Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Países desarrollados, por frenar crisis ambiental; planean manipular el clima

Científicos: aplicar la geoingeniería no resuelve el problema y traería más desastres

Países desarrollados, por frenar crisis ambiental; planean manipular el clima

ANGELICA ENCISO L.

Ampliar la imagen Ante la crisis ambiental, naciones industrializadas quieren modificar intencionalmente el clima. En la imagen, niños levantan plástico en Yakarta para su reventa Foto: Reuters

Frente a la crítica situación ambiental que anunció hace unos días el Panel Internacional de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (IPPC, por sus siglas en inglés), las naciones industrializadas, encabezadas por Estados Unidas, buscan "resolver" el problema con la manipulación intencional del clima por medio de técnicas que podrían ocasionar más desastres ambientales, advierte el Grupo ETC.

En el informe Jugando con gaia, la organización internacional señala que ante las pocas expectativas de que funcione el Protocolo de Kyoto, ya que no hay voluntad política para pedir a la industria y a los electores cambios en su estilo de vida y en sus sistemas de producción, ahora los gobiernos buscan que el IPCC promueva como solución la geoingeniería para hacer una "restructuración masiva de la tierra". El protocolo establece que las naciones industrializadas deben reducir al mínimo emisiones de gases con efecto invernadero, sobre todo bióxido de carbono, los cuales se emiten por el alto consumo de combustibles fósiles.

La geoingeniería es la manipulación del ambiente a gran escala para provocar cambios que contrarresten los efectos colaterales nocivos de las actividades humanas que se han comenzado a observar con el cambio climático.

Entre las actividades que esta técnica incluye y que un grupo de científicos ha comenzado a considerar, están disparar partículas de sulfuro a la estratosfera para que formen un "escudo" contra los rayos solares; distribuir partículas de hierro en los océanos para enriquecer el plancton y capturar dióxido de carbono, o "sembrar" nubes con químicos para estimular la producción de lluvia.

Algunas de estas medidas ya comenzaron a aplicarse, pues la Organización Meteorológica Mundial reportó que en 2000, 26 naciones hicieron modificaciones al clima, lo más frecuente es promover la lluvia para las actividades agrícolas, indica el documento.

Solución hipócrita

De acuerdo con el informe, nueve países, entre los que está México, además de Estados Unidos y los que integran de la Unión Europea han apoyado experimentos de diseminación de partículas de hierro sobre la superficie del océano para enriquecer el plancton y capturar dióxido de carbono.

En el texto se cita a David Keith, físico de la Universidad de Calgary, quien se refiere a la geoingeniería como "una solución hipócrita que usa tecnología adicional para contrarrestar daños colaterales sin eliminar el problema que los ocasiona".

Sin embargo, indica el Grupo ETC, hay algunas de las propuestas de ese método que están logrando legitimidad entre los elaboradores de políticas y los científicos. "Con los impactos del cambio climático volviéndose cada vez más evidentes y con la necesidad cada vez más urgente de hacer algo, es muy posible que gobiernos ricos, alarmados, apostarán a soluciones rápidas en vez de arriesgarse a incomodar a sus electores u ofender a la industria. Tan descabellada como suene (y resulte) la geoingeniería, los gobiernos en todo el mundo están conscientes de que algo debe hacerse urgentemente. La geoingeniería será motivo de un debate muy serio y de muchas acciones unilaterales", señala.

El Grupo ETC concluye en el informe que la geoingeniería "es una respuesta incorrecta al cambio climático. Cualquier experimentación que altere la estructura de los océanos o la estratosfera no debe proceder sin un debate público profundo e informado sobre sus posibles consecuencias y sin autorización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)".

Agrega que ninguna nación debe emprender unilateralmente la geoingeniería y frente a ello la ONU debe reafirmar y, si es necesario, ampliar la convención sobre la prohibición de usar técnicas de modificación ambiental (ENMOD, por sus siglas en inglés), "reconociendo que cualquier modificación individual de la temperatura o del clima es una amenaza a los países vecinos, y muy posiblemente, a toda la comunidad internacional".

En 1978, a petición de Estados Unidos y la Unión Soviética, la Asamblea General de la ONU adoptó la ENMOD como arma contra otros estados. Ahora, propone ETC, debe reabrir el debate a la luz de las nuevas tecnologías y las iniciativas públicas y privadas que se están desarrollando en el mundo, a fin de reestructurar la estratosfera y/o los océanos en detrimento de algunos países, además de que otras agencias que tratan el problema del cambio climático también deben involucrarse en el tema.

Esto se debe hacer "bajo el reconocimiento de que cualquier modificación unilateral de la temperatura o el clima es una amenaza para los países vecinos o para toda la comunidad internacional". Además, el IPCC debe revisar el concepto y la práctica del "comercio de carbono y remplazar su mal llamada solución basada en el mercado, con criterios medibles de reducción de emisiones de bióxido de carbono en el lugar donde se producen", dijo Silvia Ribeiro de ETC.

"En lugar de salir con nuevas componendas tecnológicas que pueden provocar problemas potencialmente catastróficos, particularmente en el Sur, los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico deben hacer esfuerzos serios para reducir su consumo de combustibles fósiles y frenar otras prácticas contaminantes que contribuyen al calentamiento global", agregó.

Sumado a ello, dijo, aplicar geoingeniería en la estratosfera facilita que la industria continúe contaminando la atmósfera y hace más complejo el problema al contribuir masivamente a la polución con partículas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.