Usted está aquí: Inicio Espectáculos Festen aborda el abuso intrafamiliar con un lenguaje abiertamente chilango

Maduras actuaciones de Diego Luna, José María Yazpik y Diana Bracho

Festen aborda el abuso intrafamiliar con un lenguaje abiertamente chilango

TANIA MOLINA RAMIREZ

Ampliar la imagen José María Yazpik, Diego Luna y Karina Gidi, en una escena de la obra Foto: María Meléndrez Parada

Llega el día de festejar el cumpleaños 60 de Helge Klingenfeldt. Su familia y sus amigos de la logia están reunidos. Pero la cloaca está a punto de ser destapada.

Por primera vez en México se monta la obra Festen, basada en la película del mismo nombre, escrita y dirigida por el danés Thomas Vinterberg (1995). Se trata de la primera cinta filmada bajo los preceptos de Dogma 95.

La idea de traerla a México surgió cuando el productor Claudio Carrera la vio en Londres (la adaptación teatral de David Eldrige, que tuvo gran éxito).

Desde la semana pasada se puede ver esta obra en el teatro Helénico, con un elenco en el que destacan Diego Luna, Diana Bracho, Mónica Dionne, José María Yazpik y Luis Rábago. Será representada todos los días durante 10 semanas. (Los boletos para las próximas dos semanas están agotados.)

El tema de Festen es actual: el ocultamiento, la verdad incómoda y lo que ocurre cuando alguien tiene valor para decirla.

Está llena de personajes oscuros, complicados, escondidos bajo montones de capas de cebolla. Sin embargo, el sentido del humor y la ironía de ciertos diálogos salvan al espectador de irse hundiendo paulatinamente en su butaca.

Con la dirección de Martín Acosta, la adaptación de Eldrige y el diseño de escenografía e iluminación de Alejandro Luna, la puesta en escena resulta afortunada. El modo de resolver ciertas escenas de la película funciona aquí, pues se utilizan recursos que dan mayor agilidad a la obra (en una cama se recrean tres escenas al mismo tiempo).

Diego Luna regresa

Diego Luna regresa al teatro y lo hace con la interpretación madura del atormentado Christian. José María Yazpik interpreta con naturalidad al desquiciante y patán hermano menor, Michael, mientras Mónica Dionne es la fresca hermana Helene.

La madre, Else, quizá el más complicado de los personajes, es interpretada convincentemente por Diana Bracho, quien parece ausente la mayor parte del tiempo, tal como haría alguien que se resiste a enfrentar la realidad.

Desde el inicio la obra muestra la podredumbre emocional y, por tanto, el espectador difícilmente se sorprende cuando se destapa la cloaca (a diferencia de la película, en la cual la revelación de la verdad cae como bomba).

La chilanguización de la obra dificulta que el espectador pueda meterse completamente en ella.

Festen está situada en Dinamarca. Los nombres y bebidas remiten al país europeo, pero el lenguaje coloquial chilango ("pinche", "cabrón") hace ruido (¿será el equivalente a los términos usados en el original danés?), aunque quizá permita al espectador mexicano identificarse más fácilmente con la obra y sentir que el tema es actual y cercano.

Festen se presenta hasta la primera semana de enero en el Teatro Helénico. Av. Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn. Tel. 3640-3139.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.