Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 4 de marzo de 2007 Num: 626

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La otra frontera
(México-Guatemala)

ISABEL VERICAT NÚÑEZ

Religiosidad en Pellicer
GUILLERMO SAMPERIO

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Germaine Gómez Haro

Corea en Madrid

Para quienes hemos seguido de cerca la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (arco) a lo largo de varios años, la reciente edición –la número XXVI– creó gran expectativa por tratarse del estreno de su nueva directora, Lourdes Fernández, en sustitución de Rosinda Gómez Baeza, responsable del desarrollo y consolidación de este magno acontecimiento que se ha convertido en uno de los principales puntos de encuentro internacional del coleccionismo. La apuesta de la nueva dirección fue por la internacionalización de la feria por encima de los compromisos con las galerías e instituciones culturales españolas que anteriormente tenían una presencia, desde mi punto de vista, excesiva. En esta ocasión se incluyeron cuarenta y nueve galerías nuevas, únicamente tres de ellas españolas, lo cual se vio reflejado en una atmósfera más versátil, una oferta más amplia en cuanto a tendencias y estilos, y una mayor participación de un público heterogéneo que contribuye con su diversidad al enriquecimiento del evento.

arco es una feria dirigida primordialmente al mercado del arte, fenómeno y espectáculo que, año con año, crece y se fortalece merced al boom económico que ha ido in crescendo vertiginosamente en los últimos tiempos. Viéndolo fríamente, arco es una suerte de supermercado del arte que ofrece una inconmensurable variedad de "productos" para todo tipo de consumidores. De ahí que la calidad de las obras exhibidas sea muy variable e irregular. Sin embargo, el espectador paciente y obstinado que recorre a lo largo de varias sesiones las 271 galerías que reúnen alrededor de unas 3 mil obras variopintas, se hará una buena idea de lo que se está produciendo actualmente en diferentes parajes del orbe y, por consiguiente, del impacto de la globalización. Esto fue particularmente notorio en la sección dedicada a Corea, país invitado que participó con catorce galerías que mostraron un amplio panorama de su producción artística.

Corea es un país muy notable que en pocos años ha logrado colocarse entre las primeras potencias económicas del mundo, sin embargo, su desarrollo artístico aún se encuentra muy por debajo de sus vecinos cercanos, China y Japón, los cuales nos han sorprendido gratamente tanto por su genio creativo como por su capacidad de sintetizar la tradición y la vanguardia, e incorporarse al mundo global con una mirada abierta y propositiva, pero conservando su carácter propio y el orgullo por sus raíces. En mi opinión, muchos de los trabajos de los artistas coreanos que aquí se presentaron tienden a insistir en una hibridación cultural que resulta poco natural, al fusionar deliberadamente Oriente y Occidente en obras light que carecen de valores expresivos intrínsecos. Retengo, sin embargo, algunos ejemplos destacados como Chun Kwan-young, creador de una técnica sorprendente que consiste en rescatar la tradición ancestral de los bogaji, que son los papeles hechos a mano que servían para enrollar todo tipo de cosas, desde comida hasta paquetes, y con ellos elabora unos triángulos rellenos de hule espuma que va colocando minuciosamente en diferentes relieves sobre el lienzo, creando un fascinante juego de formas, colores y texturas. La sofisticada instalación de Lee Sook Yung realizada con piezas cerámicas reconstruidas con fragmentos deshechados y las delicadas y elegantes pinturas-collage finamente texturadas de Oui Cha, quien se formó en Berlín y ha utilizado el tema de la dualidad y la polaridad en un lenguaje poético que remite a la filosofía zen.


Betsabé Romero en Arco 2007, Instalación Mezquita

Es quizás en los territorios de la poesía, el cine y el videoarte donde la creatividad coreana ha alcanzado su máxima expresión. Así, en el marco de los eventos realizados paralelamente a arco, se llevó a cabo un ciclo del cine de Kim Ki Duk, destacado realizador de renombre internacional, lecturas de poesía con la presencia de Ko Un, permanente candidato al Premio Nobel, y la extraordinaria retrospectiva de Nam June Paik, padre del videoarte fallecido el año pasado, considerado la máxima referencia histórica de Corea en el arte contemporáneo. Corea es un país pujante que todavía tiene mucho por caminar en los senderos del arte contemporáneo, pero la entrega y dedicación que caracteriza a su pueblo en el desempeño de todas sus empresas nos hace pensar que hay que tener el ojo puesto en ese lejano territorio que, seguramente, aún depara muchas sorpresas.