Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 11 de marzo de 2007 Num: 627

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

El extraño canto de la dulce Filomena de San Juan de la Cruz
LUCE LÓPEZ-BARALT

La noche oscura
Canciones

SAN JUAN DE LA CRUZ

El género incómodo
NATALIA NÚÑEZ entrevista con PATRICIO GUZMÁN

Cervantes en Italia
SERGIO FERNÁNDEZ

Poesía testimonial de Oaxaca
BERTHA MUÑOZ

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

La noche oscura
Canciones

San Juan de la Cruz

De el alma que se goza de haber llegado al alto estado de la perfección, que es la unión con Dios, por el camino de la negación espiritual.

1. En una noche oscura,
    con ansias en amores inflamada,
    ¡oh dichosa ventura!,
    salí sin ser notada,
    estando ya mi casa sosegada.

2. A escuras y segura,
    por la secreta escala disfrazada,
    ¡oh dichosa ventura!
    a escuras y en celada,
    estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa,
    en secreto, que nadie me veía,
    ni yo miraba cosa,
    sin otra luz y guía,
    sino la que el corazón ardía.

4. Aquesta me guiaba
    más cierto que la luz del mediodía,
    a donde me esperaba
    quien yo bien me sabía,
    en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste!,
    ¡oh noche amable más que el alborada!,
    ¡oh noche que juntaste
    amado con amada,
    amada en el amado transformada!

6. En mi pecho florido,
    que entero para él solo se guardaba,
    allí quedó dormido,
    y yo le regalaba,
    y el ventalle de cedros aire daba.

7. El aire de la almena,
    cuando yo sus cabellos esparcía,
    con su mano serena
    en mi cuello hería,
    y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme y olvidéme,
    el rostro recliné sobre el amado,
    cesó todo y dejéme,
    dejando mi cuidado
    entre las azucenas olvidado.

Eduardo Chillida, Gravitación, 1990