Usted está aquí: Inicio Política Grave, que agentes federales digan que me van a ejecutar

Entrevista a FELIX SALGADO MACEDONIO, PRESIDENTE MUNICIPAL DE ACAPULCO

Grave, que agentes federales digan que me van a ejecutar

No tengo pacto con nadie; si tienen pruebas, den nombres

Sostiene que la violencia en el puerto es selectiva y está ligada a la disputa entre cárteles del narco por controlar la plaza. Afirma que desde que asumió el cargo ha sido objeto de amenazas, y cuestiona: ¿de quién son mensajeros esos que dicen que me van a matar?

MIREYA CUELLAR ENVIADA

Ampliar la imagen En el puerto se habla de ajustes de cuentas, de Los Zetas, pero creo que el operativo federal está trayendo cierta tranquilidad a la gente, aun con lo que estamos viviendo, señala Félix Salgado Macedonio, el presidente municipal perredista de Acapulco Foto: J. Guadalupe Pérez

Acapulco, Gro., 8 de febrero. ¿De quién son mensajeros esos que dicen que me van a ejecutar?, se pregunta Félix Salgado Macedonio en su despacho del palacio municipal. Centro de la atención pública a raíz de los atentados contra dos puestos policiacos, que tuvieron saldo de siete muertos, este puerto, afirma el alcalde, es presa de la disputa territorial que tienen los cárteles de la droga, como ocurre en Monterrey, en Morelia y en amplias regiones de Guerrero o de Jalisco.

"Como alcalde estoy un tanto desconcertado. En Acapulco están ocurriendo cosas aborrecibles. Una violencia selectiva, focalizada, que tiene que ver muy claramente con una disputa entre bandas del narcotráfico. Se habla de ajustes de cuentas, de Los Zetas. Creo que el operativo federal está trayendo cierta tranquilidad a la gente, aun con lo que estamos viviendo."

­Los agentes policiacos que fueron atacados el pasado martes pensaron que se trataba de un operativo federal, por eso entregaron sus armas tranquilamente a quienes después los ejecutaron, según distintas versiones ­se le plantea.

­La forma en que llegaron realmente sorprendió a todo mundo. Dijeron que iban a hacer una revisión de armas y estaban vestidos de militares. Entonces, quién iba a saber que eran falsos.

­¿Eso habla de falta de coordinación entre autoridades?

­Eso es cierto. Lamentablemente estos son operativos que pone en marcha la Federación, y nosotros, los municipios, no tenemos participación. Podría parecer que la falta de coordinación permite situaciones de este tipo. Estos operativos los diseña el Consejo de Seguridad Nacional, del que forman parte los gobernadores, el gabinete presidencial, y son ellos los que diseñan estas estrategias.

­Entonces, los gobiernos de los estados sí están enterados. ¿Podrían tener algún tipo de coordinación?

­El Consejo de Seguridad Nacional. Supongo que ellos dictan las estrategias. Pero creo que es una racha, una muy mala racha que estamos viviendo en todo el país. Ciudades que eran pacíficas, como Monterrey o Morelia, Chilpancingo, Zihuatanejo... creo que esta mala racha pasará, y deseo que esto termine.

­¿Entonces, el presidente municipal lo atribuye a una disputa por la plaza?

­Pues cuando se habla de ejecuciones, según la Procuraduría General de la República (PGR), todo gira en torno a quiénes ejecutan a quiénes. Cuando no son municipales son ministeriales, o son los (policías) del estado, otras veces los ataques son con granadas... contra los cuerpos policiacos de todos los niveles. Así que no podrían decir que los ataques son contra los policías municipales de Acapulco. Yo veo que hay un ataque a instituciones, a cuerpos policiacos... Siento que hay ese ajuste de cuentas, una disputa por las plazas en Michoacán, en Guerrero... en todos lados. Las ejecuciones no paran y es algo muy complicado.

­¿Y qué hace el alcalde de Acapulco entonces?

­Estoy trabajando. El que nada debe, nada teme. No tengo compromiso con ningún cártel. Ningún pacto. Voy a las colonias, a las comunidades. Me gustaría que quienes dicen que tengo algo que ver con el narcotráfico dieran nombres, porque es grave. ¡Casi me están poniendo las veladoras! Dicen que voy a ser ejecutado. ¿Cómo saben? ¿Quién dice? Me parece grave que gente ligada al Estado, si eso es cierto, diga que me van a ejecutar. Yo soy institucional, represento al gobierno. Me parece grave que se digan ese tipo de cosas. ¿Qué se pretende?, ¿que me vaya?, ¿que corra? ¿que me espante?

Las amenazas se recrudecieron antes del 2 de julio de 2006

­¿Es cierto que todos los días recibe amenazas de muerte?

­Bueno, en el palacio municipal se reciben todo tipo de amenazas, pero son para diversos edificios públicos. Recién tomé posesión como alcalde llamaban para decir que había una bomba en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social o en el Sanborns o en el Vips. Después me mandaban recados al celular: que me iba a morir, que no iba a terminar el mes. Se recrudecieron antes del 2 de julio del año pasado: que no iba a llegar a esa fecha, que me iban a matar, que mejor me fuera de Acapulco.

"Después los mensajes eran en el sentido de que me fuera antes de diciembre... así se la han llevado. Pero no hacemos caso y te voy a decir por qué no hago caso: porque el que nada debe nada teme y el que va a matar no amenaza. Soy el alcalde de Acapulco, estoy en el filo de la navaja."

­¿Pero las acusaciones en su contra son graves?

­Claro, pero tengo la conciencia tranquila. Pudiera contestar, acudir al Ministerio Público y decir que se daña mi imagen y mi persona, pero no lo haré. Si alguien sabe que me voy a morir, bueno. Y si, como dicen, funcionarios del gabinete federal aseguran que me van a ejecutar, yo preguntaría: ¿cómo lo saben?, ¿quién les dijo?, ¿mensajeros de quién son?

"Aquí, en Acapulco, estuvo el presidente Felipe Calderón y nadie me dijo nada. Aquí estuvieron Genaro García Luna, el secretario de la Defensa, el de Marina... entonces eso de que me van a matar lo vienen diciendo desde hace tiempo para que me vaya, para que me espante. Me lo dijeron antes del 2 de julio. Me llegó el mensaje desde entonces y lo tomo como un intento de amedrentar.

"¿Entonces, el operativo ha sido para bien o para mal, después de lo que ha ocurrido?

­¡Aaaaay! ­exclama Salgado Macedonio y se lleva las manos a la cara­. ¡Eeeeeh!... yo siento que es un comienzo, esto creció mucho. Pero se nos ha recargado la violencia y, bueno, es complicada la situación, muy complicada.

­También han llamado la atención en Acapulco los atentados contra turistas canadienses. ¿Es cierto que la policía de ese país está haciendo algún tipo de investigación aquí?

­No. No creo.

­¿Tendrían que haber pedido autorización al municipio para no violar su autonomía?

­(Ríe) Si digo que no vengan van a pensar que estamos encubriendo a alguien, y si digo que vengan, van a pensar que no conozco la Constitución. ¿Cómo permito la intromisión de cuerpos policiacos del extranjero? Sé que los policías de Guerrero tienen una versión y que en Canadá manejan otra, pero eso depende de la procuraduría del estado.

­Una de las versiones es que al turista que dicen que lo atropello un taxi, en realidad murió a consecuencia de los golpes que le dieron en un bar de la ciudad.

­Yo ahí no sabría. Esas investigaciones corresponden a la procuraduría del estado. En el caso de los dos turistas canadienses que tuvieron un rozón de una bala calibre 22 en las piernas, yo personalmente los visité en el hospital, no estuvieron ahí más de tres horas, y quedó claro que no hubo riña ni balacera, sino que fue una bala perdida que no tuvo nada que ver con el crimen organizado ni con la violancia...

Trabajo con normalidad

­¿Es Félix Salgado un presidente municipal acorralado por el crimen organizado?

­No. Yo estoy trabajando con toda normalidad. Ahorita vengo de Metlapil; me encontré dos retenes federales... la gente piensa que está bien. Al grueso de la población su presencia les da seguridad. En lo otro, el asunto está focalizado. Está dirigido. Concluyo diciendo que yo estoy haciendo mi trabajo. No tengo por qué temer.

"Sé que soy vulnerable, soy un padre de familia, un gobernante y conozco mis limitaciones en estos casos... a mí no me compete el combate al narcotráfico, somos coadyuvantes, nos toca otorgar la seguridad pública en las calles, en la población, con nuestra policía preventiva. Policía que tiene armamento nuevo adquirido en la Secretaría de la Defensa Nacional. Que es vigilada y además pasa revista del Ejército una vez al mes.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.