Usted está aquí: Inicio Opinión ¿La Fiesta en Paz?

¿La Fiesta en Paz?

Leonardo Páez

Empresarios, demandados

LAS DEMANDAS A los diferentes sectores taurinos del país surgidas en la primera Asamblea Nacional del Consejo Nacional de Asociaciones, Peñas, y Aficionados Taurinos de México, AC, celebrada a principios de febrero en la ciudad de México, refleja las diversas carencias profesionales de esos sectores. Así, a los desaprensivos empresarios los asambleístas les solicitan:

"ORGANIZAR Y CELEBRAR con verdadera visión empresarial novilladas y corridas de toros con regularidad, cantidad, calidad y variedad, así como promover la sana competencia entre novilleros y matadores. Fomentar y promover la cultura taurina. Difundir los festejos bajo los principios de la mercadotecnia." En otras palabras, dar rigor de resultados a sus supuestamente arriesgadas inversiones.

MUY GRAVE POR sus implicaciones extrataurinas y por el daño ocasionado a una tradición multicentenaria resulta este señalamiento: "Abstenerse de utilizar sus empresas taurinas en busca de pérdidas, con fines de aprovechar la consolidación fiscal de las ganancias de otras empresas de diversos giros de su propiedad". Y otros: "Implementar promociones especiales para que asistan el mayor número de personas a sus festejos taurinos, así como reducir los precios de las entradas para volver a hacer de nuestra fiesta brava, una fiesta popular.

"IMPULSAR Y PARTICIPAR en la creación y sostenimiento de escuelas taurinas y apoyar y becar a los nuevos valores novilleriles (...) Abstenerse de especular inmobiliariamente con el terreno de su plaza de toros, y en su caso sea vendida a otro empresario taurino. Cumplir con las características de los animales a lidiar con respecto a su edad, peso y trapío, así como la integridad de sus defensas. Reunirse periódicamente para escuchar y tomar en cuenta las opiniones, críticas y propuestas que les sugieran las peñas taurinas de su plaza."

PERO LOS ASAMBLEISTAS no imaginaron que a sus más que fundadas peticiones a los empresarios habrían de añadir esta: Abstenerse de lidiar reses que previamente hayan sido devueltas a los corrales en su plaza o en otra, ya que además de constituir un fraude representan un peligro adicional, pues se supone que el toro o novillo que sale a la arena nunca ha sido lidiado.

EL SAINETE MAS reciente de la "nueva" empresa de la Plaza México, fue el domingo 4 de febrero pasado, en que decidió lidiar como sustituto de un novillo de Galindo, en la desastrosa despedida de Jorge Gutiérrez, el toro número 55, de nombre Andador, de la ganadería de José Garfias, astado que sin embargo ya había salido a la México con el nombre de Peregrino el domingo 12 de diciembre de 2004, siendo entonces devuelto a los corrales.

CONFUNDIR DE NUEVA cuenta la plaza más importante del país con una de trancas, no es sólo problema de la empresa en turno sino además responsabilidad directa del juez de Plaza que aprobó ese toro, de la delegación Benito Juárez y de la Asociación Nacional de Ganaderos. ¿Habrá sanciones ejemplares para esto o todo quedará como siempre?

fiespaz@gmail.com

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.