Usted está aquí: Inicio Ciencias Descubren en Quintana Roo el río subterráneo más largo del mundo

Mide casi 154 km de longitud; el hallazgo se hizo luego de tres años de exploraciones

Descubren en Quintana Roo el río subterráneo más largo del mundo

Su ubicación, indispensable para que sea protegido en la planeación de obras, explicó en entrevista Sam Meacham, director del Centro Investigador del Sistema Acuífero del estado

HUGO MARTOCCIA, JAVIER CHAVEZ CORRESPONSALES

Ampliar la imagen Imagen del río descubierto, denominado Sac Actún, cuya entrada está en las inmediaciones de la zona arqueológica de Tulum Foto: Sam Meacham

Cancún, QR, 2 de marzo. Dos buzos de origen extranjero descubrieron lo que podría ser el río subterráneo más largo del mundo, de casi 154 kilómetros de longitud y una profundidad máxima de 72 metros, en la península de Yucatán, región donde se encuentran las tres corrientes más extensas en el subsuelo.

Sam Meacham, director del Centro Investigador del Sistema Acuífero de Quintana Roo, dijo que el hallazgo se hizo a finales de enero por Robbie Schmittner, de origen alemán, y Steve Boagarts, de Inglaterra, quienes lograron conectar lo que en un principio se pensó eran dos ríos diferentes.

Especialista en buceo acuático y originario de Texas, Sam Meacham explicó a La Jornada que, tras tres años de exploraciones, ambos investigadores lograron "conectar" los ríos Sac Actún (cueva blanca) y Nohoch Nah Chich (gran casa de las aves), que sumaron 153.6 kilómetros. La corriente fue agrupada como sistema Sac Actún "debido a que el más grande se come al más pequeño".

La entrada a este afluente está entre la carretera Tulum-Cobá, en las inmediaciones de la zona arqueológica de Tulum, y su desembocadura en la zona costera de la Riviera Maya. Con este hallazgo, el río se convierte en el noveno lugar mundial de las cuevas más largas del mundo, secas o inundadas.

Referente mundial

El estado cuenta ahora con los tres ríos subterráneos más largos del mundo: además del Sac Actún, están el Ox Bel Ha, de 146 mil 761 metros de longitud y profundidad máxima de 33.5 metros, y Dos Ojos, de 57 kilómetros de largo y 25 metros de hondura.

Además, Sac Actún tiene 111 cenotes, pozas donde el río emerge a tierra, a los que Sam Meacham llama "cápsulas del tiempo", pues en ellos los espeleobuzos han localizado en los 20 años recientes restos del hombre temprano, además de esqueletos históricos de animales del pleistoceno, mismos que han sido reportados ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Por la zona de Tulum, dijo, hay registros de restos de más de 10 mil años, humanos que nada tuvieron que ver con los olmecas u otras culturas originarias de Mesoamérica.

Acerca de cómo llegaron allí, explicó que en la era de la glaciación, lo que ahora son cenotes eran cuevas secas utilizadas lo mismo por hombres que por animales; al concluir esa época comenzó el deshielo, subieron los niveles de los océanos e inundaron esos refugios, lo que los convirtió en "cápsulas del tiempo".

Debido a que el subsuelo es de roca caliza, la península de Yucatán carece de ríos en su superficie, pero debajo está surcada por corrientes subterráneas, lo que la hace muy susceptible de contaminación, explicó Meacham.

En toda la península de Yucatán, que además del estado del mismo nombre abarca los de Quintana Roo y Campeche, existen entre 7 mil y 8 mil cenotes, según los datos del espeleólogo Sam Meacham. Sólo en la Riviera Maya hay aproximadamente 600, muchos de los cuales son importantes atractivos turísticos de la zona.

Conciencia ecológica

Interrogado sobre la importancia del río subterráneo, señaló que esto es fundamental para la exploración y el mapeo de la zona, además de que permite hacer conciencia entre la población y las autoridades, pues el ciento por ciento del consumo de agua de la región depende del subsuelo.

Así, las autoridades locales ya comienzan a considerar los ríos subterráneos en el proceso de planeación para la construcción de obras. El nuevo plan director de Desarrollo Urbano de Tulum, por ejemplo, piensa dejar la mayor parte del territorio que está sobre estos sistemas de ríos subterráneos como áreas protegidas.

Ese plan propone que alrededor de 8 mil hectáreas de selva se mantengan con densidad de construcción nula o muy baja, lo cual fue acordado entre autoridades de los tres órdenes de gobierno y grupos ambientalistas de Quintana Roo.

De igual importancia, destacó, esta red de ríos y grutas constituyen un gran atractivo turístico para el espeleobuceo y muchos de los cenotes, que eran considerados sagrados por la civilización maya, son utilizados como lugares de baño público.

Eso le da una importancia vital a la economía, no sólo de la península, sino del país, pues sólo los proyectos de turismo sustentable en la región de Cancún y la Riviera Maya generan entre 10 y 12 por ciento del producto interno bruto, aseveró el especialista.

Lenin Amaro Betancourt, director de Turismo del municipio de Solidaridad, donde se encuentra Playa del Carmen, comentó que con este descubrimiento se fortalece la Riviera Maya como un destino de espeleobuceo. "El año pasado llegaron a la Riviera Maya 120 mil turistas para practicar buceo, y de ellos 24 mil lo hicieron en la modalidad de espeleobuceo".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.