Usted está aquí: Inicio Espectáculos Mel Gibson nos debe pedir disculpas, afirma escritor maya

Apocalypto, de cuidada producción, se estrenará en México el próximo viernes

Mel Gibson nos debe pedir disculpas, afirma escritor maya

Decepciona que no toma en cuenta logros culturales y científicos; retrata a los mayas como salvajes sedientos de sangre, dice

El cineasta estará hoy en el país para asistir a una función

TANIA MOLINA RAMIREZ

Ampliar la imagen Fotograma de la cinta

Ampliar la imagen Fotograma de la cinta

"Mel Gibson nos debe pedir disculpas", lanza el escritor maya Jorge Miguel Cocom Pech, en entrevista con este diario. Tras una pausa añade: "Pero los estadunidenses no piden perdón".

Las disculpas se las debe el cineasta estadunidense (de ascendencia australiana) a los mayas por haber hecho la cinta Apocalypto, que, en opinión de Cocom Pech, francamente "es una porquería".

La película, hablada en maya yucateco, "no sólo es un espejo de la violencia estadunidense, sino que nos ofende porque distorsiona la lengua", dice el traductor y ex presidente de la asociación civil Escritores en Lenguas Indígenas.

Cocom Pech se une al coro de voces que, desde ambos lados del Río Bravo, ha criticado la más reciente producción de Gibson (Corazón valiente, Mad Max, La Pasión de Cristo), quien llega este lunes para asistir a una función de la película que se estrenará en México el viernes 19 de enero.

Las críticas se han centrado principalmente en el bombardeo de escenas violentas y la falta de veracidad histórica. Hasta los especialistas consultados por Mel Gibson externaron su desaprobación, reportó Los Angeles Times. Uno de ellos, el profesor en antropología Richard Hansen, "dijo estar decepcionado de que la película no toma en cuenta muchos de los logros culturales y científicos de los mayas y retrata a éstos como 'salvajes sedientos de sangre'.

"Todo grupo hegemónico ha llevado a cabo guerras, pero, ¿dónde quedó lo portentoso? La película no hace más que mostrar la podredumbre violenta que caracteriza a los estadunidenses", afirma Cocom Pech.

"La historia de los mayas no fue así. (La película) es ciencia ficción", completa Diana Canto, directora general del Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya del Estado de Yucatán. Además, añade, el espectador no debe quedarse con la impresión de que la cultura maya está muerta: "Sesenta por ciento de la población en Yucatán es maya".

Quizá sólo quiso hacer una cinta de acción, expresa

Quizá nunca fue la intención de Gibson mostrar la maravilla del conocimiento maya, sino sólo hacer una película de acción, de aventuras, a la cual había que encontrarle algún contexto histórico e impresionantes escenarios. Así que quizá los mayas simplemente fueron un pretexto para contar su historia de acción.

"La filosofía social de Jesús no encontró un lugar en La Pasión de Cristo, de Gibson, y la gloria de la cultura maya no puede figurar en una película de persecuciones", afirmó el escritor Earl Shorris en uno de los textos más destacados que se han escrito sobre la cinta, publicado en inglés en la revista estadunidense The Nation y reproducido en La Jornada, el pasado 11 de diciembre.

Como cinta de acción cumple con creces: lo mantiene a uno al borde del asiento, angustiado, a la espera del siguiente cráneo despedazado contra una roca o el crujido de los huesos cuando el cuchillo penetra la carne.

El maquillaje y el vestuario también es impresionante y muestra una cuidadosa producción. Aunque hace unos días el cineasta mexicano Juan Catlett entabló un proceso judicial contra el director Gibson por supuesto plagio de escenas de su película Retorno a Aztlán.

De fondo, algunas personas han señalado, que Gibson es un conservador que cuenta la historia del hombre bueno que lucha por salvar lo suyo (en este caso su familia) contra la sociedad, la mala del cuento, la corrupta, la decadente (la ciudad maya es retratada como un infierno: la población parece haber perdido el juicio ­miradas perdidas, actitudes dementes­ y, como hipnotizada, sigue a los jerarcas).

En un escenario así difícilmente tenían cabida los logros mayas.

El festín gore es aún más impresionante porque las escenas sangrientas se intercalan con escenas de la deslumbrante belleza de la naturaleza veracruzana.

Placer por el dolor

También llama la atención cómo los imperialistas mayas disfrutan con provocar dolor, en muchas ocasiones, al parecer, nomás por simple placer. Los ejemplos abundan: un guerrero sonríe mientras una hilera de prisioneros mayas lucha por no caer de la barranca y un niño de la jerarquía maya observa, plácido, un sacrificio humano tras otro y el rodar de las cabezas por la escalinata de la pirámide.

Respecto del lenguaje, Jorge Miguel Cocom Pech detalla que la cinta distorsiona la lengua, para empezar, porque, salvo dos personajes (una niña y el anciano interpretado por Espiridión Acosta Canché), el maya "está mal pronunciado, hablan maya leído". O sea, los parlamentos parecen aprendidos de memoria. La explicación es sencilla: Gibson no dio ningún papel estelar a un maya. El protagonista es un bailarín de Oklahoma con antepasados indígenas (no mayas) llamado Rudy Youngblood.

Por otro lado, Cocom Pech dice: "La traducción es muy mala". En algunas partes, no corresponde con lo que dice; y en otras, "es una traducción literal, no literaria".

A final de cuentas, Apocalypto, postulada para el Globo de Oro en la categoría de película en lengua extranjera, "no hace más que verse en el espejo de Tezcatlipoca", resume el escritor maya. Mel Gibson "está acostumbrado a la ley de oferta y demanda. Tiene más preocupación por el mercado que por los mayas".

Cocom Pech está profundamente desilusionado. Cuando el escritor, originario de Campeche, se enteró que Gibson iba a realizar una cinta sobre los mayas, se interesó ("de manera romántica, sin conocer la historia"), participó en el casting y se entrevistó con el director. "Le pedí conocer la historia. Fue elusivo y nunca me la contó". Por eso, dice, decidió no participar.

Además, añade, en lo que Gibson estaba interesado era en "abaratar". A gente como el anciano (Espiridión Acosta) "no les pagó como a los artistas". Acosta dijo que había ganado 130 mil pesos por su participación.

En países centroamericanos (con población maya) la cinta también ha provocado reacciones. En Guatemala, reportó AP, el comisionado presidencial contra el racismo, Ricardo Cajas, dijo de la cinta: "Está basada en suposiciones que nos presentan a los mayas como un pueblo bárbaro, asesino, que solamente puede ser salvado por la llegada de los españoles". (En la escena de su llegada, los europeos aparecen, serios, con mirada serena, sobre las barcas, con enormes cruces.)

La función premier se llevó a cabo el pasado jueves en un centro comercial de Polanco. Los mayas no estuvieron invitados. En los próximos días habrá una función privada para ellos, se le informó a este diario.

Comentarios tras la función premier:

*"Es increíble que la gente sea tan pendeja como para reírse cuando se muere alguien o nace un bebé".

*"Toda la película me angustió."

*"Está muy buena, me encantó."

*­El menú del sábado van a ser higaditos encebollados.

­¡Cállate la boca!

­¡Hay que sacarse el estrés de alguna forma!

*"Está bien hecha, empatas con los personajes desde el principio."

*Una joven comenta por teléfono: "Está padrísima, tienes que verla".

Hay quienes afirman que Apocalypto al menos pone sobre la mesa el tema de los mayas. Al respecto, Cocom Pech dice: "En cualquier otra parte del mundo se refieren con respeto a la cultura maya. Que se ponga en la mesa no está mal, pero la manera en que lo hace nos denigra".

En su escrito, Shorris coincidió con el escritor maya: "Gibson se metió en una delicada situación cultural y quizá haya hecho añicos mucho de lo que los pueblos indígenas, los historiadores y los lingüistas han construido en años recientes".

En Estados Unidos, Apocalypto logró en su primer fin de semana el lugar número uno en taquilla y recaudó 14 millones 200 mil dólares. Habrá que ver cómo responde el público mexicano a partir del 19 de enero, cuando 300 copias de la cinta comenzarán a exhibirse.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.