Usted está aquí: Inicio Economía Persiste la desigualdad pese al equilibrio financiero: Carstens

El gobierno no prevé hacer ajustes al gasto público por la caída de precios del crudo

Persiste la desigualdad pese al equilibrio financiero: Carstens

No se lograron recortar rezagos sociales, reconoce; 47% de la población está en pobreza extrema

El presupuesto federal tiene ''amortiguadores'' para enfrentar la caída de petroprecios, afirma

ROBERTO GONZALEZ AMADOR E ISRAEL RODRIGUEZ

Ampliar la imagen El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, ayer durante su participación en el seminario Perspectivas económicas 2007 Foto: Cristina Rodríguez

El gobierno federal ''no prevé la necesidad de hacer ajustes'' al gasto público aprobado por el Congreso para 2007 por la caída en los precios del petróleo, cuya exportación aporta un tercio de los ingresos del Estado, afirmó ayer Agustín Carstens Carstens, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En una conferencia en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), aseguró que los logros en el control de la inflación, el equilibrio en finanzas públicas y el manejo de la deuda no se han reflejado en una mejoría en el bienestar de la población.

Todavía ''no tenemos un impacto que nos permita decir que hemos recortado rezagos''; 47 por ciento de la población está en la pobreza y 15 por ciento en la pobreza alimentaria, añadió.

En su conferencia, afirmó que el presupuesto federal de 2007, que es de 2 billones 260 mil 412 millones de pesos, tiene ''amortiguadores'' para hacer frente a la reducción en el precio del petróleo, que este jueves se ubicó debajo de los 42.8 dólares por barril empleados para la elaboración del paquete económico.

''Hay que darle tiempo al tiempo, muchos de los factores que han generado esta reducción (de precios) de ninguna manera se puede presumir que vayan a ser sostenibles, hay una situación muy compleja geopolítica en zonas productoras de petróleo'', afirmó el funcionario, al participar en un seminario organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Comentó que a través del tiempo se han venido incorporando elementos dentro del presupuesto que dan cierta posibilidad de absorción de choques ante caídas en los precios del petróleo.

Ya durante el año pasado se alimentó un fondo de estabilización de ingresos petroleros, y dentro del presupuesto aprobado hay una partida muy importante de recursos que se destinan al fondo petrolero, abundó. ''Entonces, si sumamos los recursos que se recibieron como parte del cierre de 2006 y los que se van a ir acumulando durante 2007, eso nos permitirá absorber parte importante de la volatilidad''.

Sin embargo, anticipó que si hay una reducción ''muy prolongada, muy profunda, muy sostenida en los precios del petróleo, de tal forma que eso nos lleve a presumir que a pesar de los amortiguadores que tenemos a través de los fondos de estabilización nos iríamos a una situación de déficit fiscal al cierre del año, tendríamos que hacer unos ajustes, pero la realidad es que ante la situación actual nosotros no prevemos la necesidad de hacer ajustes en el presupuesto''.

El titular de Hacienda consideró que la caída en los precios del petróleo destaca la necesidad de reforzar los ingresos públicos, de ''despetrolizarlos''. Por otro lado marca también de manera muy clara los retos que debe enfrentar Petróleos Mexicanos, que serían continuar invirtiendo y buscando mayores eficiencias dentro de la misma institución, ''de tal manera que la plataforma de producción y exploración (que para este año se redujeron por la menor producción de Cantarell, el principal campo petrolero del país) por lo menos se mantenga''.

En tal sentido, anunció que desde la Secretaría de Hacienda el gobierno federal iniciará en las próximas semanas pláticas con el Poder Legislativo, con la sociedad y los gobiernos de los estados, para generar consenso para una reforma fiscal ''y esperamos que este año logremos llegar a los planteamientos conjuntos con el Legislativo que permitan avanzar en este tema''.

Persiste la desigualdad

En su conferencia en el ITAM, Agustín Carstens enumeró los datos de la situación fiscal del gobierno federal, que ha pasado de un déficit a otra de equilibrio, la reducción en la deuda neta comparada con el producto interno bruto, y el conjunto de las obligaciones derivadas de las operaciones de salvamento financiero, así como de la menor inflación respecto a hace unos años.

''Todo esto está muy bien, la siguiente pregunta es cómo se ha reflejado ese escenario (de estabilidad, inflación, manejo de deuda y finanzas públicas) sobre la población en México, y ahí es donde todavía no tenemos un impacto en el cual podamos decir que hemos remontado rezagos muy importantes en términos sociales'', reconoció.

Expuso que persisten retos muy importantes. ''Por ejemplo, de acuerdo con la definición de pobreza extrema a través del patrimonio de las familias, en México cerca de 47 por ciento de la población todavía sigue en esa situación; desde el punto de vista de su capacidad alimentaria, más de 15 por ciento está en situación grave, y después, por ejemplo, si vemos el índice de desarrollo humano que refleja una canasta mucho más amplia de características de la población y de su situación se ve que en México tenemos disparidades muy importantes. Existe gran disparidad y un gran reto hacia delante de cómo remontar esta situación, cómo llevar el desarrollo a todos los rincones del país''.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.