Usted está aquí: Inicio Mundo Bush se suma a "la causa de la justicia social" en América Latina

La pobreza en la región es "un escándalo y un desafío", sostiene el presidente de EU

Bush se suma a "la causa de la justicia social" en América Latina

Somos herederos de la revolución que iniciaron George Washington y Simón Bolívar, señala

Ofrece apoyo a gobiernos del área para promover el "cambio" que requieren los marginados

DAVID BROOKS CORRESPPONSAL

Ampliar la imagen George W. Bush durante un discurso en el cual explicó los motivos de su próxima gira por países de América Latina, incluido México Foto: Ap

Ampliar la imagen De izquierda a derecha, los secretarios estadunidenses de Comercio, Carlos Gutierrez; de Educación, Margaret Spellings; de Salud y Servicios Humanos, Mike Leavitt, y del Trabajo, Elaine Chao, aplauden al presidente George W. Bush durante su discurso en la Cámara Hispánica de Comercio Foto: Ap

Nueva York, 5 de marzo. El gobierno de George W. Bush anunció hoy que se suma a "la causa de la justicia social" en las Américas, se comprometió a brindar apoyo a gobiernos para promover el "cambio" que los pobres tanto necesitan y se declaró bolivariano.

Bush realizará una gira por cinco países latinoamericanos -incluido México- entre el 8 y 14 de marzo para reafirmar que las políticas neoliberales promovidas por Washington durante casi 20 años son la mejor vía de desarrollo para la región, e intentar con ello contrarrestar la creciente ola política que está desafiando, a diferentes grados, la hegemonía estadunidense en la región.

La Casa Blanca anunció este lunes que el tema oficial del viaje es "promover la causa de la justicia social en el Hemisferio Occidental", y que el enfoque de Bush es ofrecer el apoyo estadunidense para que los gobiernos de las Américas puedan cumplir con la demanda del "cambio" de los trabajadores pobres de la región. Por lo tanto, Bush anunció una serie de "nuevos" programas para ofrecer asistencia médica, educación y vivienda, ampliar la enseñanza del inglés a jóvenes y el anuncio de una conferencia sobre el hemisferio occidental en Washington, entre otras iniciativas.

Con ello, la Casa Blanca aparentemente cree que podrá lograr el objetivo de esta gira que hoy fue caracterizada así por el Wall Street Journal: "El presidente Bush viaja a América Latina esta semana para enfrentar el tipo de populismo económico militante de Hugo Chávez".

Bush ofreció hoy un discurso sobre la política estadunidense hacia América Latina donde consideró que los índices de pobreza son "un escándalo y un desafío". En un foro ante la Cámara de Comercio Hispana en Washington, insistió en que a pesar de los grandes avances en la consolidación de la democracia y las reformas económicas en América Latina, "decenas de millones en nuestro hemisferio permanecen en la pobreza" y sin expectativas en el futuro. "Mi mensaje a estos trabajadores y campesinos (lo dijo en español) es: ustedes tienen un amigo en Estados Unidos de América. Nos importa su apuro".

"Los trabajadores pobres de América Latina necesitan cambio, y Estados Unidos está comprometido con ese cambio. Está dentro de nuestros intereses nacionales....", afirmó, y agregó que "la justicia social implica satisfacer necesidades básicas". El presidente habló de varias iniciativas de asistencia a la educación, salud y vivienda y el apoyo a micro y pequeños empresarios, como reducción de deuda y ampliación de comercio para beneficio de "los pobres y los marginados" y promover así "la justicia social".

Entre los ejemplos de estos esfuerzos habló de Víctor López Ruiz, un joven de 25 años originario de Chiapas, "donde la oportunidad es poca y la gente tiende a hablar sólo en los idiomas de sus comunidades locales". Los padres del joven, refirió Bush, vendieron su ganado para que su hijo acabara la preparatoria y en 2004 a Víctor le fue otorgada una beca de la agencia de asistencia estadunidense USAID para aprender inglés y estudiar administración empresarial y comercio internacional en una pequeña universidad comunitaria en Iowa. El presidente informó que el joven regresará a Chiapas, está acabando su licenciatura en contabilidad y va a poner una panadería para apoyar a su familia, abriendo así una "nueva puerta" y cambiando la vida del joven, todo por la generosidad estadunidense.

Bush anunció una nueva iniciativa para capacitar a trabajadores de salud para todo Centroamérica con sede en Panamá. También informó que enviará una de las naves médicas de las fuerzas armadas estadunidenses, el Comfort, que visitará varios países donde los médicos y enfermeras ofrecerán tratamiento a 85 mil pacientes, realizarán mil 500 cirugías y ofrecerá los servicios dentales.

A la vez, Bush sostuvo que "América Latina necesita el capitalismo para el campesino, un verdadero capitalismo que permita a la gente que empieza con nada levantarse hasta donde su capacidad y duro trabajo los lleve", y por lo tanto Estados Unidos está ayudando a fortalecer las economías latinoamericanas, unas que "están abiertas al mundo".

Bush concluyó su discurso al declarar que Simón Bolívar y George Washington eran muy parecidos, ambos lucharon por el derecho de sus pueblos de gobernarse a sí mismos y, de hecho, dijo, "nosotros somos los hijos e hijas de su lucha, y es nuestra misión completar la revolución que ellos iniciaron en nuestros dos continentes (sic)".

De repente, al parecer, todos en el gobierno de Bush están mostrando gran preocupación por las injusticias sociales y económicas de la región. El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, dijo a periodistas hoy que los niveles de "la pobreza, la desigualdad y la exclusión social en las Américas son inaceptablemente altas". Subrayó que "los beneficios de la democracia, libre mercado e integración económica han sido lentos en alcanzar a muchos en la región, particularmente los pobres... y los indígenas". Estados Unidos, afirmó, desea ser socio de "gobiernos que piensan correctamente (y que) están tomando las decisiones correctas para sus pueblos".

Su secretario asistente de Estado, Thomas Shannon, ofreció un contexto para el renovado interés de este gobierno en esta coyuntura de las Américas, al reiterar que a pesar de la democratización de la región y el libre mercado, las "demandas legítimas" de las mayorías aún no han sido satisfechas. Eso, comentó, "ha creado una oportunidad para el surgimiento de una visión rival de desarrollo en las Américas", declaró Shannon la semana pasada ante el Congreso.

Continuó: "esta visión rival regresa sobre la pista de modelos de desarrollo anteriores en las Américas, y está basada sobre economías centralizadas basadas en mercancía, liderazgo político autoritario y la aseveración de que las demandas de la justicia social y la intención de la mayoría es superior al respeto por los derechos y libertades individuales. Esta visión no tuvo éxito en el pasado, y no creemos que podrá tener éxito hoy día".

El propósito de la gira de Bush, informó Shannon, es promover la visión estadunidense de "vincular la democracia con el desarrollo, generar crecimiento amplio a través del libre comercio y políticas económicas sanas".

O sea, ahora Washington anuncia una competencia entre dos visiones bolivarianas en el hemisferio.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.