Usted está aquí: viernes 8 de diciembre de 2006 Opinión Astillero

Astillero

Julio Hernández López

Gabinete de guerra

Míster PFP, ahora PGR

SG: Leche/charro/francotirador

Herejía científica en Conacyt

Ampliar la imagen El presidente Felipe Calderón se reunió ayer con los participantes en el primer Foro Parlamentario de Consulta sobre Educación Superior y Media Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de México, en el salón Manuel Avila Camacho, de Los Pinos Foto: Alfredo Guerrero /Notimex

Es una tropa de asalto la que Felipe Calderón está nombrando en diferentes cargos de gobierno. Ni un solo puente tendido al adversario, ni un solo guiño que sugiriera cierto interés en conciliar: todo para el precario vencedor, como si la diferencia de votos entre los dos finalistas hubiese sido tanta como para justificar políticas excluyentes, como si el país estuviese unido y no dividido, apaciguado y no en tensión.

Ejerciendo así el mando, Calderón deja de mandar. Entre más caprichos transforma en nombramientos burocráticos y más presiones convierte en cargos, menos espacios conserva el michoacano de Los Pinos para maniobras y zigzagueos que le serán necesarios conforme avance el tiempo políticamente envenenado (nombrando y nombrando, el esposo de la señora Margarita va quedando como los pintores que se entrampan al fondo del cuarto cuyo piso iban coloreando). Fox disfrutó de una luna de miel política, pero Calderón apenas ha tenido tiempo para una burocrática medialuna de designaciones: felicidad restringida, ínfima, suficiente apenas para nombrar y luego encarar (por razones lejanas este tecleador ha recordado de pronto una de las novelas de Javier Marías: Mañana en la batalla piensa en mí, título tomado de una frase de Shakespeare).

Gabinete de guerra en el que aparece nítidamente delineada la santísima trinidad calderónica: represión, trasnacionales y extrema derecha. El Señor de la Muerte parece ser solamente Francisco Ramírez Acuña, pero el jalisciense no es más que un personaje político de segundo nivel al que el sistema de pagos de apuestas ha colocado temporalmente en una posición superior (Frac es lo mismo que Creel pero en sentido inverso; éste fue un fracaso por su extrema debilidad manifiesta, aquél presume de una mano dura cuya rural enunciación ya ha comenzado a generar desgastes). Frente a Frac (contra él, a la primera oportunidad) está la dupla que no fanfarronea con el uso de la fuerza porque en realidad la tiene a su plena disposición: Míster PFP es ahora el procurador general de la República, de tal manera que las glorias operativas de los chicos de gris y negro tendrán ahora abogado defensor de oficio en la persona de Eduardo Medina Mora, en quien convergen el control de la secretaría federal de seguridad pública, a cargo formal pero no político de Genaro García Luna, que era director de la Agencia Federal de Investigación, y la propia PGR. Medina Mora todopoderoso que cuenta también con el apoyo familiar en los ámbitos bancarios y con un aliado esencial, Luis Téllez, el estratégico secretario de Comunicaciones y Transportes que es el comisionado del Grupo Carlyle (es decir, de los Bush y sus negocios bélicos) en México. PGR, SSP federal, PFP, AFI, SCT, Carlyle. ¡Uf: negocios y política, política y dinero: represión y trasnacionales!

Nombramientos de menor talla dan igual percepción: el felipismo pretende librar a lo largo del sexenio una cruzada de exterminio de lo que le es diverso u opuesto. Llevar al yunquista Juan Carlos Romero Hicks al Conacyt es una herejía científica; si Chepina fue llevada con todo y cocina a la SEP porque en Gobernación no la querían, el conservador Romero Hicks fue enviado al Conacyt porque en la SEP no fue posible acomodarlo. Migración recibe nueva ofensa institucional: el atildado Creel nombró en el sexenio pasado a una socialité al frente de la oficina que se encarga de atender policialmente los asuntos de los migrantes, de tal manera que los tacones elegantes de Magdalena Carral apenas se enteraron de los delincuenciales pasos de los agentes torturadores y extorsionadores de centroamericanos y de mexicanos. Ahora Calderón ha nombrado a la ultraderechista Cecilia Romero a cargo de Migración: santísimas buenas intenciones al frente de una institución de nota roja. El Señor sabrá perdonar.

Y, en Gobernación, Calderón demuestra que sabe pagar premios gordos y reintegros, pues en la principal subsecretaría, la de Gobierno, ha hecho nombrar a un lechero exitoso, Abraham González Uyeda, quien era secretario de Administración y de Promoción Económica de Ramírez Acuña en Jalisco y prestó uno de sus ranchos para que se realizara el destape de Calderón en 2004 (es el productor de la leche Sello Rojo, lo cual seguramente será el único desliz cromático hacia la izquierda del felipismo). Tales credenciales lácteas y administrativas fueron suficientes para llevarlo a Bucareli para encargarse de asuntos políticos y de gobierno, Bucareli a donde también llegarán un charro, pues así apodan a Armando Salinas, y un francotirador, pues Florencio Salazar ya fue secretario (de la Reforma Agraria, con Fox) y ahora aspiraba a una cartera en el gabinete pero fue enviado como subsecretario a Gobernación a hacer ejercicios de calentamiento por si más delante es necesario relevar al jalisciense toletifílico.

Mientras Calderón arma su tanqueta de gobierno, los partidos viven una sonrosada etapa de expiación de culpas. Los principales líderes de los grupos legislativos y de los partidos cruzan declaraciones en busca de reconciliaciones susceptibles de ser fotografiadas. Leonel C(u)ota propone al PAN que se olviden del pasado (primero de diciembre) y vuelvan a tomarse de la mano para ver el futuro oaxaqueño sin Ulises. El panista Jorge Zermeño hace como que ofrece a los priístas algo parecido a las disculpas y éstos hacen como que sí fueron disculpas y que sí las aceptan y que juntos PRI y PAN pueden ver hacia el futuro sin PRD. ¡Bueno, hasta el maguito Ugalde aparece en la cantina de las buenas intenciones y dice que hay que reducir los fondos públicos asignados a partidos!

Circo, maroma y teatro mientras Oaxaca sigue sufriendo y desangrándose. Este domingo habrá una megamarcha que entre sus principales riesgos tendrá la presencia de los líderes formales del PRD, de los cuales hay algunos doctoralmente especializados en el oportunismo y el mercantilismo. Oaxaca es un laboratorio de experimentación represiva cuyos resultados podrán ser extendidos al país entero en la etapa de neofranquismo que diariamente prepara el nuevo gobierno federal. De lo que suceda allá informará la Otratele mediante envíos de domingo y lunes que hará un tecleador viajero que por hoy les desea ¡feliz fin de semana!

Fax: 5605-2099 * juliohdz@jornada.com.mx * www.juliohernandez.com.mx

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.