Guty Cárdenas, resulta eficiente para mostrarle a la familia una conciencia histórica llena de sensibilidad, al calor de la sobremesa. Editado por discos Corason, contiene textos de alto valor y belleza, como el que escribiera Nicolás Guillén en La Habana tras un encuentro de copas con el llamado "ruiseñor yucateco". Ideal para brindar por los que ya no están.

CHRISTIAN MCBRIDE EN EL TONIC, PARA INICIAR LA NOCHE

En la soledad del automóvil, el contrabajo de McBride, grabado en el club Tonic de Nueva York al lado de los mejores "gatos" del jazz improvisado, nos pone a tono para el viaje de una certeza fundamental: se puede renovar la tradición, pero nunca hay que perderla de vista. Así lo demuestran sus tres discos y su mucha pero mucha grasa con olor a rock y vanguardia. Excelente para dirigir unas palabras aleccionadoras a los amigos que van incorporándose en el trayecto.

OUTKAST, IDLEWILD, PARA EL DESENCUENTRO

Refinado dentro del grotesco mundo de los raperos norteamericanos, el dúo de Outkast presenta este disco con veinticinco temas que, por si fuera poco, también hace las veces de soundtrack –ya que estábamos en eso– de la película del mismo nombre en la que actúan y fungen como productores. Perfecta para enmarcar alguna discusión de orden político a propósito de plantones, dobles presidentes o violencias oaxaqueñas, esta "ópera rap" nos pone al día con la mejor música urbana del momento. Digamos que se presta para lanzar consignas en la calle.