Usted está aquí: Inicio Ciencias Afecta a agricultores maleza importada: experto de la UNAM

Aunque útiles por algún tiempo, llegan a convertirse en plaga, difícil de erradicar

Afecta a agricultores maleza importada: experto de la UNAM

El pasto Johnson arruina los cultivos; el buffel triplica el alimento al ganado, aún en suelo árido se reproduce, explica Francisco Espinosa García, investigador en ecosistemas

ANTONIO AGUILERA

Michoacán, 23 de enero. Las especies exóticas de malezas no son atendidas adecuadamente debido a la falta de personal especializado y de una adecuada legislación respecto del manejo de esas plantas, así como de una limitada investigación sobre las breñas, señaló Francisco Espinosa García, miembro del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El académico indicó que hay un grupo de especies de maleza que han llegado al país. De ellas, una fracción se ha convertido en problema, debido a que invade zonas agrícolas y en en muchos casos son muy difíciles de controlar. De no dominarlas se puede perder 70 por ciento de la cosecha. Además de que lograrlo es costoso.

Lo que se ha visto, comentó el especialista, es que en la actualidad el uso de plaguicidas arroja campos uniformes y las prácticas de cultivo seleccionan plantas y eliminan aquellas que son susceptibles a esos productos químicos, por lo que van quedando pocas especies. A ello se suma que muchas son introducidas y resultan muy problemáticas para los agricultores.

"Si pregunta a algún agricultor si quiere zacate Johnson en su campo, lo negará, ya que ese tipo de maleza es muy difícil de erradicar y arruina los cultivos."

Espinosa García detalló que ese zacate fue introducido como forraje y, aunque al principio funcionaba como tal, la planta comenzó a crecer desmedidamente y ahora genera problemas porque se encuentra en muchos estados del país.

"Hay forrajes introducidos que son muy útiles, pero que en algunos casos pueden ser plaga. Por ejemplo, están los casos de Sonora y Baja California, que utilizan el pasto llamado zacate boffel, el cual soporta las condiciones de aridez típicas del norte del país. Es utilizado para remplazar la vegetación nativa del desierto y en lugar de alimentar tres o cuatro vacas por hectárea, triplica esa cantidad, de allí que los ganaderos lo introdujeran en grandes cantidades. El problema con este pasto ­de origen africano­ es que no lo destruye el fuego, al contrario: si se trata de quemar vuelve a brotar. Los incendios acaban con la vegetación circundante, pero aún en el terreno árido el pasto se extiende solo.

"Los ganaderos están contentos con ese pasto, pero debido a la desproporcionada proliferación, se están perdiendo variedades de plantas del desierto que no son resistentes al fuego", precisó.

En el trópico también hay problemas con otro tipo de pastos de procedencia africana. Hay uno denominado cogo (Imperata cilindrica); es una yerba tropical que normalmente invade terrenos sobrexplotados, pero que resulta imposible erradicarlo; ocupa enormes extensiones y no es apto para la alimentación de ganado. Se ha detectado su presencia en Chiapas, y posiblemente ya se está extendiendo, explicó.

Asimismo, se cuenta con una legislación, la cual indica que cuando se detecten ese tipo de especies, deben registrarse en una lista denominada "cuarentenadas". Además, una norma señala que esas malezas y sus semillas no pueden ingresar al país y en el caso de ser detectadas la Secretaría de Agricultura debe establecer campañas de erradicación y contención, lo cual no se esta haciendo, puntualizó.

Indicó que las políticas de adelgazamiento burocrático aplicadas por el gobierno de Vicente Fox han reducido el personal capacitado en la dirección de Sanidad Vegetal de la Sagarpa para el control de estas especies.

Los importadores de semillas, agregó, querían que se eliminara de la lista de "cuarentenadas" la especie Comelina vengalinsis, que es muy nociva y contamina los cargamentos de semillas de pastos que México importa de Brasil.

Lagunas legales

No se podría hablar de invasión de malezas en el país, pero sí de lagunas legales para el control de semillas y de especies, debido a que las leyes internacionales de control están por encima de las mexicanas, expresó el investigador universitario.

"La norma oficial mexicana dice: 'cierto tipo de semillas y especies tienen prohibida su entrada ordinaria al país, porque sabemos que causan daño en otros lugares'. Sin embargo, cualquier país vende a los productores mexicanos semillas que no permite la norma y se destruye el cargamento, lo que representa importantes pérdidas para los importadores.

"Posteriormente los importadores apelan a leyes mercantiles internacionales y logran ingresar sus malezas prohibidas al país", dijo el investigador.

Afirmó que una alternativa para contener la invasión de semillas y plantas es que el gobierno mexicano apele de las normas internacionales para poder proteger los pastos y malezas mexicanas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.