Usted está aquí: Inicio Deportes La competencia por los puestos secundarios, atractivo en la Champ Car

Mario Domínguez confía en su conocimiento del Autódromo Hermanos Rodríguez

La competencia por los puestos secundarios, atractivo en la Champ Car

El mexicano compartirá equipo con el brasileño Antonio Pizzonia, piloto de pruebas de la F-1

ABRIL DEL RIOA

Ampliar la imagen Mario Domínguez y David Martínez posan en el Hermanos Rodríguez, previo al arranque del cierre del campeonato 2006 Foto: Cristina Rodríguez

A pesar de que el campeonato de la Champ Car 2006 ya está definido y pertenece por tercer año consecutivo al francés Sebastien Bourdais, el cierre de la campaña desde hoy y hasta al domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez, ofrecerá la competencia por los puestos secundarios, la participación de dos y de algunas figuras del volante.

Mario Domínguez saldrá a la pista como la carta fuerte de México en la búsqueda de la bandera a cuadros, o al menos de repetir el tercer lugar que logró hace dos años, mientras el juvenil regiomontano David Martínez debutará en la categoría, invitado sólo para esta última carera por el prestigiado equipo Forsythe.

Domínguez ha insistido mucho en la motivación con que llega al cierre de la Champ Car, con el antecedente del tercer lugar en Australia, el único buen resultado después de un año para el olvido, pues por desacuerdos y circunstancias adversas cambió tres veces de escudería.

Mario recibió la oportunidad del equipo Rocketsport, en el que será coequipero de otro invitado para el cierre, el brasileño Antonio Pizzonia, quien se unió al serial estadunidense con el propósito de no perder la forma que ha desarrollado como piloto de pruebas durante los recientes tres años en la Fórmula Uno, con Jaguar y Williams, donde sustituyó en algunas carreras al alemán Ralph Schumacher.

Pizzonia, quien espera continuar el año entrante en la máxima categoría, comentó que la diferencia entre la F-1 y la Champ Car es "muy grande", aunque no tanto por el poder de los bólidos, sino porque en la estadunidense "se puede manejar más tranquilo, sin tanta presión, pues allá (en la F-1) te exigen resultados de inmediato por las altas inversiones que están en juego", señaló.

Al margen de la figura que implique su coequipero Pizzonia, del dominio absoluto de Bourdais o del despliegue que realicen otros de experiencia como el también brasileño Bruno Junqueira, el español Oriol Serbiá o el francés Nelson Phillippe, el mexicano Domínguez indicó que la dificultad de esta carrera estará en el trazado, pues por primera vez se incluyó la curva peraltada.

A pesar de que se delineó una curva chicana para frenar un tanto el peligro de la peraltada, Domínguez insistió en que su conocimiento sobre la pista podrá significar alguna diferencia, además de que espera que el equipo le entregue un auto competitivo, pues cuenta con buena información técnica.

Los pilotos compartieron ayer la tradicional bendición de la carrera, y a partir de las 9 de la mañana de hoy arrancarán los motores para correrlos estos fórmulas por última vez, pues para la campaña siguiente los monoplazas serán sustituidos por los modelos Panoz DP01, cuyo domi será exhibido durante el evento.

Federico Alamán, director de Ocesa Deportes, se mostró satisfecho por la respuesta del público. Afirmó que la venta de boletos ha superado las expectativas, pues se habrían negociado 85 por ciento de las entradas.

El dirigente comentó que está asegurado el Gran Premio 2007, así como una tercera visita a México de la serie Rolex, en marzo próximo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.