Usted está aquí: Inicio Mundo Países de Europa se inclinan por una solución política en territorio iraquí

Irán y Siria cuestionan la estrategia estadunidense

Países de Europa se inclinan por una solución política en territorio iraquí

AFP, DPA

Teherán, 11 de enero. Países de Medio Oriente criticaron la nueva estrategia para Irak del presidente estadunidense, George W. Bush, al tiempo que en Irak la propuesta fue recibida con leve entusiasmo. Naciones europeas como Francia y Alemania recordaron que sólo una estrategia política traerá paz al país árabe. Gran Bretaña estuvo entre las naciones que elogiaron el nuevo plan, si bien Londres se abstuvo de enviar más tropas a Irak como pretende hacerlo Washington.

"La decisión de Bush de aumentar las tropas es un regalo inapropiado para los estadunidenses", declaró el vocero de la diplomacia iraní, Mohammad Ali Hosseini, citado por la agencia oficial Irna.

"Incrementar las tropas acrecentará la inseguridad y la tensión en Irak. Estados Unidos quiere acusar a otros países de entrometerse en los asuntos iraquíes para esconder sus errores políticos", añadió Hosseini.

El vicepresidente sirio, Faruk Shareh, estimó que la decisión de incrementar las tropas estadunidenses en Irak es "echar leña al fuego".

"No es algo positivo, se trata de poner fin a la guerra, no de continuarla", añadió.

En Irak, la oficina del primer ministro Nuri Maliki señaló que el nuevo plan es "portador de esperanza". El Partido Islámico, principal partido sunita opuesto a la presencia estadunidense, reconoció la "necesidad de desplegar temporalmente" nuevas tropas. En cambio, el influyente diputado kurdo Mahmud Othman opinó: "Francamente, no veo nada nuevo, salvo el aumento de las tropas".

A su vez, el primer ministro británico, Tony Blair, estimó que la decisión estadunidense "tiene sentido", si bien subrayó que su país no incrementará el número de tropas en Irak pues la situación en Basora, bajo control británico es "es diferente" a las zonas bajo control estadunidense, donde abundan las tensiones sectarias.

De su lado, el gobierno alemán, por medio del coordinador para las relaciones con Estados Unidos, Karsten Voigt, admitió el escepticismo de Berlín ante la nueva estrategia del mandatario estadunidense.

Philippe Douste-Blazy, canciller francés, afirmó que "sólo una estrategia política y un enfoque global" lograrán la estabilidad en Irak.

Japón aplaudió los "esfuerzos adicionales" de Washington, mientras que el primer ministro de Australia, John Howard, elogió la postura "realista" de Bush, al admitir que se cometieron errores en Irak.

Por último, la canciller británica, Margaret Beckett, aseguró que Londres intentó hasta el último momento evitar la ejecución del derrocado presidente iraquí, Saddam Hussein.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.