Usted está aquí: Inicio Mundo Critica el NYT la política migratoria estadunidense; urge una reforma, dice

El sistema condena al migrante a la explotación sin esperanza, acusa en su editorial

Critica el NYT la política migratoria estadunidense; urge una reforma, dice

Un cambio real requiere de audacia; la ciudadanía, el punto clave, sostiene el diario

DE LA REDACCION

Ampliar la imagen En imagen de archivo, un elemento de las fuerzas armadas estadunidenses vigila la frontera con México cerca de la zona de Columbus, Nuevo México Foto: Ap

El diario The New York Times dedicó su editorial dominical -en el único tema abordado, algo poco común- a una devastadora crítica de la política migratoria de Estados Unidos que, definió, niega la "humanidad" del migrante y lo sujeta a la explotación y al hostigamiento "sin esperanza", al tiempo que reiteró la urgencia de una reforma migratoria integral que incluya un camino hacia la "plena inclusión" de los inmigrantes en este país.

"El gobierno, en todos sus niveles, trabaja para mantener a los inmigrantes no deseados en su lugar, del otro lado de la frontera, en detención o con miedo, trabajando silenciosamente en una economía subterránea sin el amparo de las leyes y protecciones que esperan a los nacidos aquí", afirma el editorial titulado: Ellos son América.

Recuerda las masivas movilizaciones pacíficas de cientos de miles de inmigrantes y cómo el país "quedó momentáneamente sorprendido". Aunque mucho ha ocurrido desde entonces en el debate sobre migración, gran parte de eso ha caminado por un rumbo equivocado. Peor aún, no se ha logrado resolver el problema de "un sistema de migración descompuesto, sino más bien subordinar, de un millón de maneras, a los hombres y mujeres vulnerables que son parte de (ese problema)".

Al señalar que las políticas para abordar el problema se han concentrado en esfuerzos punitivos, el Times hace un recuento escueto sobre cada una de las vertientes de la dinámica anti inmigrante.

El control fronterizo, recuerda, se convirtió en tema central para apaciguar a los conservadores, incluidas propuestas para incrementar en 3 mil agentes a la Patrulla Fronteriza, y mil millones de dólares más para el muro, lo que disminuyó muy poco el flujo migratorio, pero sí vulneró más a los inmigrantes que ahora son obligados a cruzar por zonas más remotas, por lo que sufren mayores abusos de los traficantes y todo redunda en más muertes.

Las redadas federales, señala, sólo revelan un secreto a voces: "los empleos estadunidenses más sucios y difíciles son hechos por gente demasiado desesperada para aceptarlos y demasiado atemorizada como para quejarse. En comunidades inmigrantes la corriente de temor ha sido sustituida por terror", como resultado de las redadas que generan "pánico indiscriminado".

Las medidas locales son denunciadas por sus efectos para imponer más miseria sobre inmigrantes con la ilusión de que eso logrará hacerlos desaparecer, señala el rotativo, y concluye que esto genera regímenes caóticos en lugar de "una política nacional sana".

A la vez, señala que los cambios a las leyes después del 11-S junto con previas medidas someten a los inmigrantes a una serie de injusticias. "Son detenidos de manera rutinaria sin fianza, se les niega acceso a abogados, son deportados sin apelación y castigados por infracciones de una sola ocasión, o menores, con una ferocidad mecánica que no permite la discreción o misericordia de un juez". A la vez, nuevas normas promovidas por el Departamento de Justicia para identificar con ADN a inmigrantes y otros "refuerza la noción de que los inmigrantes deberían ser tratados como una enorme clase de sospechosos criminales".

Por otro lado, cita investigaciones que han detectado un incremento de actividades de grupos como el Ku Klux Klan enfocados sobre migrantes, que generan un clima de odio.

"El debate migratorio ha perdido su equilibrio, sin ver la humanidad del inmigrante", comenta el editorial de la casa. Señala que la bienvenida al extranjero que supuestamente es parte del carácter estadunidense, por ser este un país es de inmigrantes, ha sido negada una y otra vez.

En cuanto al debate sobre una reforma, el Times insiste en que hay cierto optimismo en Washington, aunque hay poco tiempo. Además, insiste en que un cambio real tiene que ser audaz, y la ciudadanía "es la clave para una reforma", algo ausente en las últimas declaraciones del presidente George W. Bush, indica.

Al concluir que las leyes migratorias tienen que ser aplicadas y respetadas, el Times hace énfasis en que, a la vez, se tiene que abrir un camino para los inmigrantes "a la plena inclusión en la vida de este país. La alternativa -el camino de la explotación, hostigamiento sin esperanza de los inmigrantes- sólo repetirá las maneras de las que este país se ha avergonzado en incontables puntos de su historia".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.