Usted está aquí: Inicio Economía Reservas probadas de crudo en México, para menos de 10 años

Están en el límite inferior del que tienen grandes petroleras como Exxon-Mobil y Shell

Reservas probadas de crudo en México, para menos de 10 años

En 2001 llegaban a 24 años, con 32 mil 614 millones de barriles, y en 2006 representan sólo 11 mil 644 millones

Fue drástica la reducción por la explotación intensiva del sexenio pasado

ISRAEL RODRIGUEZ

Las reservas probadas de crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) tienen una vida esperada con respecto a los niveles actuales de explotación menor a 10 años, con lo que se ubican en el límite inferior respecto del que registran las grandes petroleras internacionales como Exxon-Mobil y Shell, que cuentan con 15 y 10 años, respectivamente.

Con base en cifras oficiales, las reservas probadas de crudo bajaron de una relación de reservas-producción de 24 años en 2001, con alrededor de 32 mil 614 millones de barriles de petróleo, a sólo 11 mil 644 millones en 2006, que representan una vida menor a 10 años.

Las reservas probadas han registrado una reducción sistemática debido a la explotación intensiva que se realizó en el sexenio pasado, y una restitución de reservas probadas que apenas alcanzó el 14 por ciento, lo cual las pone en una situación preocupante, advirtieron especialistas.

Las reservas probadas de crudo son aquellos volúmenes de hidrocarburos evaluados a condiciones atmosféricas y bajo condiciones económicas y de operación existentes en una fecha específica, los cuales se estima serán comercialmente recuperables con certidumbre razonable, cuya extracción cumple con las normas gubernamentales establecidas, y que han sido identificadas por medio del análisis de información geológica y de ingeniería.

De acuerdo con los expertos, la dotación de reservas probadas se caracteriza por su madurez; 73 por ciento de las originales ya fueron producidas.

Es importante recordar que a partir de 2003 se han aplicado los criterios de estimación y clasificación de reservas de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), lo que representó un drástico descenso.

Por otro lado, se ha presentado una tasa de restitución de reservas sistemáticamente inferior a 100 por ciento, y que en el caso de las reservas probadas no pudo superar 26 por ciento en el periodo 2003-2005. Para las reservas totales la tasa de restitución fue un poco mayor, pero no ha podido superar el 69 por ciento.

En el caso del petróleo, la tasa de restitución ha sido alarmantemente baja, pues apenas alcanzó 14 por ciento; en cambio, las de gas natural fueron de 89 por ciento. Considerando el periodo quinquenal, las tasas de restitución son aún menores.

Al respecto, Víctor Rodríguez-Padilla, especialista del Centro de Investigación sobre América del Norte (Cisan) de la UNAM, que efectuó un amplio trabajo sobre las reservas de hidrocarburos y la producción en declive, consideró: ''La reducción sistemática de la vida media de las reservas probadas de hidrocarburos es preocupante. Al ritmo de producción actual, las reservas probadas de hidrocarburos tienen una vida esperada de 11 años; sin embargo, las de petróleo crudo ya descendieron por debajo de los 10 años''.

Alerta: ''La inercia de las variables relevantes muestra que ese indicador continuará cayendo a corto plazo''. Destacó que esas cifras se ubican en torno al límite inferior del que registran las grandes petroleras internacionales, y muy por debajo de las correspondientes a los principales países exportadores.

''Sin embargo, lo que podría parecer un nivel razonable para una empresa no lo es para un país, particularmente si éste es un exportador importante como es el caso de México'', subrayó.

Rodríguez-Padilla recomendó estructurar un programa emergente encaminado a obtener el máximo rendimiento de la riqueza en petróleo y gas natural y, en la medida de lo posible, darle un nuevo aliento.

En todo caso, agregó, se requiere mayor y mejor exploración para lograr descubrimientos significativos, la aplicación de nuevas tecnologías y prácticas productivas, así como el desarrollo de sistemas de recuperación secundaria y mejorada.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.