Usted está aquí: domingo 26 de noviembre de 2006 Opinión Navegaciones

Navegaciones

PEDRO MIGUEL

¿Dualidad de poderes?

Referencias a un viejo debate

El "empate catastrófico" de Gramsci

En la navegación del 21 de septiembre mencioné el tema del poder dual, algo que tal vez venga a cuento en el México de fines de 2006. La dualidad más llamativa es ciertamente la de una Presidencia Legítima y una Presidencia Constitucional, pero no es la única: también coexisten, en ámbitos regionales, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y Ulises Ruiz, o las juntas de buen gobierno zapatistas y el gobierno de Chiapas, o instancias municipales enfrentadas en comunidades de La Montaña, en Guerrero. Antecedentes: "La soberana Convención de Aguascalientes nombró presidentes de la República para resolver el vacío de poder derivado de la lucha contra la usurpación de Victoriano Huerta. En épocas más recientes, Manuel J. Clouthier formó un gabinete paralelo luego del fraude electoral de 1988. Después, en 1994, el movimiento democrático declaró a Amado Avendaño gobernador en rebeldía en el estado de Chiapas, ante el fraude electoral que el PRI realizó", apuntaba Martí Batres en estas páginas hace cosa de tres meses.

http://www.jornada.unam.mx/2006/09/18/009a1pol.php

http://www.jir.org.ve/article.php3?id_article=242

http://www.columbia.edu/cu/ilas/publications/papers/Benitezpaper.htm

http://www.laneta.apc.org/tlachinollan/informe.htm

http://www.jornada.unam.mx/2006/09/07/025a1pol.php

La simple idea de una autoridad doble causa incertidumbre y angustia en muchos ciudadanos comunes, y es entendible: hay que tenerle mucho amor a las emociones fuertes para estar a gusto en un barco con dos timones y dos capitanes que se detestan el uno al otro. La desazón hace estragos también en los entornos de los presidentes: muchos calderonistas que se mofan en público de la reciente toma de protesta de López Obrador se angustian, en privado, por los estrechísimos márgenes que el Legítimo va a dejarle al Constitucional. Por su parte, los pejistas que celebran la asunción de su gallo se deprimen en la intimidad porque reconocen que el acto del 20 de noviembre en el Zócalo tiene algo o mucho de simbólico.

Tal vez sea bueno para todos reconocer que la unicidad del poder dista mucho de ser un absoluto y que la realidad está plagada de pequeñas y grandes dualidades de facto. ¿No existe acaso una dualidad de poderes institucionalizada y permanente entre el director general de Pemex y el secretario de Hacienda? El principio mismo de división de poderes, ¿no establece una convivencia forzada entre autoridades que pueden anular mutuamente sus actos? ¿Nadie ha visto la manera en que un niño le saca partido a las diferencias de criterio entre papá y mamá? Acaso debamos acostumbrarnos a que la vida tiene momentos de confrontación que se traducen en ambigüedad. Y no estaría del todo mal acudir a los autores marxistas, que son quienes más se han ocupado de esta cosa de poder dual:

"El doble poder se manifiesta en la existencia de dos gobiernos: uno es el gobierno principal, el verdadero, el real gobierno de la burguesía: el gobierno provisional de Lvov y Cía., que tiene en sus manos todos los resortes del poder; el otro es un gobierno suplementario y paralelo, de 'control', encarnado por los Soviets de diputados obreros y soldados de Petrogrado, que no tiene en sus manos ningún resorte del poder, pero que descansa directamente en el apoyo de la mayoría indiscutible y absoluta del pueblo, en los obreros y soldados armados", afirmaba Lenin.

"La dualidad de poderes no sólo presupone, sino que, en general, excluye la división del poder en dos segmentos y todo equilibrio formal de poderes. No es un hecho constitucional, sino revolucionario, que atestigua que la ruptura del equilibrio social ha roto ya la superestructura del Estado. La dualidad de poderes surge allí donde las clases adversas se apoyan ya en organizaciones estables substancialmente incompatibles entre sí y que a cada paso se eliminan mutuamente en la dirección del país. La parte del poder correspondiente a cada una de las dos clases combatientes responde a la proporción de fuerzas sociales y al curso de la lucha", escribía por su parte Trotsky. Pero entre la Revolución de Octubre y nuestra época han pasado casi cien años, y no ha sido en vano: hoy resulta escalofriante la naturalidad con la que el buen Lev Davídovich concluye que "la escisión del poder sólo puede conducir a la guerra civil", y además los planteamientos de ambos dirigentes rusos están llenos de referencias que hoy resultan a todas luces caducas, como la revolución del proletariado. Ya en los años 30, el dirigente catalán Andreu Nin señalaba que la noción trotskista resultaba inaplicable en el contexto español de la época y se quejaba: "Sería un procedimiento absolutamente extraño al marxismo el de trasladar mecánicamente a España la experiencia rusa, tal y como pretenden los desgraciados adeptos de Trotsky que, sin raíces ni prestigio en nuestro movimiento obrero, se esfuerzan en vano en desacreditar a la vanguardia revolucionaria española".

Para colmo, buena parte de los marxistas contemporáneos siguen enredados en disquisiciones insufribles y bizantinas. Miren nada más: "El debate clásico en torno a la dualidad de poderes reposaba sobre la convicción de que frente al poder oficial de las clases dominantes, sus instituciones, leyes y agencias, existía un embrión, suficientemente vigoroso ya, del poder 'de los de abajo', llámese éste el proletariado, la alianza obrero-campesina, comuneros o partido revolucionario. Nada más lejano pues a un 'contrapoder' que remitiera a una amorfa multitud, o a la inconmensurable multiplicidad de los cuerpos".

http://www.fundanin.org/nin2.htm

http://www.fpmr.org/mayo06i.htm

http://www.mas.org.ar/formacion/hrr/hrr1/hoja11.htm

http://www.ezln.org/revistachiapas/No15/ch15boron.html

http://www.albedrio.org/htm/articulos/cfi-005.htm

http://correodelsur.net/2005/0706/w_opinion4.shtml

http://www.marxists.org/espanol///bortenstein/1939/frente/11.htm

Una variación sobre el mismo tema es el "empate catastrófico" o "empate histórico", idea de Antonio Gramsci que está muy en boga en la Bolivia contemporánea, con su confrontación entre el gobierno popular de Evo Morales y el frente oligárquico al que debe combatir.

http://correodelsur.net/2005/0706/w_opinion4.shtml

http://clajadep.lahaine.org/articulo.php?p=5285&more=1&c=1

http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0102-69922006000100006&lng=en&nrm=&tlng=es

Vladímir Propp, paisano y (más o menos) contemporáneo de Lenin y de Trotsky, también podría aportar elementos para entender la actual circunstancia mexicana. Pienso por ejemplo en algunas de las 31 funciones en el cuento infantil, por él codificadas:

24. Pretensiones engañosas: un falso héroe reivindica para sí pretensiones engañosas.

22. El bando del rey ofreciendo la mano de su hija representa el momento de la renuncia al trono ­pues los reyes se sucedían periódicamente (cada 5-10-12 años)­, motivada por el comienzo de su impotencia mágica (vinculada a veces con su declive sexual), cuando los hijos están en edad de casarse. La empresa difícil, el matrimonio y la subida al poder son un todo indisoluble. Y además suegro y yerno son enemigos tradicionales.

http://html.rincondelvago.com/cuentos-de-hadas_vladimir-propp.html

http://miarroba.com/foros/ver.php?foroid=150159&temaid=1362541

navegaciones@yahoo.com * http://navegaciones.blogspot.com

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.