Usted está aquí: Inicio Política Empresarios de EU piden garantías a Calderón para aumentar inversiones

El Ejecutivo plantea que el Nadbank destine recursos a zonas expulsoras de migrantes

Empresarios de EU piden garantías a Calderón para aumentar inversiones

Demandan aprobar reformas estructurales, incentivos fiscales y combatir la piratería

CLAUDIA HERRERA BELTRAN

Ampliar la imagen Antonio O. Garza, embajador de Estados Unidos en México, y el presidente Felipe Calderón, durante la reunión con empresarios de la Cámara Americana de Comercio Foto: José Antonio López

Las poderosas empresas afiliadas a la Cámara Americana de Comercio pidieron al presidente Felipe Calderón mayores garantías para aumentar sus inversiones en México, como la aprobación de reformas estructurales, respeto al estado de derecho, incentivos fiscales y lucha contra la piratería.

Sin responder a la mayor parte de las peticiones, Calderón aseguró que el gobierno federal está recuperando "exitosamente" territorios manejados por el crimen organizado, y anunció, por otra parte, que propondrá a sus homólogos de Estados Unidos y Canadá reformar el Banco de Desarrollo de América del Norte (Nadbank), organismo creado a instancias del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Además, dejó la tarea al embajador de Estados Unidos en México, Antonio O. Garza, de hacer llegar el recado al presidente George W. Bush sobre esta pretensión, que consiste en hacer que el Nadbank destine recursos para la construcción de infraestructura en zonas expulsoras de migrantes en México.

Calderón desayunó ayer con unos 350 empresarios y ejecutivos afiliados a ese influyente organismo, cuyo peso se traduce en 2 mil socios nacionales y multinacionales, y 100 mil millones de dólares invertidos en el país, cantidad que representa 85 por ciento de la inversión extranjera total.

En la cámara están agrupadas empresas como Union Pacific de México, Ford Motor Company, Exxonmobil, Pfizer, Pepsicola, Dupont, American Express y Continental Airlines.

De entrada, Simón Díaz Avalos, presidente de la cámara y de la compañía Emerson de México, felicitó al michoacano por sus primeros tres meses en el gobierno y manifestó la disposición de invertir más de 18 mil 500 millones de dólares en el país.

Pero también señaló una serie de condiciones para lograr estas metas. "Lo que necesitamos, señor Presidente, para permitirnos alcanzar nuestros objetivos son, entre otros, el respeto al estado de derecho, promover reformas estructurales que hagan a México más competitivo ante otros países que compiten por esa inversión, fronteras de clase mundial y lucha contra la piratería".

Dejó en claro la urgencia de que se cumplan esas garantías, porque hay muchos empresarios afiliados a la cámara que "no están invirtiendo en México por un sinfín de razones".

Cuando en México continúan las críticas al TLCAN, Díaz Avalos defendió este acuerdo como un "estandarte ejemplar" y llamó a "educar" a los empresarios de ambos países para que lo usen en su máxima expresión. Incluso puso el ejemplo de un empresario rural de nombre José Flores Díaz quien, dijo, gracias al TLCAN hizo que su negocio pasara de ser un "changarro" a uno global.

El recado para Bush

A pesar de estos planteamientos, Calderón insistió en que México es un "buen lugar para invertir" y, en respuesta a la preocupación sobre la inseguridad, se declaró un creyente de la ley que trabaja con "firmeza y a pasos sostenidos".

Sólo una vez fue interrumpido por los aplausos del auditorio, cuando pronunció la frase de que sería mucho más útil para poder reducir la migración construir un kilómetro de carretera en Zacatecas, Guanajuato o Michoacán que 10 kilómetros de muro en Arizona o en Texas.

En ese contexto, anunció que pugnará porque el Nadbank -que opera con recursos de los tres países- incremente los montos totales de sus préstamos y los destine no sólo a proyectos ambientales, sino también a la construcción de infraestructura en zonas pobres del país que tienen altas tasas de migración. Una propuesta similar fue presentada en la anterior legislatura por el entonces diputado perredista Serafín Ríos Alvarez.

"Así que quiero aprovechar, y lo hago además con respeto, la presencia del embajador Tony Garza, para pedirle que pueda transmitir al presidente Bush, al presidente de los Estados Unidos, la intención que tiene mi gobierno de proponer cambios al mandato del Nadbank tendientes a eliminar las restricciones y hacerlo un banco mucho más operativo", expresó ante el diplomático, que se mostró serio mientras el auditorio sonreía con el encargo.

Calderón intentó corregir y dijo que hacía esa petición por "la confianza que le tengo al embajador, aunque desde luego lo haremos formalmente para que no se preocupe".

Así, en la carrera por cumplir las cien acciones que planteó para los primeros cien días de su gobierno, Calderón señaló que con esta petición cumplía su compromiso número 92, aunque después reconoció que los cambios propuestos deberán ser aprobados por los congresos de ambos países.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.