Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 3 de diciembre de 2006 Num: 613


Portada
Presentación
Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA
Más allá de la belleza
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ entrevista con YANNIS KOUNELLIS
Una muestra llamada a ser referente
EDUARDO ESPINA
Gonzalo Portocarrero, en prosa y en verso
PEDRO GRANADOS
Síncopes
(fragmentos, inédito)

ALLAN MILLS
Réquiem por un fracasado
GUSTAVO OGARRIO
Santa María de Onetti
CARLOS PASCUAL
De la corrección política
RICARDO BADA
Lo que el viento a Juárez
Mentiras transparentes
FELIPE GARRIDO

Columnas:
A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Teatro
NOÉ MORALES MUÑOZ

Señales en el Camino
MARCO ANTONIO CAMPOS

(h)ojeadas:
Reseña de Jorge Alberto Gudiño Hernández sobre Las motivaciones inútiles

Cuento
Reseña de Alejandro Michelena sobre Un rico universo narrativo


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

EN FRANCIA SE COMENTA LA VICTORIA DE JUÁREZ

Ralph Roeder en su monumental biografía Juárez y su México reseña algunas opiniones de escritores Franceses sobre el triunfo de Juárez al defender a su patria:

En Francia, la República restaurada por la comuna, dio amplias satisfacciones para el Imperio y reconoció la deuda que tenía contraída con el patriota mexicano. "Nos enseñó cómo vencer, cómo expulsar al extranjero, cómo castigar al usurpador; no hemos aprovechado la lección, pero debemos respetar al hombre que nos la dio" inscripción amarga que colgar en la corona fúnebre, pero el laurel se mezclaba con la mirra. "Fue aquel indio, aquel hombre de leyes, quien asestó el primer golpe a la fortuna insolente del hombre de diciembre, y las balas que mataron a Maximiliano en Querétaro, penetrando el pecho imperial, acabaron con el prestigio del Cesarismo, que acogió a Francia en los lazos del golpe de Estado. Al entregar su espada al rey de Prusia, en Sedán, el emperador no tenía más que un fragmento que darle: Juárez la había roto." "Tal fue ese republicano que por sí solo acabó con dos emperadores", decía otro ramo de olivo dulceamargo. "No podemos querer a un hombre cuyas grandes cualidades se han manifestado contra Francia; pero debemos honrar, cualesquiera que hayan sido sus errores, a un patriota que rechazó la invasión y del que todos dijeron que no se nos hubiera arrancado la Alsacia y la Lorena si hubiéramos tenido a un Juárez."

Ralph Roeder