Usted está aquí: Inicio Opinión Astillero

Astillero

Julio Hernández López

CalderWorld

FeliHappy se concede elogio

El beato Beto y las tortillas

Chivas: escenografía militar

Son distintos los parques temáticos de diversión. Uno fue ­¿es?­ Foxilandia y otro es ­¿es?­ CalderWorld ­¿o FeliHappy?­. Mundos felices a conveniencia del presidente en turno, aunque en el anterior la comedia era explícita y asumida, mientras en el segundo las rutinas del pastelazo institucional son ejecutadas con sombría solemnidad.

Tarde se le hacía al presidente de la fe en la i p (la iniciativa privada: pronúnciese i pe) para organizarse un bonito reconocimiento, así es que aprovechó ayer la oportunidad de su primera rueda de prensa en Los Pinos para ensalzar los muy buenos logros que en tan poco tiempo y con tanta atingencia ha conseguido el gobierno que precisamente encabeza el mismo promotor del sentido homenaje. "Hoy, repito, hoy ­dijo al final de su respuesta a una pregunta hecha por Claudia Herrera, reportera de La Jornada­, México vive condiciones de tranquilidad y certidumbre mayores a las que teníamos al inicio del mandato. Y, sin echar las campanas a vuelo, sí, para nosotros es un motivo de satisfacción".

Más delante, el sesgado crítico del hoy, hoy, hoy foxista hizo otra objetiva e imparcial evaluación de su propio trabajo: "Y, bueno, la verdad es que yo me siento muy bien, me siento muy contento en mi trabajo, muy satisfecho como hemos ido avanzando (...) lo digo con toda honestidad: si se echa uno la mirada hacia atrás (es decir, ¿como rebozo?: pregunta a cargo de esta columna sin espejo retrovisor) y mira el panorama que se vislumbraba para mi gobierno hace 50 días, hace dos meses, poco menos, incluso, pues era terriblemente más sombrío y desalentador de lo que ha resultado" (imbuido del espíritu superlativamente optimista del nuevo gerente de la sucursal local de Disney, este tecleador se pregunta cuán menos "terriblemente sombrío y desalentador" será el presente, en relación con las estimaciones que el propio calderonismo tenía).

También dijo tener "la satisfacción de contar con el respaldo creciente de la gente, y eso me llena de satisfacción" (o sea: lo llena de lo mismo con que ya contaba: melindre filosófico-contable de Astillero), "pero desde luego me compromete mucho más" (¿a seguirse llenando de satisfacción que ya contaba?).

No es el único que ­retozando en el jardín nacional de las delicias­ al ver un vaso vacío y estrellado prefiere figurárselo lleno o medio lleno. San Norberto Protector también cree necesario bajarle de tono a la escandalera nacional por temas intrascendentes como, por ejemplo, la transferencia al pueblo de los costos del enriquecimiento de magnates especuladores, como Roberto González Barrera con su Maseca siempre beneficiada por el poder, o grupos trasnacionales como Cargill. El beato Beto ­acusado de perberto en asuntos de pubertos­ advirtió a los jijos del máis que andan mentando madres: "Por la tortilla no se va a desatar una guerra social" (claro que no: ni modo que las masas nixtamaleras se subleven al grito de ¡Viva Tortillo Rey!); "padecerán muchos mexicanos, pero no es la tragedia de México" (¿cuánto padecimiento de mexicanos será necesario para que el Norbertómetro le reconozca carácter trágico?); "no es el acabóse" (sino el encarecióse), "no es el fin de la historia de México" (Francis Fukuyamas de petatiux, alejaos con vuestras profecías chafas).

Pura felicidad en CalderWorld. Por ejemplo, los operativos de ajuste del mercado que con toda oportunidad fueron anunciados para realizarse en Guerrero y Sinaloa, comenzaron ayer mismo, permitiendo con gran gentileza que los grandes ejecutivos de las empresas exportadoras de sustancias estupefacientes pudieran disfrutar de vacaciones familiares mientras el verde olivo cumple la rutina de escarmientos convenidos que realiza a lo largo del país. ¿Mano dura? ¿Violación a los derechos humanos? ¿Persecuciones políticas a cargo de policía militarizada? ¡Bah! Tan buena onda es el Ejército que los miembros del equipo futbolero de las Chivas piden prestado personal y equipo castrense para usarlo de fondo en sus fotografías oficiales de promoción. Chivas y Ejército mancomunados justamente cuando en Guadalajara hay opositores a una maniobra más de Jorge Vergara, el amigo de la señora Marta y de los Bribiesquitas, a cuyos ingenios inmobiliarios atribuye la voz popular tapatía el interés para que fuera derribado el viejo club deportivo del equipo rayado y sea construido un muy redituable complejo inmobiliario. Los opositores a Vergara han hecho plantones y han interrumpido actos oficiales organizados por el hombre de la riqueza intempestiva, aparte de mantener un litigio en forma. Ahora, por si se les ocurriera incrementar el tono de sus protestas, deberán recordar que tras las Chivas están los tanques, las ametralladoras y los soldados de cara pintada.

CalderWorld resplandece, pero Foxilandia no decae. La pareja presidencial sigue activa, buscando la manera de regresar a los primeros planos de la política, así es que los tórtolos en receso (político, no amoroso) trabajan en la construcción de otro parque temático, éste en San Cristobal Ranch, donde sueñan con museos, centros de estudios, auditorios, la sede de No Nos Vamos México y otros monumentos al ego. El gobernador panista de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, y otros funcionarios han sido citados a la casa de la P.P. para que conozcan los proyectos del echeverrismo en versión Chente y Marta (por cierto, aprovechando el viaje guanajuatense: el tal gobernador Oliva puso a su hermano Jaime como coordinador de asesores del secretario estatal de Finanzas, a pesar de que no tiene ni licenciatura, pero según confesión del propio Jaime: "tengo estudios de preparatoria o bachillerato, pero aparte tengo la parte que recibí la educación dentro de lo que es enseñar y conciliar; en el seminario conciliar estuvimos estudiando hasta lo que sería el primer año de filosofía").

Y, mientras el gobierno feliz investiga quién controla, acapara y especula con el maíz ­MÁS SE CAuto, recomienda esta columna a tan audaz gobierno­, y mientras se aprovecha el viaje de la inconformidad popular para abrir las puertas al maíz estadunidense de desperdicio y entregar más al país vecino el control de la economía, ¡hasta mañana, en esta columna que invita a sus lectores a no olvidar la barbarie que continúa en Oaxaca!

Fax: 56 05 20 99 * juliohdz@jornada.com.mx

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.