Usted está aquí: Inicio Política Llama el FAP a defender la soberanía alimentaria

Anuncia una gran movilización en el DF y varios estados

Llama el FAP a defender la soberanía alimentaria

La Unión Nacional de Trabajadores no descarta huelga nacional

JUAN BALBOA

Ampliar la imagen Jesús González Schmal, Ifigenia Martínez, Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Camacho Solís y Jesús Ortega, durante la conferencia de prensa del Frente Amplio Progresista Foto: Francisco Olvera

Organizaciones del campo y la ciudad, junto con los tres partidos políticos que integran el Frente Amplio Progresista (FAP), anunciaron ayer una gran movilización en la ciudad de México y varios estados en defensa de la soberanía alimentaria y el salario. Asimismo, la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) no descartó una huelga nacional si el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa no detiene el alza de los precios de la canasta básica de los mexicanos

Los representantes de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Convergencia adelantaron que plantearán en el Congreso de la Unión iniciativas de reformas legales y modificaciones a ''esta nociva y perversa'' acción gubernamental en contra de la economía de los más pobres de México. La Central Campesina Cardenista (CCC) llamó al gobierno federal a aplicar un programa nacional para apoyar la producción de granos y evitar la dependencia del exterior.

''La alimentación básica es asunto de seguridad nacional: altos precios y bajos salarios repercuten en la calidad de vida de los mexicanos, violentan el concepto de democracia contenido en el artículo tercero constitucional y ponen en riesgo la seguridad alimentaria'', señala un documento del Frente Amplio Progresista (FAP) leído por la economista Ifigenia Martínez y suscrito también por Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Camacho Solís y Jesús Ortega, entre otros.

En el documento destacan que los mexicanos ''empezamos mal el año'' porque se agrava el impacto inflacionario de costos, ''el más perjudicial que dejó Vicente Fox''. Al tiempo que el gobierno de Felipe Calderón ''se estrena'' con un ''duro golpe'' a la economía de los más pobres del país.

''El alza a los precios de la leche, el gas, la gasolina y las elevadas tarifas de energía eléctrica inciden en la carrera del costo de vida de las familias, obviamente, en mayor grado en las de menor ingreso. El aumento del producto interno bruto (PIB) de 2.3 por ciento (promedio anual) y del empleo de uno por ciento durante el sexenio, fueron del todo insuficientes para mejorar la situación del grueso de la población que se vio afectada por un alza acumulada en los precios al consumidor'', señala el análisis del FAP. Asegura que el incremento promedio anual de los precios en el sexenio foxista fue de más de 4 por ciento y en 2006 llegó a 5 por ciento, por lo cual, agregan, no hubo ninguna mejoría en el salario real.

Ifigenia Martínez subrayó que el insuficiente crecimiento del PIB en el empleo y en los salarios ''incide'' en la inseguridad que ha aumentado en las ciudades, en especial en aquellas donde por su tamaño o localización geográfica se facilita el tráfico de droga.

Tanto la economista como Jesús Ortega reafirmaron que la alimentación básica es asunto de seguridad nacional, por ello subrayaron que el alza en el precio del maíz repercutirá en la desnutrición de la población de menores ingresos.

A su vez, el vicepresidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), José Luis Hernández, dijo que existe preocupación en las organizaciones obreras por los excesivos aumentos en los productos de la canasta básica, y calificó este hecho de momento crítico de la soberanía alimentaria. Advirtió al gobierno que el incremento en los precios de la canasta repercutirá en la revisión de los contratos colectivos de trabajo, los cuales necesariamente tendrán una variación al alza de entre 4 y 6 puntos porcentuales de las demandas de aumentos salariales que se tenían programadas. No descartó solicitar un aumento de emergencia, porque el aprobado recientemente ya quedó pulverizado.

En la conferencia de prensa, a la que asistieron representantes del Frente Amplio Progresista, del sindicato de telefonistas, de electricistas, de trabajadores del Seguro Social y de organizaciones campesinas, convocaron a la población en general a una gran movilización en defensa de la soberanía alimentaria y el salario.

Jesús Ortega Martínez coordinador nacional del FAP, anunció que los tres partidos que integran el frente (PRD, PT y Convergencia) se sumarán a la convocatoria nacional para detener esta política agresiva de incremento a los precios de productos básicos.

''La derecha necesita una gran reacción de las organizaciones sociales progresistas'' para frenar su política antipopular, dijo Ortega.

Por su parte, Porfirio Muñoz Ledo, ex representante de México en la Unión Europea y ex embajador ante la Organización de las Naciones Unidas fue más allá al plantear a las organizaciones sindicales llamar a una huelga general en todo el país para detener la escalada de precios. ''Me parece absurdo que ahora, habiendo un conjunto de sindicatos independientes tan importante, no se haga'', señaló. La propuesta del ex diplomático no fue desechada por la UNT.

Las organizaciones obreras y campesinas, así como los partidos del FAP, coincidieron en que el reciente incremento de precio a un producto fundamental en la alimentación de los mexicanos, como la tortilla, ''es pura especulación'' de empresas trasnacionales que controlan el maíz en México; por ello exigieron un programa emergente en apoyo a la producción.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.