Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 11 de febrero de 2007 Num: 623


Portada
Presentación
Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA
La entonación exacta
EMILIANO MONGE
John Berger: el golpe poético de la mirada
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ
Poemas
JOHN BERGER
Tambuco: golpe a golpe
ALONSO ARREOLA
Acerca de la supuesta hibridez del ensayo
EVODIO ESCALANTE
Alejandra Pizarnik y sus personajes
ELIZABETH DELGADO

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

Minicuento
JESÚS VICENTE GARCÍA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Poemas

John Berger

Autorretrato de Rembrandt

Desde la cara dos noches
los ojos que miran al día
al universo de su mente
doblegada por la piedad
Nada más le puede bastar.
Ante un espejo
callado como un camino sin caballos
nos imaginaba
sordomunos
volviendo por tierra
para mirarlo en la oscuridad.

Patatas

Canta el gallo
la tierra sus negras plumas abiertas
araña la piedra
y pone sus huevos
no las levantéis demasiado pronto
alumbran
a través de su piel luna
a los muertos
durante las nieves
amontonadas en las bodegas
gravemente prestan
cuerpo a la sopa
cuando faltan
no tiene carne el arado
y los hombre mueren de hambre
como el gran oso en la noche invernal.

Música

El canario canta en el águila
y enloquece.
El canario canta en la jaula
del pecho del águila
acelerado
fluye como una incesante risa
musicalmente
del tembloroso pico del canario.
El canario trina más alto
cuando mata el águila.

Despedidas

Los huéspedes más alegres han
     partido
desaparecieron las verdes
     engalanaduras,
la luz sin sombra condona
la escarcha negra de los cristales.

Donde amantes y hierbas
gastaron sus semillas
en grietas de hierro
ahora el hielo hace las camas.

Pero no te complazcas en la pena,
ojo de ratón del petirrojo,
silencio reptante,
estas cautelosas líneas,

En sus circunloquios
son silenciosos testigos
del constante
usufructo del hombre.

El cuerpo del amor

Curtidos como postes
por las partidas
y los fantasmas blancos
de los que se fueron,
envueltos en lonas
hablamos de pasión.
Nuestra pasión es la sal
en la que se cuelgan los pellejos
para hacer de una bisagra de piel
el cuero del amor.

La llanura maritsa

Los agrónomos de apuntados zapatos
saltan sobre el perro muerto
arrastrado hasta la cuneta
y entrando en los campos se agachan
a examinar un puñado de tierra negra
el viento envuelve los ligeros trajes
contra sus cuerpos
como un gran ventilador experimental
y en sus bancales
los campecinos embutidos en chaquetas
acolchonadas
levantan la vista y preguntan
¿qué esperan encontrar
en nuestra tierra?

Lejos

¿Fue mi padre
quien trazó este bosque?
¿Es histórica
la mano
que rasca la cerilla?

Suicidio

Pepitas de la luna llena
abiertas en los tejados
las farolas de la infancia
en el pueblo

vaciada
la luna era un albaricoque
seco, pálido

despedirse

en el turno de noche
el viento jadea
también los cielos
tienen silicosis

¿qué están arrojando a la arena?
apliqué el oído
a la costilla de la tierra
silencio de cemento

si hay luna llena
cuando volvamos
amor mío
paseemos por las canteras
para ver
donde yace nuestro cuerpo.

Versiones de Pilar Vázquez