Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Impostergable, la reforma fiscal en México, advierte la OCDE a Calderón

El Presidente escuchó las propuestas pero no fijó una postura al respecto

Impostergable, la reforma fiscal en México, advierte la OCDE a Calderón

Para José Angel Gurría, la estabilidad democrática no basta para generar progreso

La Cepal pide dar más acceso a la población a enseñanza, salud, financiamiento y tecnología

CLAUDIA HERRERA BELTRAN

Organismos internacionales recomendaron ayer al presidente Felipe Calderón que emprenda una serie de reformas. El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría, estableció que la reforma fiscal es urgente e "impostergable", porque su dependencia de los ingresos petroleros tiene efectos negativos para el país.

Al exponer las conclusiones del Foro Internacional sobre Políticas Públicas, el ex secretario de Hacienda en el sexenio antepasado advirtió: "la reforma fiscal era importante con el presidente Ernesto Zedillo, urgente con el presidente Vicente Fox e impostergable con el presidente Calderón, y como ya se nos acabaron los adjetivos ojalá sí la hagamos".

De paso le recomendó lograr las reformas mediante la concertación con el Congreso, con el fin de "abandonar la mediocridad de la media tabla y aspirar a posiciones de liderazgo" que planteó en su reciente gira por Europa.

A esta se sumaron otras recomendaciones, como la del secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), José Luis Machinea, quien dijo que debe haber esfuerzos adicionales para dar acceso a toda la población a activos como la educación, la salud, el financiamiento y la tecnología.

Presente en el acto de clausura del foro en el Centro Banamex, el mandatario escuchó las propuestas, prometió que las incorporará en el Plan Nacional de Desarrollo, pero no fijó su postura en torno a las reformas que le sugirieron.

Sólo repitió el discurso que llevó a su gira por Europa y se mostró convencido de que en el año 2040 México será la quinta economía más grande del mundo, porque tiene ventajas: población joven, abundancia de recursos, posición geográfica estratégica, democracia estable e indicadores económicos robustos.

Luego defendió sus proyectos de gobierno en materia de empleo, combate a la inseguridad y a la pobreza y promoción de una democracia efectiva.

Pero Gurría reviró en los hechos a Calderón, y dijo que si bien México es un país con grandes fortalezas y ventajas comparativas, eso no es suficiente para generar el desarrollo que demandan los mexicanos.

Agregó que la estabilidad no basta para generar progreso, porque no es meta, sino punto de partida.

Afirmó que el atractivo de México se diluye ante la veloz integración de economías emergentes, como Brasil, China o Viernam. "Un país que no se renueva, no se reforma", dijo.

Insistió que en los próximos años México tiene que innovar para transformar su economía y superar cuellos de botella físicos, institucionales y políticos que obstaculizan el progreso.

Describió un "costoso pendiente de agenda nacional" en cuanto a reformas en materia de educación, salud, mercado laboral, regimen de competencia, pensiones, energía y medio ambiente; sin embargo, estableció que el reto más importante y el de mayor urgencia, porque afecta la viabilidad de todos los demás, es la reforma fiscal.

Y aseguró que una ausencia de reforma fiscal es de triple banda, porque presiona la balanza de pagos y porque obliga a una mayor importación.

Para animar a Calderón, dijo que su gobierno cuenta con competencia técnica y capacidad política y de comunicación para promover reformas indispensables ante el Congreso de la Unión, que además es consciente de las exigencias que la globalización plantea al país.

Mayor competitividad y cohesión social

José Luis Machinea, secretario ejecutivo de la Cepal, coincidió con Gurría en señalar que la reforma fiscal es urgente, advirtió que México enfrenta grandes desafíos para lograr mayores tasas de crecimiento y lograr una mejor distribución de la riqueza.

Recomendó al gobierno federal elevar la competividad, para lo que es indeludible invertir más en infraestructura y mejorar la competencia. También se pronunció por fortalecer la cohesión social, la que es imprescindible para mejorar la gobernabilidad.

En esta línea, Enrique Cabrero, director del Centro de Investigación y Docencia Económicos, también expuso que el país necesita un ajuste en políticas de desarrollo que permita garantizar una competencia sana.

A pesar de los éxitos de los programas de desarrollo social, dijo, debe pasarse a una segunda generación de los mismos, para que tengan mayor penetración en los grupos necesitados, pasen de una visión asistencialista a la promoción del desarrollo comunitario y faciliten el acceso de grupos marginados al desarrollo y al empleo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.