Usted está aquí: Inicio Política Condenan intento por desvirtuar relación entre María Luisa Reséndiz y Evo Morales

Ella "es una respetable activista social" desdeñada en el libro Un tal Evo, señalan

Condenan intento por desvirtuar relación entre María Luisa Reséndiz y Evo Morales

LAURA POY SOLANO

Ampliar la imagen Evo Morales y María Luisa Reséndiz, en imagen de archivo Foto: La Jornada

Conocida como destacada activista social y férrea defensora de los derechos humanos de las mujeres otomíes, la labor de María Luisa Reséndiz no puede quedar reducida, como pretende un sector de la prensa internacional y la derecha boliviana, "a la historia de una más de las Evas de Evo", denunciaron intelectuales, luchadoras sociales e integrantes de la Unión de Mujeres Indígenas y Campesinas (UMIC) de Querétaro.

La escritora Elena Poniatowska; Rosario Ibarra de Piedra, luchadora social y senadora perredista; las actrices Jesusa Rodríguez y Ofelia Medina, así como las activistas de la UMIC, señalan en una carta dirigida a la opinión pública que Reséndiz ­proyectada al escenario internacional por la relación sentimental que sostuvo a principios de los años noventa con el entonces líder cocalero Evo Morales, actual presidente de Bolivia­ "es una respetable activista social que ha sido calificada despectivamente como una Eva de Evo en el libro de reciente publicación Un tal Evo".

Esa información "tergiversa la relación de dos luchadores sociales unidos por sus ideales políticos, conscientes del dolor y la pobreza de sus pueblos y la urgente necesidad de acabar con la opresión".

Reconocida desde hace 19 años como importante activista en la región otomí de Querétaro, María, como la llaman sus compañeras de la UMIC, conoció a Morales en 1991, durante el Encuentro Intercontinental de 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular, en Guatemala.

En ese momento se inició una larga relación epistolar entre ambos, y en 1993 se concretó una visita del líder indígena a las 30 comunidades vinculadas a la UMIC.

Se trataba de una relación limpia entre dos adultos que luchaban por la causa de los pueblos indios, aseguran activistas de la UMIC, pues María siempre ha sido una persona "seria, responsable y muy comprometida con la causa de las mujeres indígenas y la defensa de sus derechos".

Destacada por su conocimiento de los problemas en las comunidades rurales marginadas, María, insistieron, promueve la organización como eje de lucha con-
tra la pobreza de indígenas y campesinas.

Una dedicatoria de Evo a María en mayo de 1995, con motivo de la publicación del libro La marcha histórica, aseguran, revela la estrecha vinculación que mantenían con las causas indígenas:

"Con mucho cariño y afecto revolucionario, este libro para su información de nuestras luchas. Convencidos que hay que resistir para sobrevivir, aunque como seres humanos tenemos derecho a vivir.

"Me remuerde muchísimo por no haberte escrito de manera permanente, pero eso no significa olvidarme de México, especialmente de ti, María, yo siempre recordándote desde las miles de concentraciones con nuestros compañeros, hasta de las celdas donde estuve nuevamente.

"Gracias a la dura lucha de los compañeros, especialmente de las compañeras, y la solidaridad internacional puedo escribirte. Un saludo especial a tu organización."

Por ello, "la divulgación de un relato bien intencionado del vínculo entre María y Evo ha dado pie a que sectores de la derecha pretendan utilizar esta información para golpear al presidente Morales y desacreditar a María".

Evo, el muchacho

Martina de Miguel Ochoa, integrante de la UMIC, recuerda que, tras el primer encuentro en Guatemala, "invitamos a Evo a venir a México para recorrer las comunidades indígenas en las que trabajamos y conocer cuál era la lucha de los cocaleros".

Su visita en 1993, agrega, fue muy importante porque conoció la labor que hacemos las indígenas "y en esa ocasión, concretó su amistad con María, una persona soltera, bien intencionada, seria, responsable, que lo vio como algo normal, porque era Evo, el muchacho, un luchador social como ella".

Resaltaron: "no nos gusta que hablen de ella como se ha dicho en Internet. María Luisa no es la Eva de Evo". Su historia personal, insisten, le pertenece a María.

Guadalupe Segovia, Adela Frías y Jesús Coca, de UMIC, insistieron: "desde la oligarquía boliviana y sectores de derecha se ha pretendido desvirtuar una relación de amistad entre dos luchadores sociales al difundir una historia mediática desde una visión terriblemente desinformada".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.