Usted está aquí: Inicio Espectáculos El teatro es arte auditivo, no visual, expresa Pol Pelletier

La dramaturga, creadora del método Dojo, ofrecerá un curso en la ciudad de México

El teatro es arte auditivo, no visual, expresa Pol Pelletier

El Cirque du Soleil, una de las compañías que ha entrenado; sus obras han sido premiadas en varios países La canadiense destaca que el actor debe trabajar por ganas, no por temporadas

ARTURO CRUZ BARCENAS

Ampliar la imagen Pol Pelletier durante su ejercicio con estudiantes del Centro Universitario de Teatro de la UNAM Foto: Carlos Cisneros

La actriz, directora y dramaturga canadiense Pol Pelletier se encuentra de visita en México para impartir el curso Las siete leyes de la transformación: taller acerca de la presencia, que es un método que permite a los participantes el descubrimiento de una presencia fuerte y auténtica, que ella denomina Aquí y Ahora.

Pelletier canta, baila y actúa en cuatro idiomas, entre ellos el español. Ha desarrollado una visión de vida que modifica no sólo la manera de concebir la actuación, sino la existencia; cuando habla de actuación, habla de la vida misma.

Tiene bases sólidas en la meditación y más de 30 años de experiencia profesional. En los años 90 fundó la compañía que lleva su nombre y creó una serie de espectáculos: Joie, Océan y Or (Alegría, Océano y Oro), que fueron aclamados en Montreal, Quebec y varios países.

Por todos ellos recibió premios como mejor comediante del año; artista del año (1993); mejor texto del año (1995); personalidad del año (1995); Palma a los Diez Mejores Espectáculos de 1997, entre otros.

Condiciones para el autoconocimiento

Abandonó el teatro para ir a la búsqueda del sentido de la vida; viaja a India. A su regreso a Occidente, en 1998, fundó el Dojo (lugar de entrenamiento) para Actores, Centro Internacional de Entrenamiento y Perfeccionamiento para Artistas Escénicos. Pedagoga, entrega 15 años de su vida al desarrollo de un método de entrenamiento, el Dojo, también denominado Las Siete Leyes de la Transformación, cuyo objetivo es crear las condiciones para el autoconocimiento y desarrollo del sí mismo en un nivel elevado.

Ha enseñado su método en la Universidad de Québec, en Montreal; en el Cirque du Soleil, la Nouvelle Compagnie Théatrale, la Ecole Nationale de Théatre, así como para diversos organismos, teatros, compañías de danza y festivales en Francia, Brasil, Australia, Canadá y México.

Así, el pasado martes desarrolló un ejercicio en el Centro Universitario de Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México, con cupo lleno. Pidió a los estudiantes y actores presentes que rompieran el formato de clase tradicional. La rodearon para crear un círculo. Eso para recrear los espacios teatrales griegos.

Lo primero que dijo fue que ahí había cierta energía. Comenzó a caminar en círculo; aceleró el paso. Su rostro al principio inexpresivo, denotó búsqueda. Caminó más rápido. Y más. Corría y corría.

Los presentes anotaban lo que veían, los desplazamientos físicos. Luego, solicitó que le dijeran lo que habían visto. Se hizo un intercambio, un diálogo. Entre fallos y aciertos, una asistente hacía anotaciones. Fueron 14. Pelletier comenzó a ejecutar esas 14 observaciones. Todo fue diferente. Acabó agitada. Sus pies golpeaban el piso con gran fuerza. Fue el ejercicio que ella denominó "de la caminata".

Fue una experiencia interior. Pelletier ha desarrollado su teoría del teatro. Utiliza su cuerpo. Los asistentes sintieron removidos sus sentimientos. Se escuchó el silencio. ¿Qué siento? ¿Qué recibimos? ¿Qué damos? "La mayoría no sabemos estar", dijo.

"¿Cómo vamos a emitir si no sabemos estar? Esta es la responsabilidad del actor. Algo se enciende y se da lo invisible y lo visible. Imposible hacer arte si no se está. Hay que sentir. Algo se reveló durante el ejercicio. Al inicio había algo escondido y que no era tan claro. La actuación revela estados de ánimo. Todos hacemos, al final, descubrimientos.

"El rol del artista es llevar revelaciones a su comunidad y eso no es mental, sino una cosa del alma y del espíritu. El artista va a las profundidades. Saca, emerge, lo cual no es fácil y cuesta mucho, pero si se logra habrá felicidad.

"El artista verdadero está conectado con su pueblo, con el inconsciente colectivo. El pueblo es el que llama y hay que ir a él, con él. Para llegar a él hay que utilizar el inconsciente personal. Quien no lo hace es víctima, instrumento.

"En el arte moderno hay escatología y mentira. Hay gente a la que le gusta comer mierda. ¿Para qué vomitar la mierda del inconsciente? ¿Quiénes son ustedes y para que están aquí?"

Hizo una pausa. Expresó que estaba muy contenta de estar e México, "aunque hay muchas cosas que no puedo comprender".

Un gran útero

Añadió que el teatro verdadero es como un gran útero. "Para los griegos todo era un gran círculo. El sonido en el teatro es la voz, que es lo más cercano al alma. La energía no puede circular en espacios rectos. El teatro es arte auditivo, no visual. Por eso llamó a esta exposición El horror del artista.

"Si no se crean espacios circulares es por razones económicas; hay un espíritu de decadencia. Hay temporadas de teatro, ¿qué es eso? Los actores deben actuar por ganas, no por temporadas. La gente de mi generación tiene el corazón roto. No pudimos cambiar al mundo en los años 70. Fuimos ingenuos. Ahora nos separamos por heridas interiores y hay odio.

"Hacer teatro para una mujer es más difícil. ¿Qué es lo femenino? Es un fuego interior. Si una obra no revela las heridas, los miedos, las sombras, ¿qué? La burguesía va a ver un teatro caro, pero vacío. Aplauden a la nada y muchos artistas están al servicio del poder y del statu quo. Son comerciantes de imágenes.

"Actuar es viajar a mi mundo. Hay que revalorar el trabajo del artista. Hay que preguntarse: ¿qué valor tengo? Cuando todo es basura el artista debe tener valor y actuar con conciencia y amor. Si queremos hacer algo lo debemos hacer. Haya dinero o no."

El taller se efectuará el 19, 20 y 21 de enero, en el Instituto Kuthumi, ubicado en General León 91, colonia San Miguel Chapultepec. La inscripción costará, hasta hoy, 3 mil pesos. Informes: 5395-1001 y 5395 0999. www.expo-ser.com.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.