Usted está aquí: Inicio Política El cura acusado de pederasta fue visto en Morelos en 2006

Tiene familiares ahí, dice el sacerdote González Moreno

El cura acusado de pederasta fue visto en Morelos en 2006

ALMA E. MUÑOZ

Nicolás Aguilar Rivera fue visto a principios de 2006 en Cuautla, Morelos, por el sacerdote de la iglesia Jesús de Nazareno, ubicada en Huitchila, Tepalcingo ­en el mismo estado­, Filiberto González Moreno. Pero como en esos momentos no había ningún tipo de juicio eclesiástico en su contra, el presbítero siguió en libertad.

Hoy, en la Iglesia católica se dice que no saben dónde se encuentra el clérigo, acusado de abuso sexual contra menores, pese a lo cual no hay posibilidad de que el Vaticano inicie un juicio en su contra.

Queda, según la Iglesia, únicamente la vía de un juicio administrativo, basado en el "cúmulo" de denuncias civiles y penales que, según el arzobispado de Puebla, convencieron a obispos y arzobispos mexicanos de que el sacerdote es "culpable de los delitos que le imputan".

La diferencia entre un proceso y otro es que en el primer caso el inculpado debe estar presente y existe la posibilidad de que los jerarcas católicos ­como el cardenal Norberto Rivera Carrera, el arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca, y los obispos de Tehuacán, Rodrigo Aguilar, y de Huajuapan de León, Teodoro Pino­, como promotores del juicio administrativo para reducirlo al estado laico, pudieran ser citados a declarar.

Datos recabados por la arquidiócesis de México señalan que González Moreno rechazó que el presbítero acusado hubiera celebrado una misa al aire libre el 26 de diciembre pasado, como se denunció la semana anterior.

No obstante, aseguró que en los años 80 Aguilar sí encabezó ese tipo de ceremonias, que en ese lugar se acostumbran realizar después de la Navidad.

El sacerdote comentó a la curia que "hace un año lo vio en Cuautla", porque en la zona de Telpacingo y Jonacatepec tiene familiares.

Lo vio antes de que estallara el asunto ­es decir, se dieran a conocer las denuncias contra Rivera Carrera y Roger Mahony, arzobispos de la ciudad de México y Los Angeles, respectivamente, por presunto encubrimiento al supuesto pederasta­, "y no hay más noticias de él", se informó.

Asimismo, argumentó que en ese entonces el cura no dijo nada, porque "no era tan sabida la problemática del padre Nicolás" y, por tanto, "no había razón para tratar de localizarlo, pues ningún proceso se le seguía".

Respecto del caso, la arquidiócesis de México publicó en su informativo Desde la fe una entrevista con el director de comunicación social del arzobispado de Puebla, Eugenio Lira, quien descartó que la notificación al Tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre los hechos imputados a Aguilar, intenten "limpiar la imagen del cardenal Rivera".

Descartó, de igual forma, que en la Iglesia se encubra o haya una "conspiración" para proteger al "posible delincuente", quien más bien, dijo el religioso, ha actuado con "astucia".

Manifestó que los arzobispos y obispos mexicanos ­incluido el ex obispo de Tehuacán, Mario Espinoza­ que acordaron enviar el documento al Vaticano lo hicieron "convencidos de que, debido a las numerosas denuncias civiles y penales, es posible presumir que el sacerdote es culpable y por ello no debe continuar ejerciendo el ministerio sacerdotal".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.