Usted está aquí: Inicio Política Atacan en Tijuana a jefe de escoltas de Hank Rhon

Le dispararon con R-15 y pistolas 9 mm; salió ileso

Atacan en Tijuana a jefe de escoltas de Hank Rhon

Un comando lo interceptó al salir del hipódromo

ANTONIO HERAS

Tijuana, BC, 23 de enero. Jorge Vera Ayala, jefe de escoltas del presidente municipal de Tijuana, Jorge Hank Rhon, sufrió un atentado durante la madrugada de hoy, del que resultó ileso, perpetrado por un comando armado con rifles de asalto R-15 y pistolas calibre 9 milímetros, que le disparó al menos en 40 ocasiones.

La Secretaría de Seguridad Pública municipal informó que los hechos ocurrieron a las 1:30 horas, cuando Vera Ayala salió de las oficinas del Hipódromo de Agua Caliente, cuyo concesionario es Hank Rhon, y se dirigía a su domicilio, ubicado en la avenida Las Américas.

Detalló que el jefe de escoltas fue interceptado por dos camionetas tipo Suburban, desde donde los presuntos sicarios le dispararon ráfagas de rifle R-15 y pistolas calibre 9 milímetros, pero salió ileso debido al blindaje de su automóvil, en el que viajaba solo.

En el lugar de la agresión quedaron 33 casquillos de R-15 y siete de la pistola, de acuerdo con el peritaje realizado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

El director de la policía municipal, Víctor Manuel Zataraín, señaló que se desconoce el móvil del atentado y el paradero de los sicarios. Comentó que Jorge Vera había sufrido amenazas de muerte.

Vera Ayala es hijo de Antonio Vera Palestina, preso en el penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, señalado como asesino material del periodista Héctor Félix Miranda, El Gato, codirector y fundador del semanario Zeta de Tijuana. Al igual que su vástago, Vera Palestina era jefe de la seguridad personal de Hank Rhon.

Después del atentado, el jefe de escoltas se refugió en las caballerizas del hipódromo, donde permanecía hasta anoche. Su vehículo presenta 21 impactos de arma de fuego, todos del lado derecho, señaló la PGJE.

En entrevista telefónica, Vera Ayala manifestó su temor a que le sucediera lo mismo que al comandante de la policía municipal, Héctor Gaxiola, quien sufrió un atentado el 15 de noviembre de 2006 del que salió ileso, pero horas después, en la madrugada del 16, fue ejecutado junto con un hermano.

Cabe recordar que la PGJE ordenó a Vera Ayala presentarse a declarar el 13 de noviembre pasado por haber descubierto que un vehículo registrado a su nombre fue visto en la ejecución de un policía. Vera acudió al citatorio y declaró que había vendido el automóvil tiempo atrás. En esa ocasión también fue llamado a declarar su compadre Héctor Gaxiola, pero no se presentó y dos días después fue acribillado.

Al cierre de esta edición, el alcalde Jorge Hank no había emitido declaración alguna sobre el atentado contra su jefe de escoltas.

El ataque contra Vera Ayala ocurrió en el contexto de la movilización de más de 3 mil militares y policías federales, denominada Operación Tijuana, para combatir al crimen organizado.

Por otra parte, diputados locales exigieron al presidente Felipe Calderón que la Secretaría de la Defensa Nacional regrese las armas a los 2 mil 300 policías municipales a quienes les fueron retiradas el 4 de enero pasado, como parte de las acciones de la Operación Tijuana.

Guillermo Aldrete Hass, presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos del Congreso de Baja California, manifestó la urgencia no sólo de que regresen las armas de cargo a los policías municipales, sino que se entreguen resultados de las pruebas de balística y dactiloscopia para las que les fueron retiradas.

"No podemos poner en riesgo la seguridad de los tijuanenses por lo que parece un capricho de los federales", afirmó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.